Atrás

Una delegación foral viaja al Líbano para conocer de cerca el drama de los refugiados sirios y palestinos

Foto Una delegación foral viaja al Líbano para conocer de cerca el drama de los refugiados sirios y palestinos

Una delegación foral viaja al Líbano para conocer de cerca el drama de los refugiados sirios y palestinos

Visitarán los campos de refugiados

Una delegación foral viaja al Líbano para conocer de cerca el drama de los refugiados sirios y palestinos
  • El Departamento de Cultura y Cooperación y los grupos junteros visitarán los campos de refugiados y mantendrán reuniones con autoridades locales y ONGs en Beirut
  • Itxaso: "Ante el fracaso de los Estados europeos, solo nos queda ir al lugar donde realmente está el problema y seguir cooperando con programas que mejoren la vida de los refugiados"
  • "Transcurrido casi dos años desde la imagen de Aylan, no podemos permitirnos una conciencia humanitaria a tiempo parcial olvidando a los refugiados"                       

Una delegación guipuzcoana, encabezada por el Diputado de Cultura y Cooperación, Denis Itxaso, viaja al Líbano para conocer de cerca el drama de los refugiados. Formarán parte de la delegación el director de Cooperación, Fernando San Martin y la Directora de Derechos Humanos, Maribel Vaquero y una representación de los partidos que forman parte de la comisión que se creó en Juntas Generales para analizar la problemática de los refugiados. Asistirán al viaje, Lander Ugartemendia (PNV), Ernesto Merino (EH-Bildu), Arritxu Marañon (PSE-EE), Juan Luis Iturria (Podemos) y la presidenta de la comisión Susana García Chueca.  

La delegación visitará los asentamientos de  Maashouk  y el campo de refugiados de Burj Shamali, visitará varias familias  y mantendrá reuniones con representante del Ministerio de Educación, con las ONG-s que trabajan en la zona y con el representante en el Líbano de la Organización para la Liberación de Palestina y visitará  el proyecto:” Ayuda de emergencia para brindar apoyo educativo y psicosocial a la población infantil refugiada en el sur de Líbano” financiado por la Diputación y a varias familias beneficiadas por el proyecto.

“Europa hace aguas y no ha sido capaz de responder al gran reto humanitario que suponía la llegada de miles refugiados que huían de la guerra y del horror y buscaban esperanza para poder seguir con sus vidas. Dado que los estados miembros no están siendo capaces de responder a ese desafío desde la Diputación Foral de Gipuzkoa hemos decidido visitar en el Líbano el proyecto que estamos desarrollando junto con Solidaridad Internacional para dar educación a niños y niñas refugiados sirios y palestinos que están allí y para seguir así cooperando con programas que mejoren la vida de los refugiados”, ha explicado Itxaso.  

Itxaso ha recordado que han transcurrido casi dos años desde la terrible imagen del niño Aylan ahogado en la orilla de una playa y que impactó las conciencias y los sentimientos de todo el mundo. “Moralmente no podemos permitirnos tener una conciencia humanitaria a tiempo parcial. No podemos olvidarnos de esta tragedia que sigue ocurriendo día tras día ante nuestros ojos. Miles de refugiados siguen llegando a las puertas de Europa y Europa no está respondiendo y el problema sigue ahí y tenemos que afrontarlo”, ha dicho.

El Diputado también ha recordado la situación en la que viven los niños y niñas refugiados que entre otras muchas cosas van a perder años de educación y eso va a suponer una gran tragedia tanto personal como social para todos sus países de origen. De ahí, el apoyo foral a ese proyecto educativo concreto.

Proyecto para dar apoyo educativo y psicosocial a los niños y niñas refugiados en Líbano

Es un proyecto de emergencia que apoya la Diputación y que desarrolla la ONG Solidaridad Internacional.

Tras cinco años de guerra en Siria el desastre humanitario ha alcanzado unas proporciones dramáticas: cerca de medio millón de personas muertas y un desplazamiento de casi cinco millones de personas a los países limítrofes. De ellas, más de un millón han llegado a Líbano, convirtiendo a este país en el de mayor concentración de personas desplazadas per cápita del mundo. La población vive en condiciones penosas por lo que se está dando prioridad a la búsqueda de servicios y bienes básicos, dejando de un lado las necesidades educativas de los menores.

Para dar respuesta a esta situación, el Ministerio de Educación de Líbano, junto con Naciones Unidas, pusieron en marcha en 2013 el programa “Vuelta a la Escuela” con el objetivo de incorporar a la población estudiantil siria a las escuelas públicas libanesas. Sin embargo, la realidad es que el sistema educativo de este país no está preparado para acoger a los más de 400.000 menores en edad escolar llegados de Siria; y además, las diferencias en el currículo educativo de ambos países supone un considerable obstáculo, ya que la mayoría de estudiantes de Siria no consigue aprobar el examen de ingreso al sistema educativo libanés. Se estima que tan solo un 10% han logrado acceder a la educación pública de Líbano.

Este proyecto pretende, por tanto, afrontar el problema mediante las siguientes actividades:

Contratación de diez mujeres refugiadas que ejercían la profesión de maestra en Siria.

Capacitar a estas mujeres a través de un curso que se denomina “Strategies for Trauma Awareness and Resliencie” y que está diseñado para preparar a las profesoras en el tratamiento de situaciones traumáticas.

Selección de 50 niñas y 50 niños de entre 4 y 6 años que viven refugiados en barrios del sur de Beirut y hacerles entrega de un kit de material escolar que incluye mochila, cuadernos, lápices, libros…

Alquilar un centro escolar dedicando dos aulas a menores de 4 años, dos aulas para 5 años y una para 6 años.

Iniciar un curso de ocho meses basado en el currículo educativo libanés.

Estas actividades se realizan en estrecha coordinación con el Ministerio de Educación de Líbano.

Solidaridad Internacional es una ONG que trabaja desde hace más de 25 años para promover en el ámbito internacional la consolidación de la democracia, el respeto de los Derechos Humanos, el desarrollo humano y sostenible y los valores de igualdad y justicia social.  Tiene oficinas en más de 20 países de América Latina, Oriente Próximo y África,

La Entidad local que colaborará en el proyecto es The Popular Aid for Relief & Development, PARD, una asociación sin ánimo de lucro constituida en 1990 que tiene su sede en Beirut y cuenta con una plantilla de 36 personas. Su objetivo es promover la equidad de género y defender los derechos de los grupos marginados y en situación de vulnerabilidad particularmente los de origen palestino.

PARD forma parte de un clúster para responder a situaciones de emergencia liderado por UNICEF en el que también participan ACNUR, UNRWA y el Ministerio de Educación de Líbano