Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

“Gipuzkoa tiene los ingredientes necesarios para combatir la exclusión social”

Foto “Gipuzkoa tiene los ingredientes necesarios para combatir la exclusión social”

“Gipuzkoa tiene los ingredientes necesarios para combatir la exclusión social”

La Diputación Foral de Gipuzkoa y entidades del tercer sector han compartido y reflexionado sobre las buenas prácticas de intervención en inclusión social puestas en marcha en el último año en Gipuzkoa.

“Gipuzkoa tiene los ingredientes necesarios para combatir la exclusión social”

La Diputación Foral de Gipuzkoa ha organizado la segunda edición de la jornada Buenas Prácticas, orientada este año a la de intervención en inclusión social y atención a mujeres víctimas de violencia machista, que tiene como objetivo compartir y reflexionar acerca del presente y futuro de las experiencias para combatir la exclusión social en el territorio. Esta acción se enmarca dentro del Plan de Inclusión Social de la Diputación Foral de Gipuzkoa y, en concreto, en la línea orientada a la promoción e impulso a proyectos de cohesión y activación inclusiva. La diputada foral de Políticas Sociales, Maite Peña, ha subrayado que “Gipuzkoa tiene los ingredientes necesarios para combatir la exclusión social, con unas instituciones que apuestan por combatir las desigualdades sociales y un tercer sector muy fuerte con la que compartimos una mirada inclusiva”. La jornada que ha tenido lugar en Koldo Mitxelena, da continuidad al trabajo iniciado el año pasado sobre Buenas Prácticas en la Gestión en la Intervención Social, y ha reunido a más de 120 profesionales dedicados a la intervención en inclusión social, además de los y las profesionales y responsables forales del área.

            Maite Peña ha subrayado que “esta jornada quiere servir de base para compartir experiencias y conocimientos, y para generar sinergias que pueden ayudarnos a realizar intervenciones más adaptadas a las necesidades de las personas”. Tras agradecer su labor a todas las entidades que han participado en el encuentro, la diputada ha recalcado que “la inclusión social está muy presente en la agenda política de Gipuzkoa” y ha añadido que “debemos seguir trabajando para tejer una sociedad inclusiva desde la aceptación de la diferencia como muestra de enriquecimiento para una sociedad, que debe impulsar la promoción de políticas que favorezcan la cohesión social”.

            La diputada ha remarcado que “es necesario diseñar conjuntamente una estrategia global para lograr una Gipuzkoa cada vez menos desigual y cohesionada”, ha señalado la relevancia de buscar respuestas “innovadoras” que posibiliten crear “nuevas sinergias” entre diferentes agentes sociales e instituciones. “Para hacer frente a los retos sociales que tenemos sobre la mesa, es necesario contar con una sociedad fuerte. Nos vemos en la obligación de preparar nuestro sistema de protección social para responder a las necesidades actuales y a las nuevas situaciones que llegarán en el futuro”.

Por eso, añade Maite Peña, “debemos garantizar la eficacia y la sostenibilidad de las políticas sociales, adaptando el sistema social de protección para dar respuesta a las nuevas necesidades sociales y a los retos derivados del envejecimiento de la sociedad y del mundo globalizado, con respeto, justicia y responsabilidad, garantizando su viabilidad y bienestar futuros. Y lo lograremos reforzando la colaboración y buscando continuamente esas nuevas sinergias”. Ha recordado, además, que en la presente legislatura las políticas sociales jugarán un papel “relevante”: “Los cambios sociales y la apertura al mundo han creado grandes retos sociales y nuevas necesidades. Y nos vemos en la obligación de preparar nuestro sistema de protección social para responder a las necesidades actuales y a las nuevas situaciones que llegarán en el futuro”.

Buenas prácticas

Maite Peña ha recordado que “entendemos por buena práctica una experiencia o intervención que se ha llevado a la práctica durante un tiempo suficiente para ser valorada y que haya producido buenos resultados”. Una buena práctica busca, además, ser replicada en otras organizaciones con un éxito equivalente. Por ello, se ha considerado que debe ser conocida y compartida a fin de que el conjunto de la red pueda “beneficiarle de la experiencia acumulada y de las lecciones aprendidas”. La diputada ha recordado que, además de las siete buenas prácticas presentadas en la jornada, se recogerán en un informe las 24 buenas prácticas recogidas por la Diputación Foral de Gipuzkoa, extraídas de la red de gestión que se comparte con 30 entidades sociales.

Para dar comienzo a la jornada, el consultor y formador Enrique Sacanell ha reflexionado acerca de la gestión de las buenas prácticas para la mejora de los servicios y la innovación, y Joseba Zalakain, director de SIIS, ha expuesto diversas buenas prácticas en atención a la exclusión en Europa. A continuación, y dando comienzo a la puesta en común de casos prácticos, RAIS Euskadi ha explicado en qué consiste el programa Habitat, en la cual se aplica la metodología de Housing First en Gipuzkoa, ofreciendo una solución innovadora a las situaciones de sinhogarismo más severo. Después, Cruz Roja Gipuzkoa ha explicado el programa de adaptación de las viviendas con apoyos para la inclusión social, en las que se modifican hacia una mayor intensidad y con lo que se da una mayor presencia técnica en los centros y una atención individual continuada, adaptándose para poder atender a personas en situaciones de exclusión y con mayores necesidades de apoyo.

La tercera buena práctica presentada en la jornada, responde a la puesta en marcha por Emaús Fundación Social y contempla un modelo de evaluación de los servicios para la inclusión social en términos de calidad de vida, que permita identificar necesidades de apoyo, definir actuaciones, poner en marcha recursos y evaluar los procesos de intervención social, a través de herramientas de registro y diagnóstico específicas. Así, se permitiría la obtención de resultados en términos de calidad de vida desde el punto de la vista de la persona profesional y desde la perspectiva de la persona atendida.

Por su parte, EDE Fundazioa ha presentado el proceso de evaluación de los servicios de atención a mujeres víctimas de violencia machista de la Diputación Foral de Gipuzkoa, apelando a que esta práctica pone de manifiesto la necesidad de realizar evaluaciones en el marco de las políticas públicas. En ese sentido, la evaluación ha sido entendida como un proceso participativo de reflexión que debe ser sistemático y analítico, y se han evaluado el diseño, el desarrollo y el impacto de las actuaciones implementadas en la atención a mujeres víctimas de violencia machista, para la mejora en la atención. A continuación, los ayuntamientos de Beterri-Buruntza han expuesto el trabajo realizado de manera compartida con agentes sociales y privados, para promover la innovación social en la gestión pública, proyectos de desarrollo comunitario y el desarrollo endógeno del empleo.

Por otro lado, Gureak ha explicado en qué consiste el nuevo proceso de colaboración regulada con la Red de Salud Mental de Gipuzkoa, y han explicado que la elaboración del protocolo de colaboración surge de la necesidad de sistematizar la coordinación entre ambas organizaciones involucradas en la atención de personas con necesidades de apoyo para la integración socio laboral. Con un objetivo claro: mejorar la coordinación y colaboración entre ambas entidades para mejorar la atención y servicio que prestan a las personas, y consecuentemente, la calidad de vida de las mismas.

Por último, la Facultad de Psicología de UPV/EHU ha presentado el informe realizado en colaboración con la Diputación Foral de Gipuzkoa donde se estudia el perfil clínico y psicológico de las personas en exclusión social. Desde la Diputación se viene analizando la situación de las personas atendidas en relación a su salud mental con el objetivo de ofrecer los apoyos más adecuados para mejorar su calidad de vida. Por eso, el análisis de la salud mental y su promoción es un factor determinante para la calidad de vida de las personas atendidas. Tal y como han explicado, un buen abordaje psicosocial y socioeducativo requiere tener este factor presente y controlado, y además debe promover la salud mental desde el apoyo conductual positivo.