Atrás

La puesta en marcha del CMG es un paso definitivo para alinear la gestión de los residuos en las estrategias de lucha contra el cambio climático

Foto La puesta en marcha del CMG es un paso definitivo para alinear la gestión de los residuos en las estrategias de lucha contra el cambio climático

La puesta en marcha del CMG es un paso definitivo para alinear la gestión de los residuos en las estrategias de lucha contra el cambio climático

Asensio ha subrayado que “Gipuzkoa ha optado claramente por una gestión de sus residuos alineada con las estrategias de lucha contra el cambio climático"

La puesta en marcha del CMG es un paso definitivo para alinear la gestión de los residuos en las estrategias de lucha contra el cambio climático

Asensio ha inaugurado el curso de verano de la UPV-EHU “Cambio climático y Residuos” que ha organizado el Departamento foral de Medio Ambiente y que se celebrará hoy y mañana en el Palacio Miramar.

Las claves de esta gestión son un modelo de vertido 0 en el que no se vierte nada que no haya sido previamente tratado y que, consecuentemente, supone la eliminación de los vertederos, responsables del 80% de las emisiones GEIS. El cumplimiento de estos objetivos ha supuesto una apuesta decidida por la recogida selectiva, con una especial atención a la materia orgánica. El resultado de estas políticas ha permitido superar el porcentaje del 50% y permite augurar el cumplimiento de los objetivos europeos.

Asensio ha señalado también que para poner en valor este esfuerzo de la ciudadanía y aprovechar los recursos procedentes de las recogidas, está en marcha un programa de infraestructuras cuya pieza principal es el Complejo Medioambiental de Gipuzkoa (CMG) que estará en marcha al final de la presente legislatura. En palabras del responsable foral “necesitamos infraestructuras que aprovechen los recursos y la energía presentes en los residuos” y ha añadido que “haber paralizado las infraestructuras de gestión es lo más nocivo para el cambio climático, porque obliga al uso de vertederos y a consumir más combustibles fósiles de los necesarios”. Por todo ello, el diputado de Medio Ambiente considera que “el CMG es el paso que Gipuzkoa necesita para alinear definitivamente la gestión de sus residuos con las estrategias de lucha contra el cambio climático” aportando unas soluciones ambiental y económicamente sostenibles.

El cambio climático es uno de los mayores retos desde el punto de vista ambiental, económico y social al que se enfrenta el siglo XXI. Los gobiernos de todo el mundo reconocen en el Acuerdo Climático de París la necesidad y la urgencia de actuar para mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2 ºC y proseguir los esfuerzos para que ese aumento no supere 1,5 ºC respecto a las temperaturas preindustriales.

En este contexto, el Departamento de Medio Ambiente ha querido poner en conexión la gestión de los residuos, con este tema que es actualmente el más relevante de la agenda ambiental. “Lo hacemos porque pensamos que, desde la perspectiva del cambio climático, el paradigma de la gestión de los residuos adquiere otros matices. Del tratamiento como objetivo final pasamos a un modelo en el que el aprovechamiento de recursos materiales y energéticos y la eliminación del vertido son las bases y los fines esenciales”, ha dicho Asensio. Y así lo confirma la sexta meta de la Estrategia Vasca de Cambio Climático 2050 que establece como objetivo “reducir la generación de residuos urbanos y lograr el vertido cero sin tratamiento”.

En la misma línea, informes internacionales como el Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas (PNUMA) reconocen que la gestión sostenible de los residuos urbanos es uno de los sectores que puede realizar una mayor aportación a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEIS). Solo este sector aporta el 5% del total de los GEIS y el 80 % de ellos se generan en los vertederos, debido a las emisiones de metano que provoca el vertido de la materia orgánica. Pero además, el sector de los residuos afecta de manera más o menos directa a la práctica totalidad de sectores económicos. El objetivo del curso que, es por tanto, lanzar una reflexión acerca de la contribución que una gestión sostenible de los residuos puede hacer a las estrategias de lucha contra el cambio climático.

“Nos enfrentamos al desafío de dar el salto a una economía circular, que nos permita aprovechar al máximo los recursos, transformando los actuales residuos en materias primas o en energía que nos permita sustituir y ahorrar en el consumo de combustibles fósiles. Necesitamos estrategias y soluciones que hagan factible una gestión de los residuos alineada con las estrategias de lucha contra el cambio climático”, ha afirmado Asensio. 

Con esta finalidad, un grupo de expertos durante estos días están analizado y exponiendo las posibilidades que ofrecen los procesos de recuperación de recursos materiales y energéticos para sustituir materias primas y reducir emisiones con el fin de contribuir a la reflexionar sobre la manera de alinear la gestión de los residuos con las estrategias de lucha contra el cambio climático.

A la hora de programar el curso, el Departamento ha tratado de analizar el tema desde todas sus perspectivas. Por ello, se está hablando de economía circular, de vertederos que representan el 80% de las emisiones asociadas a los residuos, del aprovechamiento alimentario como estrategia para aminorar el vertido de alimentos, de biometanización como otra de las estrategias de aprovechamiento de la materia orgánica y sobre valorización energética como forma de ahorro de combustibles fósiles y de reducción de emisiones. El curso finalizará mañana con una mesa redonda en la que se hablará del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa, de sus infraestructuras y de su adecuación a las estrategias de lucha contra el cambio climático y en el que participarán José Ignacio Asensio, Joan Mata y Rafael Guinea.

En la sesión de hoy han participado Anabel Rodríguez, directora ejecutiva de la Fundación para la Economía Circular. En su ponencia, se ha referido a la economía circular como estrategia para un uso sostenible de los recursos transformando los residuos en materias primas. Este concepto tiene un impacto importante sobre el consumo de energía y las emisiones y, en consecuencia, es un modelo económico eficaz para hacer compatible el crecimiento, el empleo y la lucha contra el cambio climático.

También ha participado Joan Colón, experto en el tratamiento biológico de residuos sólidos. En su ponencia ha expuesto las alternativas para la reducción de emisiones GEIS en vertederos de residuos urbanos. Ha analizado la manera de hacer frente a esas emisiones que afectan también a los vertederos clausurados y de las alternativas para minimizarlas y para superar el modelo de los vertederos.

La doctora en farmacia por la Universidad de Salamanca y profesora titular del área de nutrición y bromatología de la Universidad de Burgos, Sara Alonso de la Torre, por su parte, ha hablado de las estrategias para frenar el desaprovechamiento de los alimentos y de sus derivadas que además del ambiental tienen un importante contenido social (bienestar, salud) y económico.