Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

Reconocimiento a las empres colaboradoras en el impulso de la donación de alimentos

Foto Reconocimiento a las empres colaboradoras en el impulso de la donación de alimentos

Reconocimiento a las empres colaboradoras en el impulso de la donación de alimentos

Gracias a esta iniciativa promovida por Diputación Foral de Gipuzkoa y Banco de Aimentos se recuperarán y repartirán más de 1000 toneladas de alimentos

Reconocimiento a las empres colaboradoras en el impulso de la donación de alimentos
  • Han sido premiadas por su especial colaboración las empresas Ausolan e Interal.
  • Más de mil toneladas de alimentos se recuperarán y repartirán gracias a esta iniciativa a familias necesitadas y comedores sociales durante 2019
  • José Ignacio Asensio: «El despilfarro de alimentos debe entenderse como un problema global, éticamente inaceptable, socialmente injusto y económica y medioambientalmente insostenible».

Dentro de la Semana Europea de Prevención de Residuos organizada por el Departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa, el diputado de Medio Ambiente José Ignacio Asensio y el presidente del Banco de Alimentos José Manuel Pineda, han realizado la entrega de diplomas a las empresas colaboradoras en el impulso de la donación de alimentos “último minuto”. Han sido premiadas por su especial colaboración las empresas Ausolan e Interal.

Desde el año 2006 la Diputación Foral de Gipuzkoa colabora con el Banco de Alimentos de Gipuzkoa en el desarrollo del programa ‘último minuto’. Mediante este programa, el Banco de Alimentos de Gipuzkoa capta aquellos excedentes de las entidades comerciales colaboradoras que, aunque ya no son comercializables, son perfectamente consumibles. Se trata de alimentos frescos que el Banco de Alimentos de Gipuzkoa canaliza hacia las entidades que trabajan con los colectivos más desfavorecidos.

Con esta acción, se consiguen evidentes ventajas económicas, ambientales y sociales. Por un lado, la recogida de estos excedentes en las entidades donantes evita su gestión como residuos, ahorrando costes; por otro, se evita el vertido de tales productos y, por último, se cumple con un fin social de importante alcance.

Por ello y con objeto de reconocer el trabajo que viene haciendo el banco de Alimentos y todos los comercios y grandes superficies adheridos, se otorgan estos diplomas como reconocimiento y agradeciemiento.

Durante el año 2019, se prevé la recogida en torno a 1.111 toneladas de alimento, unos 50.000 kilogramos más de alimentos que el año pasado. Con un porcentaje de 6.9% de alimentos desechados, se calcula que en 2019 1.035.090 kilogramos de alimentos serán entregados a familias necesitadas y comedores sociales.  A este respecto Asensio ha subrayado que gracias al trabajo de las personas que constituyen en Banco de Alimentos de Gipuzkoa, se consiguen paliar de algún modo las necesidades de muchas familias guipuzcoanas.

Por otra parte, y gracias a la colaboración de Ausolan, el año pasado también se puso en marcha una nueva recogida de excedentes de alimentos cocinados. A través de la donación de estos excedentes de la cocina, se recuperan un promedio de 700 kilos cada mes, unas 2.300 raciones de comidas. Como en Julio y Agosto apenas hay movimiento, al final del año serán cerca de 24.000 raciones las que se recuperarán en 2019 .

El diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, ha recordado que al desperdiciar la comida «no solo se pierde el alimento no consumido, sino que también se malgastan todos aquellos recursos que se han utilizado para producirlos»; por ejemplo, el uso de la tierra, los nutrientes, el agua y la energía empleada para su producción, transformación y transporte, así como, las correspondientes emisiones de gases de efecto invernadero. «En consecuencia, el despilfarro de alimentos debe entenderse como un problema global, éticamente inaceptable, socialmente injusto y económica y medioambientalmente insostenible», ha señalado Asensio.

En Gipuzkoa se estima en 123.000 toneladas los alimentos despilfarrados (23% correspondientes al desperdicio y 77% a pérdidas) al año en la cadena agroalimentaria del territorio. Si bien, dadas sus características, las fases de producción, transformación y distribución  pierden protagonismo frente a los hogares y sector HORECA. El despilfarro de las primeras fases (producción, transformación y distribución  ) alcanza el 30% del total, siendo de esas cantidades alrededor de 6.000 toneladas los alimentos los potencialmente aprovechables.

 

Empresas premiadas

Alcampo, Angulas Aguinaga, Mercadona, Patateros Solidarios, Brioche Pasquier Recondo, Carrefour, Eroski, Frutas Adarra, Frutas Landetxa, Uvesco.