Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

“En la anterior crisis conseguimos frenar el aumento de las desigualdades; ahora, tras la pandemia, debemos lograr lo mismo”

Foto “En la anterior crisis conseguimos frenar el aumento de las desigualdades; ahora, tras la pandemia, debemos lograr lo mismo”

“En la anterior crisis conseguimos frenar el aumento de las desigualdades; ahora, tras la pandemia, debemos lograr lo mismo”

Markel Olano aboga por redoblar la “respuesta social y solidaria” de las instituciones para afrontar la “honda huella” y las secuelas socio-económicas de la COVID-19.

“En la anterior crisis conseguimos frenar el aumento de las desigualdades; ahora, tras la pandemia, debemos lograr lo mismo”

El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, ha abogado esta mañana por mantener la "apuesta social y solidaria" de las instituciones y los agentes del territorio a la hora de afrontar la "profunda huella" y las consecuencias socio-económicas que la pandemia ha dejado entre los guipuzcoanos y las guipuzcoanas, para que la recuperación llegue "a todos los colectivos y a todas las personas". En su discurso de apertura del curso Gipuzkoa tras la COVID-19: balance celebrado esta mañana en Tabakalera, ha señalado que es el "momento" de seguir intensificando el apoyo a las personas y los sectores económicos "más golpeados por la pandemia", al tiempo que ha mostrado su determinación por promover proyectos que “traccionen a nuestro país y a nuestro territorio hacia el porvenir".

          “Ante los efectos de la pandemia, sin duda alguna, éste debe ser el objetivo principal: apoyar a quienes más sufren sus consecuencias económicas y sociales negativas. En la anterior crisis, conseguimos que las desigualdades sociales no aumentaran. Ahora, al igual que entonces, tenemos que seguir poniendo coto a las desigualdades. Han cambiado las coordenadas actuales, pero el rumbo sigue siendo el mismo”, ha manifestado. El diputado general ha asegurado que la realidad dejada por la COVID-19 traerá consigo "una ola de necesidades sociales" y, frente a ellas, se ha mostrado partidario de generar "herramientas innovadoras" y reforzar el "carácter comunitario" del territorio. "Es el momento de intensificar el carácter social de las políticas públicas en Gipuzkoa", ha añadido.

          Según ha destacado Olano, el territorio ha respondido "de forma eficaz" a los "desafíos repentinos" que ha traído consigo la COVID-19, gracias al "esfuerzo compartido" de instituciones, agentes sociales y ciudadanía. "Gipuzkoa cuenta con un capital social impresionante. Si miramos hacia el futuro, nos será imprescindible mantener esa riqueza social en los próximos tiempos. Por un lado, para seguir siendo una sociedad cohesionada. Por otro, para responder a los desafíos socio-económicos que dejará tras de sí la pandemia", ha explicado.

          En este empeño, el diputado general se ha referido a la importancia de la Estrategia para el Impulso del Empleo Inclusivo y de Calidad en Gipuzkoa, Elkar Ekin Lanean, al tratarse, precisamente de una herramienta para "ayudar a los colectivos más afectados por la pandemia". "Un puesto de trabajo digno es la principal herramienta para desarrollar un proyecto de vida", ha comentado, por lo que ha destacado la importancia de "activar todo el territorio" en la labor de fomento del empleo inclusivo. "El modelo de Gipuzkoa se basa en una economía competitiva y una sociedad cohesionada. Tenemos la determinación de construir un territorio que ofrezca protección social, empleo de calidad y futuro a todas las personas y vamos a seguir centrándonos en ello ", ha avanzado.

 

Referencias a la actualidad

El diputado general también ha abordado otros temas de actualidad en su discurso. Por un lado, ha señalado que la sociedad guipuzcoana condena "rotundamente" los incidentes callejeros ocurridos en Gipuzkoa en las últimas semanas y ha mostrado su "total solidaridad y apoyo" a la Ertzaintza y a las policías locales. "En nuestro territorio sobran esas actitudes irresponsables, destructivas e insolidarias. No hay protesta, ni ideología, ni ninguna otra reflexión que justifique tales actos. La violencia nunca es el camino", ha reflexionado.

Por otro lado, Olano ha dirigido su mirada a la cuestión de las migraciones y ha mostrado su "dolor e indignación" por el fallecimiento del joven en agosto en aguas del río Bidasoa. "Los vascos ya sabemos lo que supone emigrar, huyendo de la pobreza, la persecución o la guerra", ha recordado, y ha pedido a Europa y a los estados que forman la Unión Europea "medidas estructurales" para que nadie tenga que poner en peligro su vida, "ni en el Bidasoa, ni en el Mediterráneo, ni en ningún otro sitio". Asimismo, ha expresado la "disposición" de la institución foral a contribuir solidariamente ante la crisis humanitaria que pueda generar la situación en Afganistán, "siempre en colaboración con el resto de instituciones vascas". "Sobre la base de los derechos humanos y la dignidad, para ofrecer nuestra ayuda a las familias que necesiten apoyo", ha ahondado.

 

Sentimientos de "inseguridd y ansiedad"

Tras la apertura inicial, el curso de hoy ha servido para debatir sobre las transformaciones y las oportunidades que se han abierto de cara al futuro, así como para reflexionar sobre el impacto de la pandemia en diferentes ámbitos de la sociedad y la economía guipuzcoanas. Además del diputado general de Gipuzkoa, ha participado en la apertura de la jornada la rectora de la Universidad del País Vasco, Eva Ferreira. Entre los profesores, además de la participación de los diputados forales José Ignacio Asensio, Maite Peña, Jabier Larrañaga y Eider Mendoza, han compartido su visión y conocimiento el prestigioso político y pensador francés de origen argelino Sami Naïr y la economista Sara Baliña, subdirectora de la Oficina de Prospectiva y Estrategia de España.

Los representantes forales han dado a conocer en la jornada un estudio sociológico que atiende a las principales consecuencias sociales y económicas que ha dejado la COVID-19 en el seno de la sociedad guipuzcoana. Más concretamente, el estudio aúna sendas encuestas sociológicas realizadas en abril y julio de 2021, en las que han participado un total de 2.000 personas residentes en el territorio. Según los datos recogidos por el estudio, el 13,5% de la población del territorio ha contraído la COVID-19, mientras que el 17,4% de las familias han sufrido el ataque del virus en sus hogares. Por su parte, desgraciadamente, el 5,1% de los encuestados afirma haber sufrido la muerte de algún familiar como consecuencia de la pandemia.

Asimismo, desde el punto de vista social, más de la mitad de la población ha experimentado al menos “en alguna medida” sentimientos de “inseguridad o ansiedad”, mientras que, según reconoce un 25%, ha vivido momentos de "bastante o mucha” ansiedad y sensación de inseguridad. Una de cada cinco personas encuestadas (21,8%) afirma sentirse "muy sola o bastante sola" en la actual situación de emergencia. Este tipo de sentimientos los han sufrido, de manera especial, las mujeres, las personas menores de 40 años y quienes sufren problemas económicos.

En términos económicos, el estudio realizado por la Diputación recoge el notable impacto de los efectos socio-económicos de la pandemia. Desde que llegó al territorio la COVID-19, en más del 30% de las familias guipuzcoanas al menos un miembro ha vivido una pérdida de ingresos o reducción de la jornada laboral. En una de cada diez casas, además, algún miembro ha perdido su trabajo en estos últimos meses. El impacto económico ha sido más acusado entre las mujeres, en la población menor de 40 años, entre los trabajadores y trabajadoras sin contrato fijo, entre el personal del sector privado, así como entre quienes ya antes de esta crisis tenían dificultades para llegar a fin de mes.

Por otra parte, según el estudio sociológico, las medidas restrictivas que se han adoptado en la lucha contra la COVID-19 –límites a la movilidad y a las reuniones– son apoyadas ampliamente por los guipuzcoanos y las guipuzcoanas. El pasado mes de julio, más de la mitad de las personas encuestadas, el 54,2%, consideraba que estas medidas eran "muy necesarias"; el 33,1% las consideró "suficientemente necesarias". En cuanto al grado de cumplimiento de las limitaciones, el 69,1% de la ciudadanía cree que la sociedad ha respetado “mucho” las medidas impuestas por las instituciones; el 26,6% considera que el seguimiento ha sido "bastante amplio" y el 5,5% opina que el seguimiento ha sido “reducido".

En la misma medida, los guipuzcoanos hacen una valoración positiva de la gestión de las instituciones vascas, tal y como recoge el estudio. El Gobierno Vasco (5,9), la Diputación Foral de Gipuzkoa (5,7) y los Ayuntamientos (5,9) superan la asignatura de la pandemia, según la ciudadanía, tanto en abril como en julio. El Gobierno español también recibe un aprobado (5,4) en julio, aunque en la anterior medición no llegaba a superar el examen de la población (4,8). Sin embargo, en general, la pandemia hace que el 24,3% de los encuestados confíe menos en las instituciones. La confianza en las instituciones se mantiene, por el contrario, para el 65,3% de la ciudadanía.

Mirando al futuro, menos del 15% de los encuestados cree que habrá "muchos o bastantes" cambios en sus hogares, un porcentaje que ha variado muy poco entre junio y abril. Tampoco varía el porcentaje de quienes creen que va a haber grandes cambios en el ámbito laboral, pero ahí el porcentaje del sí alcanza casi el 30%. En este periodo de abril a junio, la percepción de que habrá cambios en las relaciones sociales y en el ocio cambia. El porcentaje de población que espera que este ámbito cambie "mucho o bastante" ha bajado del 37,1% al 26% en el caso de las relaciones personales y del 30,9% al 24,7% en el caso del ocio.

Por su parte, el %54,2 de las personas que ha participado en la consulta se ha mostrado a favor de reforzar el sector público de cara al futuro, mientras que el 42,1% que apuesta por combinar el ámbito público y el privado.

Por último, atendiendo a la influencia de la COVID-19 en los hábitos de la ciudadanía guipuzcoana, el 40% de la población consume más audiovisuales y se conecta a las videoconferencias con mayor asiduidad. Al mismo tiempo, el número de personas que practican deporte ha descendido –un 30% ha practicado menos deporte debido a la pandemia– y ha habido pocos cambios en los ámbitos de la alimentación saludable –sólo un 13,1% ha cambiado sus hábitos alimenticios a mejor– y en los hábitos de lectura –solamente un 20% ha leído más durante la pandemia–.

 

Conferencia inaugural de Sami Naïr

Tras la apertura, Sami Naïr ha ofrecido una conferencia inaugural. Político y pensador francés de origen argelino (1946), ha destacado como uno de los especialistas europeos más reconocidos en temas de inmigración, así como asesor del gobierno francés en políticas relacionadas con estos movimientos poblacionales. Doctor en Filosofía y Letras y Humanidades por la Universidad de Sorbona, en la actualidad es catedrático de Ciencias Políticas y director del centro Mediterráneo Andalusí de la Universidad Pablo Olavide de Sevilla.

El pensador francés ha definido la pandemia como “un momento histórico” para la civilización humana, porque, por primera vez, “todos los pueblos afrontan un problema totalmente común”. “Nos da la imagen de una humanidad unida en la enfermedad”, ha apuntado. Sin embargo, según ha indicado, los “problemas” a los que se enfrentan las sociedades actuales “no proceden únicamente de la pandemia”, sino que cuentan “con raíces más profundas” y tienen mucho que ver “con la propia evolución de las democracias” en Europa y en todo el mundo, que están “en tela de juicio” no por la existencia de sistemas alternativos, sino de “su propia evolución”.

En su opinión, ante esta realidad, en el futuro será “fundamental aumentar la inversión pública”, así como “una gran política de relanzamiento para impulsar el empleo” a nivel europeo. “Los gobiernos locales han de vincularse estrechamente a la ciudadanía y demostrar que la democracia es una herramienta para el progreso para todas las personas, con una clara apuesta por la economía verde y el empleo”, ha completado.

A continuación, el diputado de Medio Ambiente y Obras Hidráulicas, José Ingnacio Asensio, ha abordado el tema Gipuzkoa tras la COVID-19: la Transición Ecológica. Por su parte, el diputado de Promoción Económica, Turismo y Medio Rural, Jabier Larrañaga, ha informado sobre el desafío de la competitividad sostenible en la que está trabajando Gipuzkoa para fortalecer la economía postpandemia. La diputada de Política Social, Maite Peña, ha hablado sobre los servicios sociales del futuro, mientras que Eider Mendoza ha presentado un estudio sobre las "repercusiones" y las "perspectivas" tras la COVID-19.

Para finalizar, Sara Baliña ha ofrecido una charla sobre Futuros posibles: agendas compartidas y prioridades. Licenciada en Economía por la Universidad de a Coruña y Máster en Banca y Finanzas EFAN (Grupo Afi), actualmente es subdirectora de la Oficina española de Prospectiva y Estrategia. Anteriormente ha trabajado como economista general en BBVA Research (2014) y ha sido socia y responsable del área de Análisis Económico y de Mercado de Afi (2007).