Atrás

“Nuestro objetivo es convertir Gipuzkoa en el territorio más tolerante con la diversidad”

Foto “Nuestro objetivo es convertir Gipuzkoa en el territorio más tolerante con la diversidad”

“Nuestro objetivo es convertir Gipuzkoa en el territorio más tolerante con la diversidad”

La directora de Convivencia Maribel Vaquero valora positivamente el estudio de Ikuspegi sobre actitudes de la población autóctona hacia la diversidad

“Nuestro objetivo es convertir Gipuzkoa en el territorio más tolerante con la diversidad”

La directora foral de Convivencia y Derechos Humanos, Maribel Vaquero, ha afirmado hoy que el objetivo de la Diputación Foral de Gipuzkoa en el ámbito de la diversidad es el de reducir la discriminación al mínimo y convertir el territorio en el más tolerante posible. La responsable foral ha presentado hoy las conclusiones del estudio ‘Actitudes de la población autóctona hacia la diversidad en Gipuzkoa’, realizado por Ikuspegi para la institución foral. Las principales conclusiones que arroja el informe, según ha explicado Vaquero, es que la diversidad proveniente de las migraciones es considerada por la población autóctona de un modo positivo, “con una actitud abierta y no como un problema”. No obstante, ha advertido que no se puede caer en la autocomplacencia y ha puesto el foco en que el estudio también señala “algunas tendencias” sobre las que hay que trabajar.
El estudio ha sido presentado hoy en Donostia, en una comparecencia ante los medios en la que han estado presentes, además de Vaquero, los investigadores de Ikuspegi, Gorka Moreno y Arkaitz Fullaondo. El informe es fruto del análisis de varias preguntas a ítems de los barómetros Ikuspegi sobre percepciones y actitudes hacia la inmigración extranjera de los años 2009, 2011, 2013 y 2015, explotando los resultados correspondientes a Gipuzkoa. 
Vaquero ha recordado que la dirección de Convivencia y Derechos Humanos que encabeza está trabajando, desde finales de 2016, en la elaboración de un Plan de Acción en materia de diversidad para el período 2017-2019 y que será presentado en los próximos meses. “A través de esta herramienta queremos favorecer la articulación y creación de espacios y acciones, que posibiliten el mutuo conocimiento y reconocimiento, la generación de sinergias y la construcción de propuestas consensuadas”, ha explicado. La directora foral ha señalado que, para la elaboración de este plan de acción, se necesitan datos y análisis “rigurosos” que contribuyan a identificar necesidades y prioridades, y que el estudio de Ikuspegi se enmarca en este contexto. 
“Partiendo del principio de igualdad y no-discriminación, desde la dirección de Convivencia y Derechos Humanos queremos reforzar nuestro trabajo en defensa y promoción de la diversidad, centrándonos en que se aborde desde el enfoque de los derechos”, ha defendido Vaquero. En este sentido, ha detallado que la institución foral apuesta por “visibilizar” la diversidad presente en Gipuzkoa a través de acciones que promuevan la integración, la no-discriminación y la convivencia de toda la ciudadanía guipuzcoana, “independientemente de su origen, lengua, cultura, orientación sexual, religión o ideología”. 

Conclusiones positivas
Moreno y Fullaondo, por su parte, han desgranado las principales conclusiones que arroja el estudio ‘Actitudes de la población autóctona hacia la diversidad en Gipuzkoa’. Así, según han explicado, la principal conclusión es que “no existe una actitud negativa hacia la diversidad relacionada a la inmigración de origen extranjero”. “No se considera como un problema, se valora el efecto positivo que tiene sobre la sociedad y existe una percepción mayoritaria de que existe un buen clima de convivencia”, han señalado. Asimismo, han explicado que, en comparación con el resto de territorios históricos, la actitud de la ciudadanía guipuzcoana es “más abierta” hacia la diversidad.
No obstante, han advertido de que el grado de tolerancia es alto en cuestiones como que las personas inmigrantes abran tiendas propias, empleen su idioma propio o hagan uso del espacio público, pero menor en ámbitos como el uso de prendas del país de origen, templos religiosos o el que tengan enseñanza propia. “Se tiende hacia un modelo de convivencia de corte asimilacionista en tanto que se señala que las cesiones en pautas culturales y religiosas las han de realizar las personas inmigrantes adaptándose para ello a las pautas y costumbres culturales de la sociedad de acogida”, han explicado Moreno y Fullaondo. Por último, también han destacado en clave positiva que la población autóctona de Gipuzkoa “no ve en la inmigración un problema para el uso y desarrollo del euskera, la identidad ni las aspiraciones del nacionalismo”.