Atrás

Las finanzas municipales, en positivo

Foto Las finanzas municipales, en positivo

Las finanzas municipales, en positivo

Artículo de opinión publicado el 21 de octubre de 2017 en el periódico Noticais de Gipuzkoa

Las finanzas municipales, en positivo

El Consejo Territorial de Finanzas de Gipuzkoa cerró, el pasado lunes, una semana de buenas noticias en lo referente a la situación financiera de las instituciones guipuzcoanas: la recaudación tributaria en cifras récord, previsiones de crecimiento positivas para el año que viene, el acuerdo logrado en torno al Cupo… y una dotación histórica para el Fondo Foral de Financiación Municipal, conocido como Fofim, que canaliza a los ayuntamientos la parte que les corresponde de la recaudación por tributos concertados.

De esto último tratamos, entre otras cuestiones, en la citada reunión del Consejo Territorial de Finanzas, órgano que reúne a la Diputación Foral con la Asociación de Municipios Vascos Eudel, que ejerce de representante de los municipios guipuzcoanos. Los números que se pusieron encima de la mesa, como ya he mencionado, fueron francamente positivos: este año, siempre a la espera de la liquidación definitiva que se realiza en febrero, la dotación del Fofim ascenderá a 467 millones de euros. Para el siguiente, prevemos alcanzar los 485 millones, lo que supondría el séptimo año consecutivo de subidas. Cifras récord. Las dos.

Junto a la buena nueva de la dotación del Fofim, los representantes de los ayuntamientos guipuzcoanos recibieron una segunda noticia positiva: la liberación de la provisión que hicieron para hacer frente a la amenaza que suponían las desavenencias en torno al Cupo ya que, tras una década de discrepancias, la Comisión Mixta de Concierto Económico normalizó el pasado mes de mayo las relaciones financieras entre el Estado español y las instituciones de la Comunidad Autónoma Vasca.

Ahondando en este punto, quisiera traer a colación el trasfondo de la medida: en febrero de 2016, la liquidación del Fofim de 2015 superó cifras previas a la crisis y, además, arrojó un saldo positivo de 7,4 millones de euros a favor de los ayuntamientos. Desde la Hacienda foral de Gipuzkoa, sin embargo, el mensaje que trasladamos a los ayuntamientos del territorio fue de prudencia: se aconsejó aprovechar la coyuntura positiva para cubrir las finanzas municipales ante posibles eventualidades relativas a las desavenencias del Cupo. Controlar un riesgo y caminar sobre seguro.  

La provisión en cuestión ascendía a 23,6 millones de euros (entre todos los municipios). Al año siguiente, con otro Fofim de récord, aconsejamos ampliar la provisión a 24,7 millones de euros. Me consta que los ayuntamientos, en su amplia mayoría, siguieron la directriz marcada por la Hacienda foral y, gracias a ello, las instituciones municipales guipuzcoanas han tenido controlado un elemento de incertidumbre de calado que pesaba sobre nuestras finanzas.

Es decir, en un contexto en el que tanto la recaudación como los recursos que recibían los municipios a través del Fofim se situaban en cifras históricas, apostamos por la sensatez y la prudencia. Vista con perspectiva, no podemos sino reiterar la idoneidad de la medida, ya que nos ha permitido blindarnos ante una amenaza financiera potencial. Ahora, además, revierte positivamente en las finanzas municipales guipuzcoanas al quedar los 24,7 millones de euros disponibles para su uso, unos recursos utilizables extra para las arcas de nuestros ayuntamientos.  

Obvia decir la importancia que tiene que la situación financiera de los consistorios del territorio goce de buena salud, al ser la ciudadanía la principal beneficiaria de los servicios públicos que prestan, desde determinados servicios sociales al urbanismo o la limpieza de la calle en la que vivimos. Se trata, entonces, de buenas noticias para todos y todas, ganamos todos y todas.

Por tanto, y volviendo a la idea con la que he arrancado el texto, ésta ha sido una semana de buenas noticias para las instituciones guipuzcoanas. Cuantitativamente, porque vamos camino de cumplir con los objetivos presupuestarios y la recaudación fiscal se encuentra en cifras récord; y cualitativamente, porque la gestión sensata de nuestras instituciones cuando hubo recursos extra ha permitido garantizar siempre la seguridad financiera de nuestras instituciones y ha hecho que, hoy, nuestros ayuntamientos cuenten con unos recursos extra.

A partir de ahora, es necesario que sigamos actuando con prudencia, aprovechando las buenas perspectivas para el 2017 y 2018 para mejorar la posición financiera de nuestras instituciones, para hacernos más fuertes para cuando role el viento. Porque no sabemos cuándo ni cómo, pero el viento cambiará, y es responsabilidad de todos aprovechar este momento de bonanza para hacernos más fuertes.