Ruta de navegación

Publicador de contenidos

“Lo único que falta para reabrir Corrugados es la voluntad política del Ayuntamiento de Azpeitia”

“Lo único que falta para reabrir Corrugados es la voluntad política del Ayuntamiento de Azpeitia”

El diputado de Promoción Económica Jabier Larrañaga ha recalcado que la reapertura de la planta es “factible”.

Foto “Lo único que falta para...

El diputado de Promoción Económica, Turismo y Medio Rural Jabier Larrañaga ha reiterado que la reapertura de Corrugados en Azpeitia es “factible”, y ha destacado que “lo único que falta” para llevarla a cabo es “la voluntad política del Ayuntamiento”. “Desde que la empresa anunciara su intención de retomar la actividad, como Diputación hemos mostrado una disposición total para facilitar, en todo lo que esté en nuestra mano, que el proyecto salga adelante. También el Gobierno Vasco ha afirmado en repetidas ocasiones que el proyecto es viable desde el punto de vista normativo, llevando a cabo las inversiones necesarias para cumplir con los requisitos medioambientales. Por tanto, depende del Ayuntamiento aprovechar esta oportunidad única para crear puestos de trabajo y riqueza en Azpeitia y Urola Kosta”, ha destacado.

          Larrañaga ha realizado estas declaraciones en respuesta a las preguntas realizadas sobre Corrugados por el grupo juntero de Elkarrekin Gipuzkoa, en la comisión de Economía de las Juntas Generales. El diputado ha rechazado las palabras de la alcaldesa Nagore Alkorta en el Pleno del pasado miércoles, en las que dio a entender que la Diputación y el Gobierno Vasco le han transmitido que la reapertura “no es viable”. “Eso es absolutamente falso. Si su postura es la de rechazar la reapertura de Corrugados, debe asumir su responsabilidad ante la ciudadanía, sin excusas ni manipulaciones”.

           El Diputado ha recalcado que existe un informe jurídico respaldando que la actual planificación urbanística posibilita la reapertura de la compañía, y que, “en cualquier caso, el Ayuntamiento puede optar por modificar el PGOU, para lo cual ya cuenta con mayoría, y también con el apoyo de la oposición, aunque esa vía alargaría mucho los plazos y podría poner en riesgo la operación. Por tanto, depende única y exclusivamente de su decisión facilitar la puesta en marcha de la empresa. Si quiere, puede”. Ha añadido que han transmitido al Ayuntamiento y a la alcaldesa, en las dos reuniones mantenidas hasta ahora, “nuestro compromiso para facilitar el proceso, a nivel institucional y técnico, aunque lamentablemente hasta ahora nos han demostrado ninguna voluntad para trabajar conjuntamente”.

Según Larrañaga, “el tiempo corre rápido, pero aún no es tarde para encarrilar la situación si el Ayuntamiento cambia de postura”. En ese sentido, ha propuesto crear un grupo de trabajo con “técnicos y representantes legales de Diputación, Gobierno Vasco y Ayuntamiento, para poner en común las distintas opciones existentes. Estamos dispuestos a agotar todas las opciones, y a reunirnos cuantas veces sean necesarias. Debemos aprovechar todas las oportunidades que se nos presentan para recuperar actividad industrial y empleo, tanto en Azpeitia, como en la comarca de Urola Kosta y en Gipuzkoa”.

          Ha finalizado recordando que la reapertura de Corrugados supondría la creación de centenares de puestos de trabajo directos e indirectos, y que tendría un efecto dinamizador en distintas empresas del entorno, que se beneficiarían de las inversiones que el grupo plantea realizar, de aproximadamente 50 millones, así como de su actividad. “Repercutiría muy positivamente en nuestra economía. En un momento en el que en Gipuzkoa nos estamos esforzando para mantener el empleo y fortalecer nuestro tejido empresarial e industrial, no se entendería que el Ayuntamiento desperdiciara una oportunidad así para acelerar la recuperación”.

  

1321