Atrás

Economía y Hacienda

Foto Economía y Hacienda

Economía y Hacienda

Artículo de opinión publicado el 24 de septiembre de 2017 en El Diario Vasco

Economía y Hacienda

Economía es, seguramente, la palabra que más hemos utilizado desde que conformamos el equipo de gobierno de la Diputación Foral de Gipuzkoa en junio de 2015. Desde el comienzo de la legislatura hemos tenido claro cual tenía que ser nuestro principal ámbito de trabajo y dos años después, seguimos apostando por la actividad económica como vía para mantener nuestro estado de bienestar.

Y es que se trata de aplicar la misma receta que nos ha permitido llegar a la situación actual. La calidad de los servicios y, en general, el bienestar social que hoy en día disfrutamos es posible gracias a la actitud emprendedora de nuestros antecesores y a una cultura de trabajo y esfuerzo que hemos visto y de la que nos hemos empapado en nuestras familias. Cualidades todas ellas que han posibilitado un tejido empresarial y un nivel de actividad económica que nos han permitido financiar e invertir en los servicios públicos de los que disfrutamos hoy en día en Gipuzkoa.

Si queremos mantener nuestro estado de bienestar será necesario, por tanto, apuntalar un tejido económico sólido en el territorio y apostar por su desarrollo a futuro.

En este sentido, ahora que empezamos a visualizar los últimos meses de este 2017, la mayoría de indicadores nos dibujan un escenario de reactivación y superación de la crisis que invita al optimismo. Las cifras macroeconómicas han vuelto a registros previos al periodo de recesión, y creo que la percepción empieza a ser compartida por la mayoría de la sociedad: en junio, por ejemplo, la confianza de los hogares vascos volvió a situarse en positivo tras cuatro años en números rojos.

Dicha mejoría en la coyuntura económica también ha tenido su reflejo en el ámbito fiscal. La recaudación ha repuntado en este 2017 y vamos camino de cumplir con los objetivos recaudatorios fijados para el presente ejercicio, lo que nos situaría por encima de las cifras récord del año 2007. El crecimiento, además, se vislumbra en prácticamente todos los impuestos, lo que evidencia que la recuperación económica se está dejando sentir en todos los ámbitos: en rendimientos de trabajo, en capitales mobiliarios e inmobiliarios, en ganancias patrimoniales y también en el Impuesto de Sociedades.

Si nos fijamos en este último punto, a finales de julio cerramos la campaña de Sociedades del 2016, en la que las empresas ingresan la parte que les corresponde de sus beneficios de dicho ejercicio. Los resultados son positivos: respecto al año anterior, la recaudación líquida crece un 25% y en comparación con 2013, año en el que este tributo tocó fondo, crecemos ya un 237%. Seguimos sin alcanzar el periodo pre-crisis, pero marcamos el mejor registro de los últimos ocho años y el número de empresas que declaran beneficios se sitúa en cifras récord.

Cifras, todas ellas, más que destacables: los números nos reafirman en continuar apostando por la actividad económica y nos invitan a seguir trabajando en la misma dirección. El mérito es compartido: la mejoría económica es fruto del esfuerzo colaborativo de empresas y personas trabajadoras, de instituciones y ciudadanía en general, y al que desde la Diputación Foral de Gipuzkoa también hemos contribuido.

No obstante, sobra decir que el escenario actual no es el previo a la crisis, y puede incluso que nunca vuelva a serlo. Seguimos teniendo asignaturas pendientes, que nos hacen tener los pies siempre sobre el suelo: ni todo está hecho en lo referente a la recuperación, ni nada ni nadie nos blinda frente a futuras crisis.

Es por ello que la Diputación Foral de Gipuzkoa ha arrancado el recién iniciado curso político sumando futuro a promoción económica como los dos principales ámbitos de trabajo. Promoción económica para apuntalar el escenario de recuperación; futuro para adaptar Gipuzkoa a los nuevos tiempos, explotar sectores emergentes y garantizar la competitividad de nuestro territorio en un escenario global y cambiante. Y tan importante como el qué es el cómo, por lo que si el camino hacia la reactivación lo hemos recorrido en colaboración con la sociedad organizada y la ciudadanía del territorio, también debe de ser una tarea compartida la construcción de la Gipuzkoa del futuro. 

Nuestro objetivo de fondo sigue siendo el mismo que el que defendíamos al principio de la legislatura: erigir un territorio que siga siendo competitivo en lo económico y que se sitúe entre los territorios con menor desigualdad desde los puntos de vista social, lingüístico y de género. Insistiendo en promoción económica y futuro, seguimos avanzando en la misma dirección. Gipuzkoa sigue avanzando.