El paisaje de Gipuzkoa
a través de los documentos

Alzolaras

levantamiento de las paredes de un palacio

El enclave de Alzolaras es conocido por la existencia de las ruinas de un antiguo palacio. Salvo por esos restos, nada parece presagiar que allí se desarrolló una importante actividad industrial: la manufactura del hierro. Y es que hubo un tiempo, en el que Alzolaras fue conocido por las ferrerías y el molino que allí hubo. Un lugar donde hombres y mujeres trabajaban ejerciendo diferentes funciones relacionadas con la industria del hierro.

Una ferrería para el “señor de Alzolaras”

Gracias a las fuentes documentales sabemos que la ferrería de Alzolaras existía ya en 1385. Los documentos hablan de dos Alzolaras: Suso y Yuso. Durante la Edad Media, era habitual que estos dos términos acompañaran a un topónimo para indicar “arriba” o “abajo”. Sabemos también que por esas fechas Alzolaras de Suso pertenecía a un linaje de gran importancia: los Guevara.

La persona propietaria de las ferrerías recibía el apelativo de “señor” o  "señora" de Alzolaras”, designación que le otorgaba una posición privilegiada dentro de la sociedad medieval. Aquellas personas reconocidas como “señores” pertenecían a la élite política y económica. Por lo general, habían logrado hacerse con la propiedad de las ferrerías a través de favores reales, de herencias, de alianzas matrimoniales o bien por usurpaciones.

1575

Contrato para la obra de construcción de la ferrería de Alzolaras Suso.

AHPG-GPAH 2-3001,A274v-275v

Origen información Ver documento
La usurpación de los bienes comunales

Con el paso del tiempo, esos “señores” se fueron  apropiando de tierras comunales. El señor de Alzolaras no fue una excepción. En 1479 el concejo de Zestoa realizó una inspección de los terrenos concejiles colindantes a la ferrería. Se comprobó que los Alzolaras habían plantado árboles frutales eliminando la vegetación anterior, pero también nogales y robles con los que se aseguraban el abastecimiento de buena madera.

1479

Escritura de la ordenanza hecha sobre las tierras ocupadas y del posterior apeamiento verificado por el concejo de Santa Cruz de Zestoa. Entre las personas que habían usurpado terrenos comunales se menciona a los Alzolaras.

A.M. Zestoa.- Sección: Hacienda Municipal. Negociado: Bienes Municipales. Serie: Término Municipal. Libro 1. Expediente 4

Ver documento

1479

Escritura de la ordenanza hecha sobre las tierras ocupadas y del posterior apeamiento verificado por el concejo de Santa Cruz de Zestoa. Entre las personas que habían usurpado terrenos comunales se menciona a los Alzolaras.

A.M. Zestoa.- Sección: Hacienda Municipal. Negociado: Bienes Municipales. Serie: Término Municipal. Libro 1. Expediente 4

Ver documento

Asimismo, se agenciaron de pastos, de caminos y de arroyos. Con todo ello, además de ingresar beneficios económicos, lograban derechos sobre las personas, puesto que estas estaban obligadas a pagar un canon por utilizar las propiedades del señor. El concejo de Zestoa trató de frenar este tipo de abusos  firmando acuerdos con los ferrones, aunque no siempre lo logró

1398

Nombramiento de jueces árbitros para dirimir las diferencias suscitadas entre la villa de Zestoa y los dueños de ferrerías de la misma, sobre el aprovechamiento de sus montes y la vecindad que mantenían.

A.M. Zestoa.- A.M. Zestoa, C/5/II/2/1. Olim: Libro 1 de Privilegios, Leg. 1, nº 6.

Ver documento
Respuesta a un patrón de control del territorio

La ferrería se ubicaba junto al arroyo, denominado también Alzolaras, del que aprovechaba la fuerza del agua para mover la maquinaria. Junto a la ferrería, un puente permitía cruzar el arroyo y tomar el camino que iba hacia Aia o a Aizarna -una antigua ruta hoy en día convertida en sendero y frecuentada por montañeros -. Durante la Edad Media, en este mismo lugar, existió también una  casa torre bajo el mismo topónimo.

1479

Escritura de la ordenanza hecha sobre las tierras ocupadas y del posterior apeamiento verificado por el concejo de Zestoa. Se menciona la existencia de una casa torre denominada Alzolaras.

A.M. Zestoa.- Sección: Hacienda Municipal. Negociado: Bienes Municipales. Serie: Término Municipal. Libro 1. Expediente 4

Ver documento
Alzolaras, quien domina los puentes domina el territorio

El conjunto formado por río, puente, ferrería y casa torre se repite en otros puntos de Zestoa, como en Lili o Iraeta, dos topónimos que eran a su vez el apellido de importantes  linajes. La agrupación de estas infraestructuras respondía a la forma en la que los señores se apropiaban del espacio. Mediante el puente controlaban los pasos obligados; a través de la ferrería se hacían con la explotación de recursos naturales, como eran los bosques, el agua y el mineral; por último, la casa torre les permitía tener una vivienda que a su vez ejercía como centro de coordinación de poder.

1765

Escritura de arrendamiento de la ferreria de Lili en Zestoa.

AHPG-GPAH 2-0655,B46r-48v

Origen información Ver documento
Alzolaras se va silenciando

Hasta llegar al estado actual, el conjunto de Alzolaras experimentó diversas transformaciones. La ferrería introdujo mejoras en la maquinaria empleada, así como en cada uno de los elementos que activaban la instalación:  la presa, la antepara y el canal. Se construyó una nueva estructura, el molino de Alzolaras, con lo que sus propietarios diversificaban la actividad industrial. El puente, como consecuencia de las subidas del río, sufrió continuos desperfectos que hubo que arreglar. La casa torre, reconvertida en palacio, adquirió un aspecto más amable y menos bélico.

Alzolaras de Yuso y Alzolaras de Suso empezaron a identificarse como Goikola y Bekola. La primera conserva hoy en día restos de su actividad, mientras que Bekola se ha reconvertido en una serrería hidráulica. En el siglo XIX desapareció de Alzolaras la manufactura del hierro que durante tanto tiempo había formado parte de la cotidianidad de este rincón del término municipal de Zestoa. El palacio continuó con  alguna que otra mejora hasta que en 1972 un incendio lo devastó dejando únicamente las paredes que hoy en día observamos. Alzolaras se ha transformado así en un enclave rural. Un lugar que ha cedido su protagonismo fabril a los polígonos industriales que se concentran en las proximidades, como el del cercano municipio de Aizarnazabal.

1857-05-02

Convenio sobre construcción y montaje de maquinaria de metal en la ferrería Alzolaras de Abajo, sito en Zestoa.

AGG-GAO PT3373/53:221-

Origen información Ver documento

1854

Poder para obras de mejora de la casa Alzolaras.

AHPG-GPAH 2-3890,A336r-337r

Origen información Ver documento