Atrás

1.200 participantes en las sesiones de la Sala Virtual

1.200 participantes en las sesiones de la Sala Virtual

Entre abril y junio se han celebrado 52 sesiones. De lunes a jueves se han realizado sesiones prácticas basadas en el lenguaje artístico de coreógrafos y creadores, y los viernes se han dado a conocer diversos procesos creativos. A partir de junio se ha adaptado el programa dentro de las fases de reducción del estado de alarma. Debido al éxito obtenido entre los usuarios, la sala virtual continuará con su actividad.

Foto de 1.200 participantes en las sesiones de la Sala Virtual

A mediados de marzo se tuvieron que cerrar las salas de Gipuzkoako Dantzagunea, debido a la situación de alarma producida por el Covid-19. El equipo de gestión se puso en marcha para dar una respuesta rápida a la situación, poniendo en marcha una iniciativa denominada sala virtual, en la que se abrió una ventana de conexión masiva de personas a través de una plataforma de red.

Respuesta rápida a la nueva coyuntura

Para organizar las sesiones, a finales de marzo se hizo una convocatoria dirigida a coreógrafos guipuzcoanos y a creadores vinculados Gipuzkoako Dantzagunea. La respuesta del sector, con varias propuestas, fue inmediata.

Se han realizado dos tipos de sesiones durante el confinamiento. Por un lado, las sesiones de mantenimiento coreográfico, sesiones prácticas basadas en el lenguaje de movimiento propio de los coreógrafos, de lunes a jueves, a las 10:00 horas. Los viernes en la actividad Ventana abierta, varios autores nos contaron los procesos de algunas de sus creaciones.

Punto de encuentro de la comunidad de danza

La Sala Virtual se puso en marcha el 6 de abril, con la tolosarra Amaia Elizaran. La primera sesión contó con una participación de más de 40 personas, media que se mantuvo durante las próximas semanas. El mayor número de sesiones han sido impartidas por gipuzkoarras. También han participado creadores y creadoras de Bizkaia, Navarra, Lapurdi o Araba, y ya que la tecnología así lo permitía, algunas sesiones se han realizado desde ciudades como Berlín (Jone San Martín e Iker Arrue) o Murcia (Melissa Rivadeneira).

La sala virtual ha sido un punto de encuentro de bailarines y bailarinas, profesionales y amateurs, además de que ha posibilitado conocer de cerca el trabajo coreográfico de profesionales. Al inicio y al final de las sesiones han surgido numerosos coloquios improvisados. Este carácter de encuentro ha sido muy destacado y aplaudido po el conjunto de usuarios.

Principales datos de la sala virtual

Abril

  • Sesiones de mantenimiento coreográfico: 16
  • Ventanas de creación: 3
  • Participantes: 600

Mayo

  • Sesiones de mantenimiento coreográfico: 16
  • Ventanas de creación: 4
  • Participantes: 500

Junio

  • Sesiones de mantenimiento coreográfico: 9
  • Ventanas de creación: 4
  • Participantes: 100

La actividad de la sala virtual continúa

Con la entrada en vigor de las fases de desescalada del confinamiento, en junio el programa se volvió a adaptar a la nueva situación. Durante la primera quincena se mantuvo el programa de sesiones de los dos meses anteriores, y, paralelamente, se organizaron otras actividades. Por ejemplo, el jurado de Sortutakoak 16 se reunió en la sala, y se han realizado otros talleres.

La sala virtual ha tenido una gran acogida en el sector de profesionales y en la comunidad de aficionados. Se está trabajando en la elaboración de un programa, estudiando los usos y las posibilidades que ofrece.