Atrás

“Gipuzkoa ha de ser vanguardia en trabajar la convivencia al ser el territorio más castigado por la violencia”

Foto “Gipuzkoa ha de ser vanguardia en trabajar la convivencia al ser el territorio más castigado por la violencia”

“Gipuzkoa ha de ser vanguardia en trabajar la convivencia al ser el territorio más castigado por la violencia”

El diputado general, Markel Olano, ha presentado el contenido del programa Bizikidetza Lantzen de 2017, que suma este año tres municipios más

“Gipuzkoa ha de ser vanguardia en trabajar la convivencia al ser el territorio más castigado por la violencia”

“En la medida en la que es el territorio más castigado por la violencia, Gipuzkoa ha de ser vanguardia a la hora de trabajar la convivencia”. El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, ha presentado esta mañana en Donostia los detalles del programa Bizikidetza Lantzen para este ejercicio. La iniciativa es la principal herramienta de la Diputación Foral en materia de convivencia, y en 2017 prevé llegar a por lo menos a 24 municipios que representan a 470.000 guipuzcoanos y guipuzcoanas. “Invertir en convivencia es invertir en futuro y por eso debemos de seguir trabajando, nos queda mucho por hacer”, ha defendido Olano.

El diputado general y la directora foral de Convivencia y Derechos Humanos, Maribel Vaquero, se han reunido en el palacio foral con alcaldes de municipios que recientemente se han sumado a la dinámica o lo harán este mismo año. En la reunión han participado Elena Lete, alcaldesa de Bergara; Mikel Serrano, alcalde de Zumarraga; y Zorione Etxezarraga, alcaldesa de Astigarraga, que han recibido de primera mano detalles sobre el programa foral. Luego, ambas partes han comparecido ante los medios para informar de lo tratado y para profundizar en los planes y experiencias que estos municipios están llevando o prevén llevar a cabo.

Según ha recordado Olano, las décadas de violencia han dejado muchas cuestiones sin cerrar: la atención a las víctimas, la gestión de las víctimas, las rupturas de convivencia, la política penitenciaria… “Tenemos que trabajar cuanto antes todos estos ámbitos”, ha señalado. El diputado general ha destacado que, en este proceso, corresponde a la ciudadanía el papel de protagonista, mientras que las instituciones deben de trabajar para construir los espacios de confianza necesarios para poder desarrollar dinámicas de fomento de la convivencia. “Desde la Diputación estamos trabajando el ámbito municipal, ya que es la institución más cercana a la ciudadanía”, ha destacado.

Olano ha recordado que la Diputación trabaja en esta dirección a través de Bizikidetza Lantzen. Como ya se ha señalado, este año se espera llegar por lo menos a 24 municipios y 470.000 habitantes, después de que en 2017 las localidades de Bergara, Arrasate y Zumarraga hayan mostrado su deseo de sumarse a la dinámica. “Año a año, son cada vez más los municipios que están activando dinámicas de convivencia”, ha dicho Olano, “lo que denota la gran importancia que esta cuestión sigue teniendo en la agenda vasca”. A pesar de ello, ha insistido en que “todavía queda mucho por hacer”. “Quedan muchas heridas por tratar, muchos puentes por reconstruir, y por eso debemos de seguir trabajando”, ha detallado.

 

El programa foral

El programa Bizikidetza Lantzen, que cuenta con un presupuesto de 290.000 euros, define dos tipos de relación entre la Diputación y los municipios: por una parte, la institución foral ofrece poner en marcha iniciativas en aquellos municipios que, sea el motivo que sea, no prevean llevar a cabo ni planes ni acciones concretas en este ámbito. La otra opción es la de la convocatoria anual de subvenciones para financiar iniciativas locales en materia de convivencia. El plazo para la solicitud de estas ayudas se abre la semana que viene y se extenderá hasta el 10 de marzo.

En cuanto al contenido, la Diputación Foral de Gipuzkoa ha identificado seis ámbitos “prioritarios” relativos a este campo: la promoción del diálogo y el acuerdo entre las distintas sensibilidades políticas representadas en el Pleno municipal; el impulso de foros y experiencias de convivencia plural; la promoción de iniciativas de educación social en derechos humanos; reforzar el apoyo asistencias a las víctimas desde los consistorios; desarrollar políticas memoriales en el ámbito municipal; y contribuir a los procesos de reinserción de presos. En torno a estas cuestiones se organizan las dinámicas que se han puesto en marcha hasta la fecha y las que se activarán a lo largo del año.