Atrás

Comienzan las obras para la mejora del saneamiento del río Oiartzun en Errenteria

Foto Comienzan las obras para la mejora del saneamiento del río Oiartzun en Errenteria

Comienzan las obras para la mejora del saneamiento del río Oiartzun en Errenteria

Las obras cuentan con un presupuesto de 2,2 millones de euros y serán financiadas al 50% por la Diputación Foral de Gipuzkoa y Aguas del Añarbe

Comienzan las obras para la mejora del saneamiento del río Oiartzun en Errenteria

Se construirá un nuevo colector e instalaciones complementarias de saneamiento en la margen izquierda del río Oiartzun en Errenteria.

 

El nuevo colector, de una longitud de 438 metros y 1,2 metros de diámetro interior, enlazará las estaciones de bombeo de Iztieta y Errenteria.

 

José Ignacio Asensio: “El objetivo principal del Departamento de Obras Hidráulicas es reforzar las garantías de los sistemas de abastecimiento de agua y completar el saneamiento de las aguas residuales. Gracias a la inversión material y humana realizada, la salud de nuestros ríos y la calidad del agua en nuestras casas es muy superior a la del resto de comunidades”.

 

Han dado inicio las obras de mejora del saneamiento del río Oiartzun, gracias al convenio de colaboración suscrito el pasado mes de junio entre el Departamento de

Medio Ambiente y Obras Hidráulicas de la Diputación Foral y Aguas del Añarbe. Las obras serán financiadas al 50% entre ambas instituciones y consistirán en la ejecución de un nuevo colector entre las estaciones de bombeo de aguas residuales de Iztieta y

Errenteria.

 

Errenteria verá renovado así un importante tramo del principal colector de saneamiento que discurre en la margen izquierda del río Oiartzun y que conduce las aguas residuales de Errenteria, Oiartzun y parte de Lezo hasta el anillo interceptor de la bahía de Pasaia y, posteriormente, a la EDAR de Loiola para su posterior depuración y vertido al mar.

 

Las obras cuentan con un presupuesto de 2,2 millones de euros y un plazo de ejecución de 12 meses, por lo que su finalización está prevista para el 1 de octubre de 2018. El Diputado de Medio Ambiente y Obras Hidráulicas, José Ignacio Asensio, ha recordado que el objetivo principal del Departamento es “reforzar las garantías de los sistemas de abastecimiento de agua y completar el saneamiento de las aguas residuales”. “Gracias a la inversión material y humana realizada la salud de nuestros ríos y la calidad del agua en nuestras casas es muy superior a la del resto de comunidades”, ha declarado Asensio.

 

El nuevo colector, de una longitud de más de 438 metros y 1,2 metros de diámetro interior sustituirá al que se utiliza hasta ahora, y que discurre entre las estaciones de bombeo de Iztieta (ubicada junto a la pasarela peatonal del mismo nombre) y Errenteria (en la desembocadura del río Oiartzun).

 

Este colector, y la nueva instalación de retención de sólidos que se instalará en la estación de bombeo de Errenteria, reducirán radicalmente la frecuencia de los alivios al río y evitarán el vertido de cualquier residuo sólido al cauce del Oiartzun.

 

La construcción del nuevo colector evitará también los actuales problemas de explotación de la red, que obligan además al bombeo permanente de las aguas residuales que se concentran en la Estación de bombeo de Iztieta, y su puesta en servicio supondrá relevantes mejoras ambientales e hidráulicas:

 

  • Se mejorará el funcionamiento hidráulico, tanto de la red municipal de saneamiento de Errenteria (que actualmente presenta en algún punto problemas importantes de atascos por falta de pendiente), como de la red de alta de titularidad del Añarbe.

 

  • En tiempo de lluvia muy intensa, se reducirá el número de alivios al río y se evitará el vertido de cualquier residuo sólido al cauce del Oiartzun gracias a un nuevo equipo de retención de sólidos que se instalará en la EBAR Errenteria.

 

  • Al eliminarse la estación de bombeo de Iztieta se disminuirá el consumo de energía eléctrica, con la consiguiente reducción de los costes ambientales de su producción.

 

La técnica de hinca permitirá que la obra se ejecute sin zanjas, prácticamente invisible y con reducidas afecciones

 

La profundidad del colector y su ubicación bajo el nivel freático en buena parte de su extenso recorrido (438 metros), han recomendado elegir la técnica de hinca con escudo cerrado de diámetro 1.200 mm, una profundidad de 5,6 metros a la entrada de la EBAR Iztieta y de 8,5 metros a su salida en la EBAR Errenteria.

 

La elección de la técnica de hinca permitirá la construcción del colector sin apertura de zanjas en la superficie a todo lo largo de su trazado, y abriendo únicamente un pozo central al final de la calle Amasa, frente al antiguo matadero, desde donde se realizarán sendas hincas de igual diámetro en dirección a las estaciones de bombeo que ahora quedarán conectadas mediante el nuevo colector.

 

Este sistema ahorra notablemente las afecciones a la ciudadanía (molestias a los peatones, ruido y polución al romper el pavimento, riesgo para los servicios existentes en el subsuelo, desvíos de tráfico, eliminación de arbolado, transporte de tierras y material de relleno, etc.), de tal manera que quien transite durante las obras por el trazado del colector ignorará que bajo sus pies se está procediendo a la construcción de una importante conducción de aguas residuales.

 

La construcción del nuevo colector incluirá también algunas modificaciones en la red municipal de saneamiento: el proyecto contempla la conexión del colector de saneamiento municipal de la calle Amasa -que, como se ha dicho, presenta frecuentes problemas de atascos por falta de pendiente-, ejecutándose un colector de 25 metros de longitud y 400 mm de diámetro, esta vez por el método tradicional en zanja.