Atrás

La Diputación asegura que la nueva licitación de Buruntzaldea garantizará y racionalizará el servicio

Foto La Diputación asegura que la nueva licitación de Buruntzaldea garantizará y racionalizará el servicio

La Diputación asegura que la nueva licitación de Buruntzaldea garantizará y racionalizará el servicio

Es la única línea que no se ha renovado en más de 30 años y el proceso no culminará hasta mayo o junio del próximo año.

La Diputación asegura que la nueva licitación de Buruntzaldea garantizará y racionalizará el servicio

Garmendia: “No vamos a eliminar ninguna línea. Vamos a reforzar y garantizar las horas punta, los servicios especiales y los servicios a hospitales, universidad y centros de trabajo y reordenar la oferta durante el resto del día para adecuar el servicio a la movilidad real”.

Es la única línea que no se ha renovado en más de 30 años y el proceso no culminirá hasta mayo o junio del próximo año.

Censura el alarmismo infundado de Bildu y asegura que el proyecto definitivo se verá mejorado por la incorporación de alegaciones.

La Diputada de Movilidad, Marisol Garmendia ha asegurado hoy que se va a sacar a concurso la licitación de la concesión del servicio público de transporte interurbano de Buruntzaldea, porque es la única línea de Lurraldebus, que, después de 30 años, aún no se ha renovado pese a que hace tiempo que tenía que haberse hecho. Esta línea es gestionada desde hace más de 30 años por tres empresas y, tras despejarse el panorama judicial, es necesaria su renovación  para poder acometer cualquier tipo de mejora en la línea.

Con esta licitación, que se sacará en los próximos meses, la Diputación pretende racionalizar y mejorar estas líneas tal y como ha hecho en el resto de las comarcas de Gipuzkoa, reforzando  y garantizando las horas punta, los servicios especiales y los servicios a San Sebastián, a los Hospitales y a Miramón, a las campus universitarios de la UPV-EHU, Deusto o los Salesianos de Urnieta, entre otro centros escolares, con más autobuses o con vehículos articulados con más capacitad, tanto a la ida como a la vuelta y ajustando los horarios en las horas valle de menos uso, en definitiva, adecuando el servicio a la movilidad real de la comarca. “La Diputación, como servicio público, tiene que garantizar la movilidad, especialmente en horas punta de acceso y salida al trabajo, a las zonas escolares y universitarias, a los hospitales  y racionalizar la oferta durante el resto del día y es lo que estamos haciendo en una línea que estaba sobredimensionada”.

La Diputada de Movilidad ha lamentado que Bildu intente alarmar a los usuarios y defienda las mismas tesis que las empresas que llevan explotando la concesión desde hace más de 30 años y que defienden sus intereses económicos, pero que no siempre coinciden con la defensa de los intereses generales ciudadanos y del control de los recursos públicos, que son los que tienen que defender la Diputación. “Bildu quiere provocar un miedo infundado con una intencionalidad claramente política. Porque no es cierto que vayamos a suprimir ninguna línea y no vamos a echar a ningún trabajador, vamos a garantizar todos los puestos de trabajo conforme a la ley. Curiosamente, Bildu está hablando y recomendándonos hablar con algunas empresas inmersas en un proceso de la Autoridad Vasca de la Competencia que denuncia prácticas antimonopolio y presunto trato de favor”.

Para la diputada, Bildu lo que quiere es paralizarlo todo, que las cosas queden como están sin analizar si están bien o mal, si la línea está sobredimensionada, si los autobuses van vacíos o no, si los servicios son eficientes y sostenibles desde el punto de vista económico, social y medioambiental. Garmendia ha destacado que la Diputación cuenta por primera vez con una radiografía exacta del uso de los autobuses, número de usuarios, horarios, zonas, etc. Con estos datos ha elaborado un anteproyecto, ha ampliado dos semanas el periodo de alegaciones y ha mantenido reuniones con alcaldes y concejales de la comarca. Ahora la Diputación analizará las alegaciones y aportaciones, incorporará las que estime oportunas para mejorar los servicios y para ello incluirá los nuevos datos y los más recientes de uso de septiembre y octubre de 2017 que pueden introducir algunas variaciones y con todo ello, sacará a licitación el proyecto definitivo con la mayor concreción  posible de horarios, refuerzos, servicios especiales, servicios de temporada, condiciones de autobuses, etc, una información mucho más detallada y que en el anteproyecto todavía no aparece.

Cabe destacar que el proceso no culminará definitivamente hasta los meses de mayo o junio del próximo año 2018, dejando un proyecto final que se verá mejorado por la incorporación de las alegaciones recibidas.

Garmendia  ha explicado que ese mismo proceso de reordenación y ajuste de frecuencias con datos reales se ha hecho en esta legislatura en Goierri y se han conseguido crecimientos del 38,8% en 2016 y 12,4% en el primer semestre de 2017. “Estos datos nos demuestran que no  nos hemos vuelto locos y que estamos haciendo las cosas bien, con eficacia, rigor y con los mismos recursos mejoramos el servicio, reforzando donde más es necesario”.