Atrás

8 MARZO, DÍA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES

Foto 8 MARZO, DÍA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES

8 MARZO, DÍA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES

DECLARACIÓN INSTITUCIONAL

8 MARZO, DÍA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES

El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de las Mujeres en todo el mundo. Una celebración que continúa siendo necesaria para poner el foco sobre las desigualdades que experimentan las mujeres -en su día a día y a lo largo de todas sus vidas- por el mero hecho de serlo. Una celebración necesaria también para sensibilizar sobre los derechos que esta desigualdad vulnera, sobre los motivos que esconde, y, sobre todo, para hacer posible la transformación que debemos impulsar para que hombres y mujeres disfrutemos de iguales oportunidades, derechos y obligaciones.

Desde la Diputación Foral de Gipuzkoa, fieles a nuestro compromiso de trabajar por una vida más justa para todas las personas del territorio, hacemos plenamente nuestra la defensa de los derechos de quienes se ven privados de ellos, y nos sumamos a la reivindicación que a lo largo de hoy se escuchará en cientos de países, abogando activamente para que de forma conjunta, instituciones y sociedad asumamos el desafío común de hacerla extensible a todo el año, a todos los ámbitos y a todas las circunstancias. La construcción de la Gipuzkoa que deseamos sienta sus bases en la defensa y en la práctica, nítida y contundente, de la igualdad de mujeres y hombres.

La violencia contra las mujeres nos escandaliza y moviliza. Es una cuestión de la máxima urgencia, tal y como vemos cada día. Detrás de cada agresión contra una mujer debemos ver un ataque frontal contra todos y todas, contra los valores democráticos y de convivencia que deben guiarnos en la acción institucional, social y, en definitiva, personal. Un año más, nos vemos en la obligación de incorporar esta denuncia a todas las acciones que se promuevan con motivo de este Día Internacional. “Somos todas, somos tú” decimos, alto y claro, para transmitir a las víctimas nuestro apoyo, y a sus victimarios que no toleramos esta depravación.

Junto con esta denuncia, hacemos nuestras las reivindicaciones que otras instituciones y agentes sociales ponen ante nuestros ojos con motivo de la celebración de este 8 de marzo. Así, coincidimos con EUDEL en la necesidad de un modelo de representación política local en el que las mujeres puedan ocupar el espacio que les corresponde. Y como Emakunde, reconocemos la aportación de organizaciones públicas y privadas y de miles de ciudadanos y ciudadanas que con su ejemplo están contribuyendo a la construcción de una sociedad igualitaria. El camino que debemos recorrer es compartido. 

En 2017, la Diputación Foral de Gipuzkoa va a poner en marcha su primer Plan Foral de Corresponsabilidad y Conciliación, para aportar una base de actuación conjunta en uno de los grandes retos actuales: la igualdad de mujeres y hombres en el ámbito laboral.

Lo hacemos recordando que las cifras, también en nuestro pequeño rincón del mundo, revelan de manera fría situaciones que debemos continuar enfrentando con responsabilidad y con honestidad. Porque son cifras que esconden injusticias de las que no queremos formar parte. Y porque tomar conciencia de estas injusticias y ponerles remedio es inteligente y es urgente. De otro modo, nuestro modelo de sociedad es insostenible en términos de justicia social.  Así, por ejemplo:

El 55,5% de las titulaciones universitarias corresponden a mujeres. Sabemos, sin embargo, que solo ocupan el 25% de los consejos de dirección.
El 95% de los permisos para cuidados de hijos e hijas o mayores son solicitados por mujeres.
Las mujeres deben trabajar 123 días más al año para ganar los mismo que los hombres.

Estos datos dejan al desnudo una sociedad en la que las mujeres, a pesar de contar con un excelente nivel de formación, cobran un 25% menos, y se ven socialmente forzadas a hacerse cargo casi en exclusiva de la responsabilidad de los cuidados.

Por ello, este año queremos hacer un llamamiento expreso a favor de la corresponsabilidad y de la necesaria colaboración de las instituciones con la sociedad guipuzcoana en general y con el ámbito empresarial. Porque solo mirando de frente lo que apuntan las cifras, podremos construir la sociedad justa e igualitaria que deseamos.