Atrás

Medio Ambiente destina 400.000 euros para combatir la pobreza energética y fomentar las energías renovables en Gipuzkoa

21·05·2020


Medio Ambiente destina 400.000 euros para combatir la pobreza energética y fomentar las energías renovables en Gipuzkoa

 

Ocho agencias de desarrollo, que integran a 81 de los 89 municipios guipuzcoanos, desarrollarán planes y actuaciones para impulsar una transición energética sostenble.

José Ignacio Asensio: “Ahora más que nunca en la actual coyuntura económica tras el COVID19, es necesario avanzar hacia una transición energética justa, dotando de un enfoque social a la energía y contando con la participación de las entidades más cercanas a la ciudadanía. Hay que combatir la pobreza energética y dirigirnos hacia una Gipuzkoa energéticamente sostenible”.

El Departamento de Medio Ambiente destinará 400.000 € para impulsar los planes comarcales de energía, con el fin de combatir la pobreza energética y fomentar un modelo energético sostenible en las comarcas de Gipuzkoa. El proyecto se materializa a través del convenio firmado esta mañana por el diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, y las comarcas de Debabarrena, Oarsoaldea, Tolosaldea, Urola Erdia, Goierri, Urola Garaia, Debagoiena y Beterri Buruntza. A través de estas 8 comarcas guipuzcoanas que desarrollarán planes comarcales de energía, la iniciativa de la Diputación alcanza a 81 de los 89 municipios guipuzcoanos.

La finalidad del acuerdo es la extensión de la estrategia de sostenibilidad energética de Gipuzkoa mediante el impulso de los planes de energía comarcal. Para ello, cada comarca recibirá por parte de la Diputación Foral de Gipuzkoa una aportación económica de 50.000 euros. El objetivo del Departamento de Medio Ambiente es que la totalidad de las comarcas de Gipuzkoa cuenten con su propio plan de energía y avanzar así hacia la sostenibilidad energética del Territorio, en línea con los objetivos establecidos en la estrategia guipuzcoana de cambio climático GK 2050. Hasta la fecha, son 8 las comarcas guipuzcoanas que cuentan con su propio plan, el reto ahora es incorporar a las comarcas de Txingudi y Urola Kosta y a la ciudad de San Sebastián y dar cobertura al 100% del territorio.

Las acciones llevadas a cabo por parte de las agencias de desarrollo se centran fundamentalmente en tres ámbitos de actuación: el primero, en  la sensibilización, formación y comunicación para la ciudadanía en general y otros colectivos en particular (hogares, empresas y comercios).  En este ámbito de actuación, es de destacar el proyecto 50/50, iniciativa que se está desarrollando en Tolosaldea, Oarsoaldea, Urola Garaia y Urola Erdia y que promueve la toma de conciencia del consumo energético desde los colegios para involucrar a toda la comunidad educativa en la puesta en marcha de las medidas de ahorro y eficiencia energética.

El segundo ámbito de actuación es el del fomento de la lucha contra la pobreza energética. A este respecto, Beterri-Buruntza y Tolosa van a desarrollar Diagnósticos y Planes contra la pobreza energética en la comarca y Urola Garaia va a realizar programas de formación para los técnicos y representantes de los ayuntamientos  así como la organización de visitas técnicas para los mismos.

Por último, el tercer ámbito de actuación es el fomento de la eficiencia energética y el impulso de las  energías renovables en el sector público (dependencias municipales y alumbrado público), sector primario (explotaciones agrarias), terciario (comercios y establecimientos turísticos) y pequeñas industrias. En este ámbito, son de destacar los proyectos de Debagoiena y  Debabarrena, con sus estudios de mejora de la eficiencia energética, y estudios de viabilidad técnica y económica para la implantación de energías renovables en  edificios públicos, microempresas y establecimientos comerciales. También  la iniciativa de Goierri de realizar un análisis del potencial de instalación de energía fotovoltaica en suelos y edificios municipales. Urola Erdia presenta una propuesta de análisis de la potencialidad para producir energía y calor mediante energías renovables en polígonos industriales de la zona.  La comarca de Urola Garaia plantea la  redacción de una estrategia para el cumplimiento por los ayuntamientos de la comarca y  la organización de una feria sobre movilidad eléctrica; y Goierri realizará un análisis y fomentará el impulso hacia la movilidad sostenible.

La finalidad de estos convenios es impulsar una estrategia común de sostenibilidad energética que facilite la reducción y prevención de la pobreza energética de la sociedad guipuzcoana, una menor dependencia energética y niveles progresivamente más bajos de emisiones de CO2. El Diputado de Medio Ambiente ha explicado que el Departamento de Medio Ambiente es consciente de que para modificar los elementos que componen el actual sistema energético e impulsar la transición a un modelo energético hipocarbónico, “se requiere bajar a un plano de acción local o comarcal, trabajando cerca de los puntos de consumo, de la localización de las fuentes renovables para autoconsumo y a través de entidades y organizaciones que se encuentren próximas a las personas”. En este sentido, Asensio ha recordado que “la materialización de estos planes sirve para apoyar la planificación y gestión energética en el ámbito comarcal e impulsar el cambio de modelo energético en las comarcas, tal como se recoge en la Estrategia guipuzcoana de lucha contra el Cambio Climático”.

El convenio ha sido firmado esta mañana por Iker Urruzola, presidente de la Agencia de desarrollo comarcal Tolosaldea Garatzen y alcalde de Zizurkil;  Javier Zubizarreta, presidente de la sociedad comarcal de desarrollo de Urola Erdia Iraurgi Berritzen y alcalde de Azkoitia; Fernando Nebreda,  director gerente de la agencia comarcal de desarrollo Oarsoaldea; Juan Ángel Balbás, director gerente de Debegesa Sociedad para el Desarrollo económico de Debabarrena; Iker Galparsoro, director de Goieki, agencia de desarrollo comarcal del Goierri; Maite Antón, presidenta de la Mancomunidad de Debagoiena; y Mª José Izaguirre, presidenta de la Mancomunidad de Beterri-Buruntza.

San Sebastián,  18 de mayo de 2020