Atrás

Diálogos KM

Foto Diálogos KM

Diálogos KM

Charla entre los poetas Karmelo Iribarren y Emilio Varela sobre la poesía clara y la hermética (Dos formas de decir lo real)

Diálogos KM

Sin diálogo no hay amor, no hay lenguaje, no hay salida, sin diálogo no hay ideas, no hay acción ni reflexión, sin diálogo no hay futuro. Uno de los elementos absolutamente esenciales, lo que nos hace seres humanos, al hombre, la mujer, es la capacidad de dialogar. El diálogo es esencial, por supuesto para intercambiar y escuchar opiniones o puntos de vista diferentes, pero también para vivir y para el sentido de vivir con otros con los cuales dialogar.

Un diálogo es la puesta en escena de una idea. En estas jornadas que el KM abre como parte activa de ese proceso, se pondrán de manifiesto dos realidades de un mismo concepto. 

No se trata de llegar a ningún acuerdo sino de lo contrario, de propiciar el desacuerdo, la distancia, el desencuentro de las ideas. 

Ver así cómo el pensamiento crece.

Coordinadores:

Jon Obeso eta Jose Luis Padrón

Salón de actos del Centro Cultural KOLDO MITXELENA

15 Junio

19:00h

Poesía clara - Poesía hermética

(Dos formas de decir lo real)

Karmelo Iribarren – Emilio Varela

Moderadora: Arantxa Kalzada

En los trabajos de la poesía, la impronta de la línea clara ha terminado por hacer casi unánime la opinión de que todo cuanto no se comprende responde a la poca destreza del autor, antes que a una opción estética, negando al irracionalismo o al hermetismo su autoridad para generar otras formas de significación y sentido.

La poesía, hoy, vive apostada en un balcón, descansa su fatiga de siglos en las terrazas. Se asoma a lo común en los objetos y las acciones, a la corriente de las cosas. Renuncia a la pureza, a la filosofía que no sea la ética discreta del paseante entre semejantes. Nada de salto vertical o reflexión de la vida en el lenguaje; elogio, sencillamente, del error de vivir; atención a esas formas simples y catastróficas del error, cierta tierna complicidad en el fracaso, realismo limpio.

Desde una poesía vivencial a la más oscura, un mismo intento por detener el curso vital, auscultarlo con pulso de entomólogo y extraer de él algo que nos recuerde a la realidad.  (Jon Obeso)

La obra poética y plástica de Emilio Varela Froján (Donostia-San Sebastián, 1965), arquitecto de profesión, responde a un monolítico proyecto constructivo que, bajo el título LA MÁSCARA Y EL CANTO, además de agrupar las pinturas y los dibujos del artista y de referirse al conjunto de sus trabajos de Filosofía del Arte y Estética, recoge junto a Las fuentes de arena (Premio Iparragirre 2002), cuatro libros inéditos: 1- El libro de las desapariciones y de las ausencias, 2- Las soledades reunidas del amor y de la muerte, 3- Las máscaras del vacío y los cantos de la nada, y 4- Los paisajes de la inmovilidad y las oraciones del silencio.

La obra de Karmelo C. Iribarren (Donostia-San Sebastián, 1959), compone un único paisaje homogéneo. La ciudad, Seguro que esta historia te suena, Ola de frío, Atravesando la noche, o sus recientes Pequeños incidentes y El amor, ese viejo neón, así como sus reflexiones y aforismos en Diario de K, abundan en una única idea: Aquí y ahora, en esta calle, en este anden entre bares de cercanías, ¿qué puede un hombre?, se pregunta el ciudadano K con piedad barojiana.