Atrás

Aprobados 52 millones de inversión para atender a las personas mayores dependientes

Foto Aprobados 52 millones de inversión para atender a las personas mayores dependientes

Aprobados 52 millones de inversión para atender a las personas mayores dependientes

La decisión del Consejo de Gobierno permitirá dar soporte a 2.942 plazas en residencias y centros de día en 2017

El Consejo de Gobierno ha aprobado el modelo de contrato-programa entre el departamento de Políticas Sociales y las entidades colaboradoras, para la provisión de diversos servicios para personas mayores dependientes y personas con trastorno mental durante 2017, con una inversión total de más de 52 millones de euros -52.046.479,10 euros-. A través de la decisión adoptada hoy, en colaboración con estas entidades, la Diputación dará soporte a 2.942 plazas destinadas a prevenir y atender las necesidades derivadas de la dependencia, concretamente a aquellas cuyos contratos finalizaban en diciembre de 2016. 

Según ha ha explicado el portavoz foral Imanol Lasa, esta plazas se dividen en distintos recursos: centros de día para personas mayores, en días laborables -468 plazas- y fines de semana y festivos -222 plazas-; residencias, con plazas permanentes convencionales -2.029- y plazas permanentes de unidad psicogeriátrica -115-; residencia para personas con discapacidad -6-; residencias para personas con trastorno mental severo -34-; y unidad residencial sociosanitaria -68-.

La inversión aprobada en el consejo de hoy se divide de la siguiente manera: 36.656.249,47 euros destinados a residencias -14.557.801,05 a Ayuntamientos, 15.706.588,18 al tercer sector y 6.391.890,64 a centros privados-; 2.563.369,33 a unidades psicogeriátricas -1.395.351,91 a Ayuntamientos, 671.496,06 al tecer sector y 496,521,36 a centros privados; 6.237.440,94 a centros de día -4.539.229,52 a ayuntamientos, 587.843,50 al tercer sector, y 1.110.367,92 a centros privados-; 2.664.483,43 a Kabia; 2.469.389 a la asistencia sociosanitaria; 228.463,26 a la discapacidad, y 1.227.053,27 a la atención a personas con enfermedad mental.

Lasa ha destacado el valor de la concertación entre instituciones, tercer sector y sector privado, que constituye “la base sobre la que se asienta el modelo de atención social de Gipuzkoa, que garantiza un servicio integral, de calidad, personalizado y continuado, adaptado a las necesidades específicas de apoyo de cada persona, independientemente de sus recursos”.

Todas las entidades colaboradoras se comprometen formalmente a implantar durante el periodo de vigencia del contrato-programa un Plan de mejora de la calidad dirigido a la optimización de la vida en el centro, una vez realizada la evaluación pertinente, contemplando, entre otros aspectos, la atención personal, el confort, el funcionamiento del centro, la relación con el exterior, la vida en el centro y, en general, “todos los aspectos que redunden en la calidad de vida de los usuarios y usuarias”.

Lasa ha valorado la “cualificación” profesional de los centros, que integran a técnicos y especialistas de distintos ámbitos como la geriatría, el trabajo social, la enfermería, la psicología, monitores/as ocupacionales, medicina, psiquiatría y fisioterapia. Ha añadido que una de las bases es garantizar e impulsar el contacto entre personas usuarias y familiares y su participación, y que, en el caso de los centros de día, “estamos ante un recurso importantísimo para fomentar la autonomía personal de nuestros mayores”.

El contrato-programa aprobado hoy se enmarca en la hoja de ruta de la Diputación para paliar el progresivo envejecimiento de la sociedad, “seguramente uno de los mayores retos que tenemos como sociedad”. Para ello, el ente foral prevé implementar 300 nuevas plazas en centros residenciales y diurnos del Territorio de aquí a final de legislatura, especialmente en Oarsoaldea y Buruntzaldea, donde existe una mayor necesidad, garantizando el equilibrio territorial.

A todas estas infraestructuras hay que sumar el sistema de ayudas, ya que en Gipuzkoa hay más de 14.000 familias que reciben una prestación de dependencia, siendo el territorio referente a nivel autonómico y estatal en el cumplimiento de la Ley de Dependencia, al incluir desde 2015 a las personas con grado de discapacidad leve. “Lo sufragamos con nuestros recursos en un 90%, por lo que pedimos a Madrid que cumpla con lo pactado a nivel de financiación”, ha reclamado Lasa. En conjunto, la Diputación destina a la atención de las personas mayores en torno a 120 millones de euros, lo que supone un 33% del presupuesto total del departamento de Política Social.

Nueva dirección de Estrategia Digital

El Consejo ha aprobado también dos cambios en la organización de la Diputación: por un lado, las direcciones de Función Pública y Régimen Jurídico, hasta ahora independientes, se fusionan en una única dirección, con el fin de apostar por un funcionamiento “más eficiente” y “desburocratizado”. Por otro, se crea una nueva dirección de Estrategia Digital, cuyo principal cometido será orientar y planificar la comunicación on line de la Diputación. Las dos direcciones se engloban en el departamento de Gobernanza y Comunicación con la Sociedad.

La nueva dirección será la encargada de ejecutar la planificación estratégica de comunicación digital, fortaleciendo el posicionamiento de la Diputación en el entorno digital, desarrollando acciones comunicativas  efectivas en Internet con la ciudadanía, y promoviendo la innovación y adaptación a nuevas tendencias, contenidos, herramientas y plataformas. Se trata, según Lasa, de una decisión coherente con la importancia de las nuevas tecnologías, y con la apuesta de la Diputación por la nueva gobernanza. “No podemos hablar de cercanía, eficacia o de transparencia si no modernizamos y agilizamos  la forma en que interactuamos con la ciudadanía, adaptando nuestros canales y estrategias de comunicación a la sociedad  y las tecnologías actuales”.

La decisión de potenciar estas funciones, hasta ahora englobadas en la Dirección de Modernización, a través de una dirección específica responde a su “prioridad”. Entre otras tareas, deberá acometer dos de especial envergadura: la centralización de las distintas páginas web, y la integración de los perfiles en redes sociales.  “El objetivo es acercar el día a día de la Diputación a la ciudadanía de Gipuzkoa, ofreciendo información útil, relevante, y de calidad, destinada a dar un mejor servicio. Pero también queremos facilitar la interacción con los usuarios, escuchar de forma activa sus peticiones y demandas, responder a sus dudas y consultas en el menor tiempo posible, y ahondar así en una relación basada en la confianza y la bidireccionalidad”.