Atrás

Diputación valora el grado de implantación del nuevo modelo cultural para Gipuzkoa

Foto Diputación valora el grado de implantación del nuevo modelo cultural para Gipuzkoa

Diputación valora el grado de implantación del nuevo modelo cultural para Gipuzkoa

La Escuela de Cine, el nuevo Koldo Mitxelena, K Bulegoa y el Consejo de las Artes y la Cultura son los núcleos centrales del nuevo modelo de gestión cultural de Gipuzkoa.

Diputación valora el grado de implantación del nuevo modelo cultural para Gipuzkoa

Itxaso: “En estos dos años hemos puesto las bases de una nueva política cultural que responde a las grandes transformaciones de los últimos años, conecta con las demandas de la ciudadanía y hace de la cultura un instrumento para el cambio social, la recuperación de valores y el progreso de Gipuzkoa”.

Según una encuesta de Diputación, los ciudadanos valoran positivamente la creación de una Escuela de Cine, el proyecto de Tabakalera y la capitalidad cultural.

Coincidiendo con el ecuador de la Legislatura el Diputado de Cultura Denis Itxaso ha hecho balance de las acciones emprendidas en el área de Cultura. Itxaso ha detallado cómo el dinero de la ciudadanía guipuzcoana revierte en la propia ciudadanía, en los propios agentes culturales y en la escena cultural y creativa de Gipuzkoa y ha aportado una visión general de la situación de transformación en la que está sumido el Departamento de Cultura. “Porque más allá de las cifras, de los presupuestos, que son meras herramientas, hay una voluntad clara: una política cultural estructurada. Una vocación de trabajar para que la cultura sea un vector de transformación y de mejora de nuestra sociedad”, ha dicho.

Para el Diputado de Cultura estamos ante un proceso de cambio social y cultural de dimensiones estructurales. “En este contexto la cultura corre el riego de la banalización, la amenaza del reduccionismo. Son tiempos de posverdad y de sutil desprecio a la cultura. Por eso nuestra apuesta es poner las políticas culturales en el centro de la labor de gobierno fomentando  el debate y el espíritu crítico como blindaje frente a la manipulación y como elementos esenciales de la libertad individual y la convivencia democrática; ofrecer más oportunidades para todas las personas y transformar, mediante procesos de Innovación y Renovación, una Administración que sea facilitadora y participativa, que responda mejor a las mayores y novedosas demandas que los agentes culturales y la propia ciudadanía exigen a las instituciones”.

Itxaso ha asegurado que en estos dos años su Departamento ha llevado a cabo más del 50% de las iniciativas comprometidas y el resto están ya en marcha. “Hemos puesto las bases de una nueva política cultural que dé respuesta a las grandes transformaciones de los últimos años, conecta con las demandas de la ciudadanía y hace de la cultura un instrumento para el cambio social, la recuperación de valores y el progreso de Gipuzkoa y  lo hemos hecho desde una perspectiva progresista, multicultural y urbana”.
 
El Plan Estratégico para la Cultura definido por la Diputación es una reflexión, en constante evolución, sobre los ámbitos en los que hay que trabajar para tratar de dar respuesta a las nuevas demandas, contextos y necesidades de los creadores, entidades y de la sociedad guipuzcoana en general y en el que se han estableciendo tres ejes básicos:

Nuevo modelo cultural; para adaptarse a los cambios de la sociedad, a través de la programación y financiación. Son sus líneas estratégicas la financiación de la cultura: revisión y reorientación de las líneas de ayuda públicas; Destinar recursos a proyectos innovadores y a los creadores de Gipuzkoa y propiciar el pensamiento crítico, el debate y la reflexión

Administración facilitadora; facilitando la iniciativa ciudadana, la incorporación del criterio de expertos y profesionales independientes y potenciando el trabajo en red. Son sus líneas estratégicas la cultura abierta y compartida dando  voz a los expertos y profesionales a través del Consejo de las Artes y la Cultura,  Kultura Saretzen,  K bulegoa. Oficina de apoyo al sector cultural y los mecanismos y herramientas de participación digital.

Innovación/Renovación; optimización de los recursos, aplicando criterios de sostenibilidad y transversalidad. Son sus líneas estratégicas la eficiencia en la gestión y la transversalidad y programas colaborativos.

La gestión realizada en estos dos años incide, por tanto,  en tres ejes, Transformación, Participación e Innovación, ejes que han sentado las bases para establecer una nueva política cultural para Gipuzkoa que se sustentan, entre otros, en los siguientes  elementos:

• El establecimiento de K bulegoa, la Oficina de apoyo y acompañamiento al sector cultural, que ya está en fase de creación y va a ser una realidad en pocas semanas, el nuevo modelo de ayudas y la nueva Norma Foral de Mecenazgo cuya aprobación está prevista.

• La Elías Querejeta Zine Eskola (EQZE) posiblitará la puesta en marcha de proyectos de socialización y difusión hacia su apertura lectiva formal el próximo año, respondiendo a la expectativa que el novedoso formato de la EQZE ha despertado.

• La renovación de la Biblioteca de Koldo Mitxelena Kulturunea dentro del proceso de convergencia y ordenación de los servicios bibliotecarios de Donostia.

• Reforzamiento de la comunicación digital: con un nuevo enfoque en redes sociales, ya puesto en marcha, y una nueva web de la cultura en Gipzukoa.

• Consolidación de Gordailua como Centro de Colecciones Patrimoniales de Gipuzkoa y referente para el paisaje museístico del territorio.

• Redefinición de Untzi Museoa (el nuevo Euskadiko Itsas Museoa), acorde a las nuevas propuestas sobre el patrimonio marítimo.

• Fortalecimiento, con digitalización de fondos y su puesta a disposición al gran público, del Archivo General de Gipuzkoa y del Archivo Histórico de Protocolos de Gipuzkoa.

• Y los proyectos del fomento al talento como Kultur Dealers, Meta, Katapulta, Lokal art pareta y las becas al talento Izango Zara.

Encuesta

Por otra parte el Departamento de Cultura ha encargado una encuesta para valorar la percepción de las personas residentes en Gipuzkoa sobre una serie de aspectos de la cultura. La encuesta se ha realizado a 1.200 personas lo que supone una posibilidad de error del ±2,8%

Uno de los aspectos por los que se ha preguntado es por la Escuela de Cine Elías Querejeta.
El 80% valora positivamente (“bien o muy bien”) la incorporación de una Escuela de Cine de alto nivel en materia de cine y audiovisuales.

También se preguntado por la Capitalidad Cultural San Sebastián 2016.

El 56% de la población consultada está muy o bastante de acuerdo con que “la capitalidad ha favorecido el incremento de turistas”. En segundo lugar,  el 50% está muy de acuerdo de acuerdo con la afirmación “en términos generales la capitalidad me ha parecido positiva", seguido por “la capitalidad ha contribuido al eco internacional de la ciudad” con el  45% de la población consultada muy o bastante de acuerdo con ello. Los aspectos peores valorados han sido estos tres que se mencionan a continuación, con los cuales únicamente alrededor de un tercio o menos están muy o bastante de acuerdo: “El contenido del programa cultural ha sido bueno”; “Ha fomentado la participación ciudadana”;  “Ha dejado un legado en la mejora de la convivencia en esta sociedad”. Además “El contenido del programa cultural ha sido bueno” destaca por ser el aspecto con mayor tasa de no sabe o no contesta con un 25% de la población consultada. En cuanto a su gestión el 31% de los encuestados considera que ha sido buena.

También se ha preguntado por Tabakalera.

El 65% de la población consultada considera el proyecto de Tabakalera como un “proyecto positivo” y alrededor de la mitad de los encuestados, el 51% exactamente, están muy o bastante de acuerdo que este proyecto “enriquece en términos culturales a la sociedad guipuzcoana”.

El 30% está muy o bastante de acuerdo con la afirmación “Tabakalera aporta un retorno económico a la ciudad”.  El 37% creo está muy o bastante de acuerdo con la “contribución del proyecto al eco internacional de la actividad cultural de Donostia”. La población consultada considera por tanto en este proyecto que hay un aporte cultural claro para los guipuzcoanos, por encima de un retorno económico o repercusión en el eco internacional de la ciudad.