Atrás

El número de visitantes de Ekainberri ha crecido un 24,09% este verano y el del Palacio Lili un 13,90%

Foto El número de visitantes de Ekainberri ha crecido un 24,09% este verano y el del Palacio Lili un 13,90%

El número de visitantes de Ekainberri ha crecido un 24,09% este verano y el del Palacio Lili un 13,90%

Ekainberri celebra nueve años desde que abrió sus puertas.

El número de visitantes de Ekainberri ha crecido un 24,09% este verano y el del Palacio Lili un 13,90%

Los datos de visitantes los dos recursos culturales de Zestoa han crecido, impulsados por el tiempo de este año, la diversidad de la oferta y las innovaciones.

Durante el verano de 2017 (julio y agosto), 5.803 personas han estado en el valle de Sastarrain para visitar Ekainberri y el Palacio Lili. 729 visitantes han podido ver la visita teatralizada “El honor de los Lili” en el Palacio Lili, lo que supone un crecimiento del 13,90% comparado con los datos de 2016. En Ekainberri el aumento ha sido del 24,09% con los 5.074 visitantes de este año, un crecimiento muy importante.
 

 

Ekainberri – 5.074 visitantes – aumento del 24,09%

Palacio Lili – 729 visitantes – aumento del 13,90%

 

 

 

Ekainberri

 

Palacio Lili

 

 

2016

2017

 

2016

2017

julio

 

1.921

2.223

 

274

295

agosto

 

2.168

2.851

 

366

434

total

 

4.089

5.074

 

640

729

 

 

24,09%

 

13,90%

 “Aventura Ekain”: el éxito de Ekainberri

Ekainberri ha ampliado la oportunidad para vivir la Prehistoria en su plenitud para las personas que se han acercado durante este verano. Han podido conocer las pinturas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. A lo largo del verano, a través de la experiencia “Aventura Ekain”, las/os visitantes han podido conocer cómo pintaban las personas de hace 14.000 años, cómo hacían fuego y la forma en la que cazaban, y para ampliar esta experiencia, este verano hemos creado una nueva zona: el campamento prehistórico.

 Además de ello, al principio del verano se preparó una carne especial en colaboración con productores locales, es una carne producida con productos poseedores de label local. Por esas fechas, en Ekainberri se creó un espacio para asar esa carne comerla en tribu: la espectacular cabaña prehistórica. A los puntos ya existentes de pintura, fuego y caza se han sumado este año las pottokas y el fuego para asar la carne, creando un atractivo campamento.

En esta zona nueva, las/os visitantes tienen ocasión de llevar a la práctica lo visto y lo aprendido en el taller: una zona con pinturas para crear su propio arte rupestre, un rincón para hacer fuego con las técnicas prehistóricas y con un recorrido de caza con azagayas y propulsores para probar sus habilidades para la caza. Pero la parte más atractiva, cuando el tiempo lo ha permitido, ha sido la oportunidad de asar al fuego y comer carne fresca en el mismo momento, en la misma pradera, con la tribu reunida.

En este nuevo espacio que ha estado en marcha en verano, las/os 5.074 visitantes que han pasado por Ekainberri han podido conocer aspectos desconocidos de la forma de vida de la Prehistoria, puesto que aparte de crear obras de arte, estas personas necesitaban construir cabañas, cazar y comer para asegurarse la supervivencia. Durante este verano, Ekainberri ha ofrecido la oportunidad si las/os visitantes son capaces de ello.

Este año, además, ha habido pottokas en la pradera de Ekainberri. Los caballos que vivían hace 14.000 años en lo que hoy es Zestoa eran de la raza Przewaslki (Equus ferus Przewalski), se trata de una raza representada en muchas pinturas rupestres, sobresaliendo entre todas las pinturas de caballo de Ekain. El caballo de Przewalski nunca fue domesticado. Por su tamaño, el caballo de Przewalski se puede clasificar en el grupo de los ponys. Aún así, muchos especialistas reniegan de esa opción y lo sitúan fuera de ese grupo.

Las/os visitantes han podido disfrutar de la presencia de las pottokas, de esa raza de caballo que es tan “nuestra”, en el lugar habilitado para ello. Los caballos dibujados en la cueva no son pottokas, pero podemos entender que son sus descendientes, añadiendo además que es una raza especial y auténticamente vasca. Con esta nueva iniciativa de este verano, hemos querido potenciar de una forma más continuada la presencia de la pottoka, nuestro caballo local. Para ello, con un lugar habilitado expresamente para eso en la pradera de Ekainberri, la pottoka se ha convertido en parte del paisaje de la réplica y de la cueva original.

Exposición El oso en Gipuzkoa

A lo largo de todo el verano, en Ekainberri hemos tenido una exposición sobre la presencia del oso en Gipuzkoa desde la Prehistoria hasta hoy en día, organizada por Gordailua con la ayuda del Museo San Telmo.

Entre las piezas en exposición ha estado el cráneo de  Ursus deningeri / Ursus spelaeus procedente de Lezetxiki. Este animal entre dos especies es un caso excepcional, casi único en toda Europa, que expresa el desarrollo evolutivo entre dos especies.

Esta exposición ha sido la primera entre las exposiciones itinerantes organizadas por Gordailua. Su objetivo es difundir las colecciones que se conservan en Gordailua, estableciendo cauces de colaboración con los museos y agentes culturales de Gipuzkoa. Las/os visitantes que se han acercado este verano a Ekainberri han tenido una oportunidad excelente para visitar esta exposición especial y única, puesto que la exposición que iba a acabar en un principio el 30 de junio se ha alargado finalmente durante todo el verano.

“El honor de los Lili”, una visita especial que conmueve

La obra teatral “El honor de los Lili” se desarrolla en el escenario real del Palacio de Lili y con personajes históricos, con la dramatización de una actriz de carne y hueso. En un monólogo, la última persona perteneciente que vivió el Palacio, Andre Madalen, traslada al visitante al año 1678, y por el camino se sumergen en las habitaciones y salas de la casa.

Este verano 729 visitantes han podido ver lo que ocurrió a Andre Madalen y su forma de afrontarlo, los pases han sido las tardes de martes a viernes, sábados mañana y tarde y los domingos por la mañana.