El paisaje de Gipuzkoa
a través de los documentos

El Antiguo

el remoto origen de una capital

El barrio del Antiguo es hoy, tan sólo eso: un barrio de San Sebastián, un área más de la extensa área urbana ocupada por la que hoy es la capital guipuzcoana. Sin embargo, sobre esta franja cubierta de arenas y marismas se fundó el primer núcleo habitado del que surgiría, a partir de 1180, la que luego sería la ciudad de San Sebastián, la que crecería dentro de un recinto fortificado que sólo se rompería a partir de una fecha tan reciente (en términos históricos) como 1863. Momento en el que la ciudad que surge de este convento medieval, consagrado finalmente a San Sebastián, vuelve a reencontrase con ese remoto origen.

San Sebastián antes de San Sebastián

El origen remoto del enclave del Antiguo del que surge San Sebastián es todavía hoy una materia en discusión que ni la Historia ni la Arqueología han logrado zanjar. Parece establecido que la zona de la Bahía entre Ondarreta y Urgull tuvo alguna clase de emporio comercial en época romana. La magnitud del mismo es lo que aún no se ha podido esclarecer.

Las teorías más recientes descartan que esa amplia zona de la que forma parte el actual barrio del Antiguo, fuera la controvertida Oiasso descrita en la “Geografía” de Estrabón. Eso, sin embargo, no elimina la más que posible presencia en la zona de puestos comerciales y otro tipo de explotaciones durante la Edad Antigua.

Industria, guerra y contrabando en un área rural

Las certezas sobre el poblamiento del que hoy es barrio del Antiguo comienzan en la Alta Edad Media. Por primera vez aparece mencionado en documentos un cenobio, propiedad del extenso feudo del abad de Leire. Posteriormente, desde  1180, esas tierras serán oficialmente concedidas a los habitantes de la zona para que formen la villa de San Sebastián. Desde esa fecha este área es un terreno ambiguo en el que conviven explotaciones agrícolas y molinos de marea con áreas desiertas a causa de su carácter de marismas que, aparte de ser focos epidémicos, favorecen actividades ilegales como la del  contrabando.

La abundante actividad bélica que compromete a San Sebastián como plaza fuerte, también comprometerá ese territorio apenas urbanizado: en 1813 durante el fatídico asedio a la ciudad, en 1835 como área de un dramático desembarco de las tropas de la  Legión Británica que luchan contra los carlistas, nuevamente en la segunda guerra carlista, en el asedio de 1875 como parte de las defensas de la ciudad....

1180

Fuero de San Sebastián. Copia en un pleito del Corregimiento del año 1543

AGG-GAO COLCI4

Ver documento

1750-05-03

Acta de la Diputación sobre contrabando de varios productos en el Antiguo de San Sebastián

AGG-GAO JDAM 106, 255v-256r

Ver documento

1837

Legión Británica

Autor: Major C. V. Z. Attached to the Staff of the Queen's Army

Museo Zumalakarregi Museoa: ZM: P,4 - VOL. I - GRABADO Nº 5

Origen información Ver imagen

Txapelgorriak

Autor: Major C. V. Z. Attached to the Staff of the Queen's Army

Museo Zumalakarregi Museoa: ZM: P,4 - VOL. I - GRABADO Nº 6

Origen información Ver imagen
La industria moderna, cerca pero lejos

Con la llegada de la paz en 1876 que inaugura para San Sebastián el período esplendoroso de su “Belle Époque”, comienza la ocupación intensiva y extensiva del 2 Antiguo, de lo que hasta entonces era un área problemática por cuestiones de  salubridad, a causa de marismas y juncales La burguesía que ha creado y mantenido San Sebastián a lo largo del tiempo, considera natural el desarrollo de una potente industria desde comienzos del siglo XIX.

 
El barrio del Antiguo

Naturalmente lo que esa burguesía no desea son las consecuencias indeseables de la misma (humos y otros residuos, convivencia de las distintas clases sociales enfrentadas en un especio reducido...). A ese respecto el barrio del Antiguo será una de las áreas elegidas para dar cabida a esa industria y a sus consecuencias. La radical transformación del barrio se hace patente a partir del año 1876. Comienzan a aparecer en él grandes industrias como la química de Lizarriturry y Rezola. Junto a ellas aparece también una nítida  clase obrera con problemas como el de su alojamiento. Eso dará lugar a interesantes iniciativas aún visibles en el tejido urbano del Antiguo con la creación de casas baratas pero de calidad para alojar a esa fuerza de trabajo.

1814-1887

Expediente relativo a la insalubridad de los juncales del Antiguo

AMSS, D 16 1990,1

Ver documento

1814-1815

Disposiciones tomadas por la Junta de Sanidad para sanear juncales y ciénagas del Antiguo

AMSS, D 16 1990,2

Ver documento

1918 - 1926

Documentación relativa a la construcción de casas baratas para la clase obrera

AMSS A 17 II X 158

Ver documento
Los grandes días de una Bella Época

La expansión de San Sebastián como ciudad balneario a partir del año 1876, así como su carácter de corte de verano de la corona española, desplazarán cada vez más hacia el Suroeste la actividad industrial asentada en la zona del Antiguo, así como todas sus consecuencias. Incluidas las humanas. Es decir, la clase obrera que opera en esas industrias y sus alojamientos. Sin embargo, el barrio del Antiguo es un territorio fronterizo, marcando la línea divisora la iglesia que le da nombre. A su lado oriental, desde 1893, se levanta el Palacio Real de Miramar. En el lado Suroeste de la iglesia siguen en pie, hasta hoy, casas baratas para obreros de empresas como la chocolatera Suchard, Lizarriturry y Rezola...

 
Barrio del Antiguo a comienzos del siglo XX

Esa peculiar configuración se mantendrá por encima de los ajustes más o menos leves que implican los cambios de régimen político que la ciudad sufre entre 1924 y la actualidad. Así, la  incautación del Palacio para el presidente de la República española en 1933 no hará desaparecer las industrias y los obreros que, en un día despejado, son perfectamente visibles desde la altura de la colina de Miramar. Tampoco cambia esas circunstancias la llegada en  1936 de un régimen no precisamente en buenas relaciones con esa clase obrera que habita esa zona hasta finales del siglo XX.

1932-1941

Expediente sobre cesión del Palacio Miramar.

AMSS D10,32, 3259,5

Ver documento

1932 - 1940

Inventario de los enseres del Palacio Miramar incautados por el Gobierno Provisional de la I Repùblica y reapropiación del palacio en 1937.

AMSS D10,32, 3259,5

Ver documento