Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

23,4 millones de euros para renovar convenios de protección de menores e inclusión social

Foto 23,4 millones de euros para renovar convenios de protección de menores e inclusión social

23,4 millones de euros para renovar convenios de protección de menores e inclusión social

La reducción de la desigualdad social es el principal objetivo estratégico de la institución foral.

23,4 millones de euros para renovar convenios de protección de menores e inclusión social

El Consejo de Gobierno de la Diputación Foral de Gipuzkoa ha aprobado hoy renovar convenios destinados a financiar determinados servicios que se ofrecen a menores en situación de desamparo, así como para impulsar programas de inclusión social. En total, la institución foral destinará 23,4 millones de euros para dar continuidad a varios acuerdos que se encuadran los citados dos ámbitos. La portavoz foral, Eider Mendoza, ha subrayado la dimensión y el valor cualitativo de las decisiones aprobadas por el Consejo, destacando que las dos decisiones se orientan hacia la materialización del principal objetivo estratégico de la Diputación: “Es decir, combatir la desigualdad y situar a Gipuzkoa entre los territorios con menores desigualdad social del continente. Para sostener nuestro nivel de bienestar actual son indispensables las políticas sociales, por lo que seguiremos trabajando en la misma dirección”.

          Mendoza ha comparecido esta mañana ante los medios de comunicación para dar a conocer las decisiones adoptadas en la reunión de esta semana del Gobierno foral. Atendiendo a la primera de las decisiones del ámbito de las políticas sociales, se prolongan los convenios de colaboración y los programas de contrato firmados con diversos agentes para prestar servicio a menores en situación de desamparo. En total, la Diputación destina 12.802.194,48 euros a este fin, y con esta partida se financian acuerdos con ocho entidades que gestionan 155 plazas en 10 municipios del territorio. En estos momentos, en total, la Diputación atiende a 777 menores en situación de desamparo, 431 en la red de residencias y 346 en familias de acogida.

          Mendoza ha citado dos de los programas que se financian con esta partida, los dos gestionados por la Cruz Roja. Por un lado, el programa Crono que ofrece acompañamiento socio-educador a los y las menores, dándoles ayuda escolar y asistencia en acciones de formación laboral. La segunda iniciativa es el programa Eskutik y, a través de él, el o la menor en situación de desamparo entra en contacto con una persona voluntario, para que le sirva de referente notorio y estable. “Estas personas voluntarias ayudan al o la menor con sus estudios, ofrecen acompañamiento en su ocio y tiempo libre, así como en deporte escolar”, ha explicado la diputada foral.

          Por otra parte, la segunda de las medidas adoptadas por el Consejo en el ámbito de las políticas sociales tiene como objetivo la inclusión social. A consecuencia de ella, se prolongan los convenios para ofrecer determinados servicios a personas de edad avanzada que se encuentran en situación de dependencia y a personas en situación de exclusión o en riesgo de padecerla. En total, esta línea cuenta con una dotación de 10.569.381,39 euros, con los cuales la Diputación renueva un total de 14 convenios gracias a los cuales se prestan diversos servicios en centros de días y residencias: intervención psicosocial, intervención familiar, acompañamiento especializado, intervención psicoeducadora… En total, la Diputación cuenta en este campo con 457 plazas en residencias y otras 186 en centros de día, incluyendo las de los convenios renovados hoy.

 

4 millones para el primer sector

El Consejo de Gobierno de hoy también ha dado luz verde a líneas de subvenciones ligadas al primer sector. Por un lado, una línea de ayudas dirigida a titulares de explotaciones agrarias ubicadas en zonas de montaña o con limitaciones naturales muy significativas y, por el otro, ayudas a la agricultura ecológica y al agroambiente y el clima. Entre las dos decisiones, la Diputación destina más de 4 millones a este campo. Estas ayudas están recogidas en el Programa de Desarrollo Rural 2015-2020 de la Comunidad Autónoma Vasca, y la Unión Europea los puede financiar hasta el 75% a través del Fondo Europeo de Agricultura para el Desarrollo Rural (FEADER).

          En lo que respecta a la primera convocatoria, se destinan 2.975.000 euros a personas agriculturas que trabajan en zonas de montaña o en áreas con límites naturales significativos. Dando continuidad a la novedad aprobada la pasada legislatura, también se incluyen en las bases las asociaciones. “Estas medidas compensan a las y los agricultores por las limitaciones que plantea la producción en zonas de montaña y otras, y contribuyen así a restaurar, preservar y mejorar la biodiversidad, los sistemas agrarios de alto valor natural, y el estado de los paisajes, apoyando la preservación y mejora de nuestro suelo agrario y los ecosistemas y paisajes dependientes de él”, ha señalado la portavoz foral.

          La segunda convocatoria, por su parte, se subdivide en otros dos programas: por un lado, la línea de ayuda destinada a agroambiente y clima, que asciende a 1.090.000 euros. La convocatoria busca impulsar la producción integrada, conservación de variedades locales de manzanos de sidra del País Vasco amenazados por la erosión genética, conservación de razas autóctonas de animales, apicultura para la mejora de la biodiversidad, y gestión del aprovechamiento de los pastos de montaña. El segundo programa busca mantener e impulsar la agricultura ecológica, y cuenta con un presupuesto de 265.000 euros. “Estas líneas de ayudas abarcan aspectos como el cuidado de los hábitats agrarios, la biodiversidad, o la producción de productos locales y de calidad, entre otros”, ha explicado.

Las subvenciones tienen como objetivo contribuir a vertebrar el primer sector, cuyo desarrollo la Diputación considera estratégico. “La actividad y la forma de vida de la población de Gipuzkoa siempre ha estado muy ligada a la agricultura, que constituye una parte importante de la economía y la riqueza del Territorio. Es un sector que aporta puestos de trabajo y productos de calidad. Por ello, para la Diputación es una prioridad poner en valor la actividad económica que realizan los y las baserritarras, y el medio rural en general”, ha explicado.

 

Ayudas a la participación

Por último, Mendoza ha informado sobre una decisión que completa una de las medidas aprobadas en el Consejo de Gobierno de la semana pasada, y que tiene como meta impulsar la participación de la ciudadanía. El martes pasado se aprobó la convocatoria de ayudas dirigida a ayuntamientos y entidades locales menores para impulsar la participación, que cuenta con un presupuesto de 350.000 euros; ahora, según ha publicado el Boletín Oficial de Gipuzkoa, se ha dado luz verde a la misma convocatoria, en este caso dirigida a asociaciones y entidades, que cuenta con una dotación de 150.000 euros.

          Por tanto, la Diputación destina medio millón de euros a impulsar la participación. “Incorporar la participación ciudadana en la gestión pública contribuye a generar la confianza de la ciudadanía en las instituciones al fortalecer a los gobiernos, legitimar las políticas públicas, integrar la pluralidad social, favorecer la inclusión de los intereses sociales en la agenda pública, involucrar a la ciudadanía en los procesos de ordenación de la vida pública y fortalecer la función de la sociedad civil”, ha defendido la responsable foral. De ahí la apuesta por el modelo de gobernanza abierto y colaborativo que impulsa la Diputación, que tiene en la participación ciudadana activa uno de sus ejes principales.