Atrás

“Impulsar la participación de personas trabajadoras contribuye a retener el talento y apuntalar las empresas”

Foto “Impulsar la participación de personas trabajadoras contribuye a retener el talento y apuntalar las empresas”

“Impulsar la participación de personas trabajadoras contribuye a retener el talento y apuntalar las empresas”

Las Juntas Generales de Gipuzkoa han aprobado hoy la Norma Foral de impulso a la participación de personas trabajadoras sin votos en contra

“Impulsar la participación de personas trabajadoras contribuye a retener el talento y apuntalar las empresas”

El diputado foral de Hacienda y Finanzas de Gipuzkoa, Jabier Larrañaga, ha mostrado su satisfacción por la aprobación, en la sesión plenaria de hoy, de la Norma Foral para incentivar la participación de las personas trabajadoras en la empresa. “Es una buena noticia porque la medida contribuye a reforzar nuestro tejido empresarial, apuntalar las empresas y retener el talento”, ha explicado. La iniciativa, que prevé la introducción de incentivos y eliminación de obstáculos a la participación en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, ha sido logrado el apoyo de los grupos junteros de EAJ/PNV, PSE y Partido Popular, mientras que EH Bildu y Podemos se han abstenido.

El diputado ha subrayado la importancia de la decisión. “Es una paso adelante”, ha declarado, resaltando los efectos positivos que se prevén. “Por una parte, apuntar las empresas al territorio, como herramienta para hacer frente a las deslocalizaciones. Ligado a ello, hacer a las personas trabajadoras partícipes en la gestión de la empresa y en la toma de decisiones estratégicas”, ha explicado. En opinión de Larrañaga, de este modo se logrará reforzar el compromiso hacia la empresa y retener el talento. “En Gipuzkoa tenemos una larga tradición en lo que a la participación respecta, a través del cooperativismo o las sociedades laborales por ejemplo, y con esta iniciativa buscamos fortalecer y expandir este ámbito”, ha señalado.

Sobre el apoyo recibido en las Juntas Generales, el diputado foral ha tenido palabras de agradecimiento hacia los grupos junteros. “Ha habido voluntad de crear espacios para el acuerdo desde todas las partes, con el diálogo como eje, y aunque al final no hayamos podido llegar a un acuerdo total es de agradecer el esfuerzo realizado”, ha dicho. Según ha recordado, la medida supondrá un impacto directo en la promoción económica, principal objetivo estratégico de la Diputación Foral para la presente legislatura. “Reforzando nuestro tejido empresarial crearemos empleo de calidad y riqueza, es decir, los recursos necesarios para sostener nuestro nivel de bienestar”, ha explicado.

El proyecto busca hacer la transmisión atractiva tanto para la persona transmitente como para la compradora, introduciendo modificaciones en el IRPF en este sentido. Desde el punto de vista de la persona transmitente, el límite de edad baja de 65 a 60 años, y la ganancia patrimonial proveniente de la venta seguirá estando exenta (a diferencia de si la venta se hace a un agente inversor externo). Asimismo, se elimina el requisito de realizar una oferta previa a todas las personas trabajadoras en la empresa ya que hasta ahora ejercía de obstáculo en este tipo de operaciones, y se podrá ejercer la compra a través de una empresa formada por miembros del citado colectivo.

Para la parte compradora, por su parte, se establece una deducción del 15% en el caso de los hombres y del 20% en el caso de las mujeres, hasta un tope de 1.500 euros anuales para los hombres y de 2.000 para las mujeres. Las cantidades no deducidas por exceder de los citados límites anuales o por insuficiencia de cuota íntegra podrán aplicarse en los cuatro ejercicios hasta un límite de 6.000 euros en el caso de los hombres y de 8.000 en el de las mujeres. En lo referente a los plazos, deberán haber trabajado por lo menos en tres de los cinco años precedentes a la venta y, a posteriori, mantener las acciones o participaciones al menos durante cinco años. “Partiendo desde una realidad de desigualdad, el objetivo de estas medidas es el de fomentar la igualdad de género en los procesos de participación de personas trabajadoras en la empresa, avanzando asimismo en el incremento de la presencia de mujeres en los órganos de dirección de las empresas”, ha afirmado Larrañaga.