Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

Aprobadas las bases de las OPEs de TAGs, trabajadores y trabajadoras sociales, y personal médico

Foto Aprobadas las bases de las OPEs de TAGs, trabajadores y trabajadoras sociales, y personal médico

Aprobadas las bases de las OPEs de TAGs, trabajadores y trabajadoras sociales, y personal médico

Se publicarán en el BOG el próximo lunes, día 14, y suman en total 64 plazas de empleo público

Aprobadas las bases de las OPEs de TAGs, trabajadores y trabajadoras sociales, y personal médico

El Consejo de Gobierno ha aprobado la convocatoria del proceso selectivo para el acceso, mediante concurso-oposición, a 35 plazas de Técnicos y Técnicas de Administración General (TAGs),  25 plazas de Trabajadores y Trabajadoras Sociales, y 4 plazas para personal médico en la Diputación Foral de Gipuzkoa. Las bases con todos los requisitos y la información correspondiente se publicarán en el Boletín Oficial de Gipuzkoa el próximo lunes, día 14, y las solicitudes podrán presentarse a partir del día siguiente a la publicación y hasta un plazo máximo de 20 días hábiles. Los exámenes tendrán lugar en junio de este año.
En el caso de los TAGs, 29 plazas se convocarán por turno libre, siendo 4 de ellas reservadas para personas con discapacidad –con un grado reconocido igual o superior al 33%-, y 6 a través de promoción interna; en el caso de trabajadores y trabajadoras sociales y personal médico se convocarán en su totalidad por turno libre, reservándose 3 para personas con discapacidad en la primera de ellas. Las personas aspirantes deberán utilizar el formulario electrónico disponible en el apartado “Empleo Público” de la sede electrónica -https://egoitza.gipuzkoa.eus/es/empleo-publico- para la presentación de la solicitud de participación y de la documentación que se acompañe a la misma, así como para la alegación y acreditación de los méritos y la elección de destinos, 
Todos los procesos selectivos constarán de 3 ejercicios, de carácter obligatorio y eliminatorio: prueba de conocimientos teóricos, prueba de supuestos prácticos y teórico-prácticos, y prueba de evaluación de competencias. Esta última, de carácter novedoso respecto a anteriores convocatorias, tiene como objetivo acreditar capacidades como el trabajo en equipo, la comunicación, la adaptación al cambio y la profesionalidad.
Otra novedad es que en los méritos se valorará, siempre y cuando redunden directa y específicamente en el desempeño de las funciones de las plazas convocadas, la posesión de titulaciones académicas de carácter oficial distintas de la exigida como requisito de participación, así como la de aquellos títulos propios de universidad impartidos por Universidades o Escuelas Universitarias, además de la acreditación de conocimiento de los idiomas inglés y francés. También se tendrá en cuenta la experiencia en administraciones públicas. “Las bases van a garantizar ese equilibrio entre la incorporación de savia nueva y la retención de la experiencia de quienes ya trabajan en la Diputación”, ha asegurado el portavoz foral Imanol Lasa.
“Dentro del proceso de relevo generacional que está acometiendo la Diputación, necesitamos personas cualificadas, con nuevas capacidades, y con esta OPE incorporaremos a una nueva generación a la que animamos a participar, porque es imprescindible para seguir mejorando el servicio público y la respuesta a las exigencias de la ciudadanía. Pero también perseguimos otro objetivo, el de aumentar la estabilidad del empleo público de la Diputación, reduciendo la tasa de interinidad, que ha ido aumentando a consecuencia la prohibición del estado de realizar OPEs”, ha explicado.
La OPE de TAGS permitirá fortalecer una figura fundamental en las secretarías técnicas de la Diputación, “que son el corazón y los pulmones de la institución”, traduciéndose en una mayor agilidad y rapidez en la gestión. En cuanto a la OPE del departamento de Políticas Sociales, responde al aumento en las necesidades de atención social, “que hace que necesitemos crecientes recursos para seguir ofreciendo un buen servicio a quienes más lo necesitan. Es un ámbito prioritario”, ha afirmado Lasa. Por último, tres de las cuatro plazas de personal médico se destinarán a la valoración de la discapacidad y la dependencia, un trámite imprescindible para acceder a las distintas ayudas y recursos existentes. 
En total, la Diputación Foral sacará a concurso-oposición 338 plazas de empleo, cuyos exámenes se irán convocando de forma gradual durante los próximos tres años. Se trata de la mayor oferta pública de empleo de la institución en su historia, marcando un hito en su proceso de modernización de la institución. “Nos va a permitir reforzar a corto plazo sus cimientos, reforzando actuaciones prioritarias como el impulso del empleo y la atención social, y ponerla en disposición de afrontar con garantías su transformación futura, acorde con las nuevas necesidades y demandas de la sociedad de Gipuzkoa, y con el modelo de gobernanza que está consolidando el territorio”, ha apuntado el portavoz.
Por otra parte, este viernes tendrán lugar en Ficoba los exámenes de la OPE de personal técnico para hacer frente al fraude fiscal, provista con 35 plazas, aprobadas en años anteriores. Se han presentado un total de 638 aspirantes Serán las segundas pruebas selectivas de esta legislatura, tras las de las 25 plazas de bomberos y bomberas realizadas en 2017. 
Participación ciudadana
Asimismo, el Consejo ha dado el visto bueno a las convocatorias de subvenciones para fomentar la participación ciudadana en Gipuzkoa en 2019, destinadas a ayuntamientos y asociaciones del territorio. La primera de ellas, dotada con 350.000 euros y dirigida a los municipios, responde a la apuesta por potenciar la colaboración con los ayuntamientos en este ámbito, teniendo en cuenta la función que desempeñan como nivel institucional más cercano a la ciudadanía. “Esta proximidad hace que sean importantísimos para consolidar una relación abierta con la ciudadanía, establecer nuevos cauces de participación y comunicación, y construir el futuro de forma compartida”, ha afirmado Lasa. 
La convocatoria tiene como objetivo impulsar los procesos participativos que se desarrollan en el ámbito municipal, fomentando el derecho de la ciudadanía a participar en condiciones de igualdad en la gestión de lo público, y reforzando la capacidad de los ayuntamientos para impulsar dicha participación. Una de las premisas es ofrecer apoyo a los municipios pequeños o medianos, que son los que cuentan con menos recursos humanos y económicos para llevar a cabo este tipo de procesos. 
En 2018 se aprobaron ayudas para un total de 51 proyectos a lo largo del territorio, 15 más que en 2017. Muchos de ellos tuvieron como objetivo impulsar la participación de forma integral, implicando a la ciudadanía en el diseño de planes y ordenanzas de participación ciudadana o gobierno abierto. Destacaron también los ligados con la participación en la elaboración de los presupuestos municipales; los procesos de diseño del futuro; los ligados a la definición de instalaciones o espacios públicos; los dirigidos a la participación de la infancia y la adolescencia; o los que emplearon las nuevas tecnologías para fomentar el gobierno abierto, o agilizar distintos trámites.
En cuanto a la convocatoria dirigida a entidades sin ánimo de lucro de Gipuzkoa, contará con 150.000 euros en 2019. El año pasado, un total de 18 asociaciones recibieron apoyo económico para desarrollar distintos proyectos basados en la participación ciudadana tanto a nivel municipal, como comarcal o territorial, caracterizados por su “riqueza y diversidad”. 
Lasa ha señalado que todos estos procesos repercuten positivamente “en la calidad de vida de la ciudadanía de Gipuzkoa y tienen como eje iniciativas concretas y de interés público. Sirven para normalizar y extender la participación, fortalecer y legitimar las políticas públicas, además de hacerlas más eficaces. Y refuerzan también las relaciones y vínculos colectivos, la colaboración en el diseño del futuro”.  El Diputado ha puesto en valor la apuesta que están realizando las instituciones vascas por un nuevo modelo de gobernanza, subrayando que los ayuntamientos desempeñan dentro de la misma “un papel esencial”
Por ejemplo, Eusko Ikaskuntza trabajó en la consolidación de un nuevo modelo de gobernanza; Elhuyar impulsó a través de ZientziaKIDE la divulgación científica y el acercamiento de la actividad investigadora a la sociedad; SOS Racismo analizó el reflejo y la percepción de las personas refugiadas; Hezkide Eskola impulsó el voluntariado entre la juventud para asegurar el relevo generacional en este ámbito; e Impact Hub y la Asociación de Emprendedores de Gipuzkoa trabajaron en el empoderamiento profesional de las mujeres y en la innovación social.
También se apoyaron procesos de diseño estratégico del futuro en barrios o municipios, como Landetxa –Irun- o Zerain; para empoderar a colectivos en riesgo de exclusión social, de la mano de Arrats y Kale Dor Kayiko, o para desarrollar de forma compartida nuevas estrategias de revitalización del euskera y de los derechos lingüísticos, protagonizados por entidades como Kontseilua, Topagunea o Natul.
Existen 6.700 entidades ciudadanas registradas en todo el territorio, que hacen “un trabajo de enorme importancia” en distintos ámbitos, por su “cercanía” a la ciudadanía: deporte, educación, acción social, solidaridad, salud, cultura… “Estas entidades son el corazón de Gipuzkoa, organizan actividades y eventos que dan vida a nuestros pueblos y ciudades, ponen en contacto a distintas personas reforzando vínculos, y el sentido de pertenencia a una comunidad, por lo que la Diputación seguirá colaborando estrechamente con ellas para construir el futuro”, ha concluido.
Estas ayudas han sido aprobadas en el Espacio Interinstitucional de Participación Ciudadana de Gipuzkoa, creado en 2017, que agrupa a todos los ayuntamientos y entidades locales del territorio, y a la Diputación. Su objetivo es reforzar las políticas de participación ciudadana a nivel local, compartiendo recursos, identificando y compartiendo buenas prácticas y modelos de éxito, y promoviendo su aplicación entre las instituciones que forman parte de la red.