Atrás

Denis Itxaso califica la nueva ley vasca de turismo de "oportunidad perdida"

Foto Denis Itxaso califica la nueva ley vasca de turismo de "oportunidad perdida"

Denis Itxaso califica la nueva ley vasca de turismo de "oportunidad perdida"

El Diputado de Turismo echa en falta un compromiso con el equilibrio territorial en el reparto de congresos y una visión de conjunto para un sector estratégico en Euskadi

Denis Itxaso califica la nueva ley vasca de turismo de

"Es un proyecto parcialmente fallido al adolecer de estrategias prioritarias de producto turístico y no abordar el riesgo de masificación".

La Diputación Foral de Gipuzkoa ha valorado esta mañana la aprobación en el Parlamento Vasco de la nueva Ley de Turismo, y ha hablado por boca de su "número dos" y Diputado de Cultura y Turismo Denis Itxaso, que ha presenciado desde la tribuna de invitados el transcurso del debate parlamentario.

"El balance de la Ley aprobada ofrece luces y sombras -ha dicho- porque si bien es verdad que aborda aspectos importantes que era necesario actualizar, no es menos cierto que desaprovecha la oportunidad de abordar temas esenciales para el desarrollo del sector. En este sentido, no aborda con valentía un tema como el de los congresos, que es una parte importante del turismo MICE (más de 200 millones de euros de impacto económico), y desaprovecha la ocasión para establecer mecanismos de reequilibrio territorial entre las capitales y los propios territorios".

"Pero quizá lo más importante es que la Ley no transmite una visión de lo que el turismo es y puede llegar a suponer para Euskadi, y resulta fallida a la hora de establecer un marco común que impulse la actividad. Se echa de menos una apuesta más explícita por un modelo sostenible que contemple medidas concretas para evitar masificaciones no deseadas y que planifique los límites de carga de nuestros pueblos costeros y capitales. Hay demasiadas cuestiones que quedan pendientes de regulación y al no existir unos criterios básicos comunes pueden acabar produciendo situaciones contradictorias; es el caso de los apartamentos turísticos, cuya regulación dependerá en parte de cada ayuntamiento. Esta falta de visión de conjunto, y la ausencia total de estrategias de producto prioritarias, merma las posibilidades de la Ley para impulsar un sector económico de primer orden con criterios de sostenibilidad y  equilibrio".

Itxaso se ha referido concretamente a una de las propuestas que la Diputación formuló con ocasión de su comparecencia en el Parlamento Vasco, la relacionada con la constitución de un órgano participativo que velase por el equilibrio territorial en lo que a reparto de congresos y reuniones profesionales de iniciativa pública se refiere. "Cuando defendemos un reparto equitativo de los congresos organizados por el Gobierno Vasco -ha explicado-, reivindicamos que no se deslocalicen artificialmente actividades con gran impacto económico en sectores como la hostelería y el comercio, con capacidad para incidir en el desarrollo del sector turístico y de producir riqueza para Gipuzkoa en fechas de menor ocupación y con margen de crecimiento. Si el 42,1% de los congresos de iniciativa privada optan por San Sebastián y sólo el 26,8% de los que promueve el Gobierno Vasco se celebran en la capital guipuzcoana, existe un desequilibrio que es necesario corregir. Cuando se dice que lo mismo puede lograrse en el seno de los órganos existentes, lo cierto es que hasta el momento no ha sido así y se constata que no hay voluntad de corregir una situación injusta para San Sebastián y para Gipuzkoa.

El primer teniente de diputado general ha recordado que el turismo es el segundo sector por aportación al PIB (7,4%) de Gipuzkoa y debe ser tratado como tal. "No hablamos de una actividad económica complementaria sino de un sector estratégico que se sitúa por delante de la construcción o al mismo nivel que otros con una tradición tan consolidada como la industria metalúrgica. Sólo el empleo generado por la hostelería son 17.600 puestos de trabajo a tiempo completo, un 5,9% del empleo de Gipuzkoa. Defender el turismo es defender una actividad importante, que crece, produce riqueza y empleo y requiere de una visión de conjunto y de una planificación que evite efectos no deseados sobre nuestro ambiente y nuestra calidad de vida".