Atrás

Las colonias de verano, una alternativa inmejorable para los meses no lectivos

Foto Las colonias de verano, una alternativa inmejorable para los meses no lectivos

Las colonias de verano, una alternativa inmejorable para los meses no lectivos

Un pasatiempo de verano para los más pequeños

Las colonias de verano, una alternativa inmejorable para los meses no lectivos

El curso termina y, tras la primavera, inaugurando otro año más las playas y dejando a un número considerable de niños sin deberes y sin mucho que hacer, vuelve el tan esperado verano.Ningún plan especial para los próximos meses y mucho tiempo por delante mientras los mayores aún tienen que trabajar. Sin embargo, las colonias de verano que organiza la Diputación de Gipuzkoa en consonancia con el resto de diputaciones del territorio vasco pueden ser un buen pasatiempo para los pequeños de la casa.

‘Udalekuak 2016’ es la propuesta de verano que ha lanzado la institución del territorio Gipuzkoano para este verano, aunque son años los que lleva ofreciendo este proyecto como vía de diversión, socialización y aprendizaje en contacto con la naturaleza para los niños/as de entre 7 y 13 años. Las alternativas son variadas en Gipuzkoa: Hondarribia, Orio, Segura y Zarautz. Aún así, la cohesión que existe entre las diputaciones forales vascas permite que los niños y niñas del territorio se desplacen hasta otros puntos de Euskadi: Lapurketa, Lauaxeta, Lurraska, Urduña, Legasa, Gorliz, La Arboleda, Barria, Zuhatza y Valderojo, toda una diversidad de lugares.

Para una buena coordinación, las colonias se distribuyen en varios turnos durante los meses de Julio y Agosto, en función del tiempo y la edad, de manera que la duración de la experiencia en uno de estos albergues puede ser de entre 7 y 10 días. En cuanto a la edad se diferencian tres turnos: niños/as de entre 7 y 8 años, de entre 9 y 11 años, y de entre 12 y 13 años. Por lo que las actividades están organizadas de acuerdo a la etapa en la que se encuentran los niños/as sin necesidad de adaptarse a sus compañeros/as cuya edad puede ser bastante mayor o menor. Sin embargo, las actividades tienden a ser similares en los distintos turnos. De hecho, en todos los turnos predominan los juegos de socialización y participación como pueden ser: las gymkanas, juegos de agua, la caja de música… El precio oscila entre los 60€ y 174€ que varia según el número de días y las condiciones particulares de cada familia. Un precio más que razonable teniendo en cuenta que la cantidad económica engloba todos los gastos del niño/a durante su estancia: alojamiento, transporte, dietas, materiales, pases a actividades…

Además, con el tiempo a favor, en las distintas colonias se tiene prevista una o varias actividades como tirolinas, piragüismo, tiro con arco…

Jon, uno de los muchos niños que ha participado en las colonias de Zuhatza comenta que lo mejor de su estancia en la colonia ha sido “todos los deportes que hemos practicado”.

Por otro lado, todas las colonias, a excepción de las que se organizan en Segura, cuentan con una piscina propia o municipal y/o una playa o río en sus alrededores, por lo que resulta sencillo que los niños y niñas sigan divirtiéndose más aún cuando las temperaturas son muy altas. Eso si, siempre bajo la supervisión permanente de los monitores.

1.060 plazas son las que ha ofertado la Diputación de Gipuzkoa, de las cuales el 5% en esta ocasión han estado destinadas a niños y niñas con necesidades educativas especiales. La novedad de este año ha sido que la colonia de Orio se ha orientado a la temática de la robótica. Un ejemplo de que las colonias de verano se mueven en un contexto de diversión y aprendizaje. Y hablando de aprendizaje, los monitores/as de prácticamente todas las colonias organizadas por las distintas diputaciones vascas buscan nutrir a los niños/as de nuevos conocimientos acerca de la naturaleza, los animales… principalmente a los más mayores. Aún así, en todas las colonias se pretende potenciar el contacto entre los niños/as y la naturaleza, por lo que se planean excursiones al monte, a parques naturales y demás lugares al aire libre.

En lo que al día a día se refiere, la agenda es bastante similar durante toda la estancia: Por la mañana, al despertarse, todos ellos se preparan, organizan sus cosas y sus camas y desayunan. Tras el desayuno comienzan las actividades, los juegos o las excursiones previstas para ese día. Al mediodía, después de comer, suelen contar con algo de tiempo libre para descansar, jugar y/o interactuar entre ellos/as, aunque normalmente no se les suele permitir que vuelvan a sus habitaciones. Tras ese pequeño descanso, vuelve la tanda de juegos, actividades o la estancia en piscinas, ríos o playas. Sobre las 7 u 8 de la tarde, todos vuelven a sus habitaciones para ducharse y prepararse para la cena y la “gaubela” de la noche. Ane, una de las niñas que ha estado en el tercer turno de las colonias de Barría manifiesta que los juegos más divertidos eran los de la gaubela. Terminando el día con buen sabor de boca parece…

El objetivo principal de esta agenda es el de “impulsar la comunicación y la cooperación entre los niños y niñas, ayudar en la toma de decisiones al grupo, ayudarles en la organización, animar las actividades y la participación en ellas, poner normas, solucionar conflictos, dar seguridad y canalizar los lazos efectivos y de confianza” tal y como se especifica en el marco general de actuación establecido por las distintas diputaciones.

Gazte oporraldiak

La Diputación de Gipuzkoa también ha ofrecido 326 plazas para jóvenes de entre 14 y 17 años. El proyecto es similar al anterior, pero ‘Gazte Oporraldiak 2016’ es su nombre. En esta ocasión, el objetivo vuelve a ser el mismo: que los jóvenes puedan divertirse, socializar y aprender de las vivencias que van obteniendo en su constante contacto con la naturaleza. Sin embargo, las posibilidades de desplazamiento en esta campaña son mayores al poder hacerlo más allá del territorio vasco. Así, las plazas ofertadas están en varias localidades de Araba, Madrid, Hondarribia, Valencia, Guadalajara, Menorca, Zarautz, Ávila, Cáceres y Tarragona, por lo que el precio también es algo superior al anterior: entre 81€ y 224€ según el número de días y las condiciones particulares de cada familia.

Las actividades son de todo tipo una vez más: deportivas, acuáticas, excursiones más turísticas, juegos… Sin embargo, la colonia que se organiza en Araba, denominada “Gazte Rock” permite que los jóvenes se sientan parte de un grupo de música y se involucren en todo lo relacionado con ese mundo: logotipo, merchandising, ensayos, sesiones de fotos, grabaciones… toda una locura para los amantes de la música. Asimismo, también existe una colonia en Zarautz para los apasionados del surf, y otra en Hondarribia relacionada con las artes escénicas. Laura también ha tenido la oportunidad de asistir este año a las colonias de Zarautz, especialmente orientadas hacia los amantes de las olas, y comenta que “ha sido una experiencia brutal” que le ha servido para hacer nuevos amigos y mejorar sus habilidades en cuanto al surf. Obviamente, no es requisito imprescindible tener conocimiento previos de la temática de la colonia, sin embargo, sí son necesarias las ganas y la pasión por lo que hacen.  

Por último, cabe mencionar las recomendaciones que tanto las diputaciones como los propios monitores de las distintas colonias hacen llegar a todos los hogares. Por un lado, es necesario que los niños/as se manejen bien  en  el idioma que hayan elegido para una mejor integración. No se admiten visitas al recinto vacacional durante la estancia de los niños/as para no romper con el proceso de adaptación y socialización de éstos. Sí está permitido el contacto telefónico o por correo postal. Los niños mayores a los 12 años estarán distribuidos en habitaciones por sexo siempre y cuando las condiciones del albergue lo permitan. Desde la organización se recomienda que los niños/as no lleven teléfono móvil o similares aparatos electrónicos a las colonias.

Existe la posibilidad de hacer las inscripciones en grupo, eso sí, sin exceder los tres miembros, lo cual es una ventaja para romper el hielo en el caso de los más tímidos. Sin lugar a dudas, se trata de un plan de verano, atractivo, divertido y alternativo.