Atrás

Mari Ayestarán recibe en Orona el Premio Carmen Adarraga como reconocimiento a su trayectoria

Foto Mari Ayestarán recibe en Orona el Premio Carmen Adarraga como reconocimiento a su trayectoria

Mari Ayestarán recibe en Orona el Premio Carmen Adarraga como reconocimiento a su trayectoria

Si hay algo, una sola cosa, que puede cambiar el mundo, esa es la igualdad de género

Mari Ayestarán recibe en Orona el Premio Carmen Adarraga como reconocimiento a su trayectoria

Denis Itxaso en la entrega del premio a Mari Ayestarán: "Si hay algo, una sola cosa, que puede cambiar el mundo, esa es la igualdad de género".

Este año el reconocimiento Carmen Adarraga ha sido para Mari Ayestarán. Esta deportista donostiarra ha sido figura clave en el equipo de Hockey hierba de la Real Sociedad primero como jugadora y luego como entrenadora. Jugó 89 partidos oficiales internacionales (europeos, mundiales, amistosos) y participó en todos los encuentros disputados por la selección estatal entre los años 1971 y 1984.

Denis Itxaso fue el encargado de la entrega del premio a Mari Ayestarán, en un acto que se celebró en Hernani en Orona Ideoa. Con el Premio-Homenaje Carmen Adarraga creado por el Departamento de Cultura y Deportes de la Diputación se quiso reconocer la trayectoria y la actitud de una deportista guipuzcoana que haya destacado en cualquier época. Se trata de reconocer a todas aquellas mujeres, personas e instituciones que año tras año y día tras día compiten y trabajan para seguir abriendo camino a otras generaciones de chicas y mujeres en el mundo del deporte. Por este reconocimiento Mari Ayestarán recibió una obra del escultor Ricardo Ugarte.

“Si tuviésemos que elegir una medida, una sola medida que creyésemos va a resultar realmente transformadora y capaz de cambiar muchos de los problemas del mundo, esa es la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres. El de Mari Ayestarán es sin duda un ejemplo de cómo su tesón y arrojo ha transformado el ecosistema deportivo de gipuzkoa en una disciplina como el hockey hierba. Tiene un currículum deportivo loable, pero sobre todo hay que destacar que Mari Ayestaran es una mujer inconformista, luchadora y muy involucrada con el deporte femenino. Es un ejemplo de mujeres que perseveran, inspiran y arrastran a nuevas generaciones femeninas a hacer carrera en el mundo del deporte. Todas ellas contribuyen en la construcción de una sociedad más justa, igualitaria y libre”, ha afirmado el Primer teniente de Diputado General y responsable foral  de Cultura y Deportes, Denis Itxaso. Ha subrayado, asimismo que Gipuzkoa vive uno de sus mejores momentos deportivos y es así, en gran parte, por el nivel que las mujeres del territorio vienen demostrando desde hace años.

Con este premio quiso destacar y premiar el compromiso inequívoco y constante de la Diputación con la Igualdad,  reconocer el trabajo de tantas mujeres que en el deporte dan lo mejor de sí mismas y alcanzan metas importantes, teniendo que enfrentarse a más obstáculos que los deportivos.

Entre otros éxitos, el equipo de Mari Ayestaran ha sido Campeón de España Juvenil, en las modalidades de Hierba y Sala; Campeón Hockey Sala en Madrid en la temporada 1976/77; Campeón de Hockey Hierba, en Santander en la fase Final del Campeonato de España, en la temporada 1980/81; en 85/86 al crearse la Liga de División de Honor, el equipo de la Real Sociedad se hizo con el título. También consiguió dos Copas de la Reina.

En los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, tres jugadoras, del equipo de Hockey que entrenaba Ayestarán obtuvieron la Medalla de Oro. Teresa Motos, Nagore Gabellanes y Maider Telleria, conocidas como las “Chicas de Oro”, fueron las primeras guipuzcoanas en colgarse un oro olímpico.

 

Carmen Adarraga

En cuanto a Carmen Adarraga,  fue una pionera del deporte guipuzcoano que no dudaba en viajar entre mercancías y perseguida para jugar un partido de baloncesto.  Adarraga, nacida en Hernani, fue la primera capitana de la historia de la selección española de baloncesto al ser designada como tal para el primer partido del combinado nacional, jugado en 1942 ante Italia en la Universidad Complutense de Madrid a medianoche.

Adarraga fue, además, jugadora de hockey hierba y de balonmano lo que demuestra un espíritu deportivo muy difícil de desarrollar en la década de 1940. Será su hijo, el periodista Tito Irazusta, quien se encargue de ensalzar el perfil de esta deportista pionera.

En el acto, celebrado la víspera del Día internacional de la Mujer, también participó una de las más importantes deportistas guipuzcoanas, la ex atleta Amaia Andrés, que actualmente es la Presidenta de la Federación Guipuzcoana de Atletismo. En su intervención realizó un recorrido sobre su trayectoria profesional como deportista de élite y mujer al frente de una institución deportiva.