Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

La Diputación destinará 750.000 a nuevos proyectos ligados al envejecimiento activo y saludable

Foto La Diputación destinará 750.000 a nuevos proyectos ligados al envejecimiento activo y saludable

La Diputación destinará 750.000 a nuevos proyectos ligados al envejecimiento activo y saludable

Se han aprobado las ayudas de Adinberri, que incluyen una nueva línea destinada a modelos de atención centrada en la persona

La Diputación destinará 750.000 a nuevos proyectos ligados al envejecimiento activo y saludable

El Consejo de Gobierno ha aprobado las ayudas del programa ‘Adinberri: Retos del envejecimiento activo y saludable’, a las que la Diputación destinará 750.000 euros este año. La convocatoria consta de dos líneas de subvenciones: la primera, dotada con 500.000 euros, aspira a promover en el tejido empresarial de Gipuzkoa el desarrollo de iniciativas que generen nuevas oportunidades en el ámbito del envejecimiento activo y saludable. La segunda, de carácter novedoso, destinará 250.000 euros a proyectos que promuevan la prevención y autonomía de las personas, y nuevos modelos de atención y cuidados con base sociosanitaria, comunitaria y empresarial.

Según ha explicado el diputado de Promoción Económica, Turismo y Medio Rural Jabier Larrañaga, en el primer caso, se apoyará el desarrollo de productos y/o servicios en los siguientes ámbitos: por un lado, entornos y espacios favorables para la vida y el desarrollo de las personas mayores que posibiliten y faciliten la autonomía, la accesibilidad, la conectividad, las estructuras inteligentes, la inclusividad, o el empoderamiento. Por otro, los modelos de prevención, cuidados y atención que mejoren la calidad de vida de las personas mayores y las condiciones de trabajo de las personas trabajadoras, así como la cercanía, colaboración y la eficacia y eficiencia del sistema socio-comunitario.

Entre otros ejemplos, cabe citar los siguientes: reestructuración o transformación de la vivienda, tele-rehabilitación y rehabilitación en el domicilio, automatización y digitalización en el tratamiento de fármacos, la automatización para reducir la carga física y de trabajo de las personas cuidadoras, la estimulación cognitiva, el desarrollo de la domótica integrada en las residencias y el hogar, la sensorización para camas, elementos motorizados, video vigilancia y otras ayudas técnicas para el cuidado y atención, o el desarrollo de servicios a domicilio y de acompañamiento (alimentos, limpieza, cuidados, gestiones, etc). El año pasado, 13 empresas desarrollaron proyectos ligados a la autonomía o la calidad de vida de las personas mayores de la mano de esta convocatoria.

La segunda línea, por su parte, aspira a promover un ecosistema socio-comunitario que colabore para afrontar de manera proactiva las oportunidades en el ámbito del envejecimiento para mejorar la calidad de vida de las personas. En este caso, además de las empresas, podrán ser beneficiarias las entidades del tercer sector y centros docentes. Las actuaciones subvencionables consistirán en la implementación de proyectos de prevención y atención en materia de cuidados, soledad y otras áreas de interés, que mejoren la calidad de vida de las personas: colaboración e implicación de la comunidad y/o activación de redes comunitarias; fortalecer las relaciones entre las personas y/o entidades a través de la digitalización; y nuevos modelos de convivencia y servicios de proximidad orientados a una mayor autonomía de las personas y un envejecimiento activo.

Concretamente, esta línea contempla la generación de dinámicas de convivencia y colaboración comunitarias, la dinamización de comunidades vecinales, el uso de las tecnologías para la comunicación, las relaciones y las redes sociales, el desarrollo de modelos de convivencia y viviendas intergeneracionales, el aprovechamiento y coordinación de la red solidaria (farmacias, comerciantes, comunidades de vecinos, etc…), la atención en servicios financieros que respondan a las necesidades de la población mayor, o el desarrollo de habilidades y relaciones para prevenir o afrontar de forma personal la situación de soledad.

El plazo de presentación de las solicitudes se iniciará el día siguiente al de la publicación de la presente convocatoria en el BOG, y finalizará el 17 de septiembre. La información y los impresos de solicitud estarán disponibles en la página web del departamento de Promoción Económica, Turismo y Medio Rural: https://www.gipuzkoa.eus/es/web/ekonomia. Entre otros aspectos como la calidad y el impacto de los proyectos, se valorará también su carácter colaborativo, así como la alineación con la estrategia Adinberri que viene desplegando la Diputación.

Según ha destacado Larrañaga, “la evolución demográfica de Gipuzkoa, y la apuesta por un envejecimiento activo y saludable, es un reto de futuro lleno de oportunidades tanto en el ámbito personal, social como económico. Un desafío que debemos afrontar reforzando el carácter comunitario y solidario que nos caracteriza, que incide directamente en la calidad de vida las personas, pero también una oportunidad para la recuperación económica ante la crisis actual”. En ese sentido, ha apostado por trabajar para situar a Gipuzkoa como “referencia” en el ámbito de la ‘Silver Economy’. “Tenemos potencial para desarrollar en Gipuzkoa un ecosistema capaz de aportar soluciones para las personas mayores, que contribuyan a su bienestar y al de sus cuidadores y cuidadoras, aunando las capacidades tecnológicas y el conocimiento de las empresas, el sistema socio-sanitario, los centros tecnológicos y de investigación y la sociedad civil organizada. Y contribuyendo así a la generación de valor, riqueza y empleo de calidad”.

 

Desarrollo comarcal

Asimismo, el Consejo ha dado el visto bueno a las subvenciones del programa para reactivar el tejido socio-económico de Gipuzkoa a través de la contribución de la perspectiva comarcal, a las que destinará este año un millón de euros: 700.000 euros para la financiación de proyectos que impulsen la reactivación socio-económica comarcal, y 300.000 euros para proyectos relevantes para el desarrollo estratégico y socio-económico de la comarca. La convocatoria se dirige a las agencias comarcales de desarrollo local de Gipuzkoa constituidas por las instituciones locales, a las mancomunidades, y a los ayuntamientos de Gipuzkoa que no cuenten con una agencia de desarrollo en su comarca. Apoyará proyectos a nivel comarcal para minimizar las consecuencias de la crisis generada por el COVID-19 e impulsar la reactivación socio-económica.

En concreto, la primera línea abarcará los siguientes ámbitos, entre otros:  redes de colaboración y de gobernanza, que incorporen al tejido y a los agentes del entorno socio-económico de las mismas; identificación de capacidades, competencias y cadenas de valor sectoriales, así como nichos de oportunidades basados en las mismas; identificación de sectores de oportunidad y reformulación de sectores maduros; hibridación intersectorial; economía circular, industria creativa, biociencias-salud, ciberseguridad y oportunidades de negocio en materia de envejecimiento; y divulgación de herramientas y dinámicas, de ámbito público, orientadas a incrementar las capacidades de las comarcas.

En cuanto a la segunda línea de ayuda, que la Diputación recupera este año, tiene por objeto el desarrollo de proyectos que faciliten una transformación estratégica de las comarcas en términos de competitividad económica, social y medio-ambiental, y que incidan en el desarrollo y cohesión socio-económico y territorial. En 2019 se apoyaron iniciativas como Via Irún, que contempla la renovación urbana del ámbito ferroviario en Bidasoa, o Basque Precision Technology District en Debabarrena, que apuesta por situar a la comarca como referencia industrial en tecnologías de precisión.

Las actuaciones deben iniciarse con posterioridad a la solicitud de la ayuda, y deberán concluir para el 30 de junio de 2022. También en este caso, el plazo de presentación de las solicitudes finalizará el 17 de septiembre de este año. “Queremos seguir sumando fuerzas para impulsar la reactivación económica en todas las comarcas, partiendo de las necesidades y las fortalezas de cada una de ellas, apostando por la especialización inteligente, y avanzando hacia una Gipuzkoa más equilibrada y competitiva. Las agencias de desarrollo son un aliado indispensable en ese desafío, por su penetración, su conocimiento de la realidad y su cercanía hacia el tejido económico, especialmente hacia las pymes y autónomos, a quienes apoyar constituye en estos momentos una prioridad. La colaboración ha sido siempre una de nuestras virtudes, y debe seguir siendo nuestro faro en esta situación”, ha apuntado. 

Larrañaga ha enmarcado las dos convocatorias aprobadas por el Consejo de hoy en la vertiente estructural plan de apoyo y transformación del tejido económico de Gipuzkoa Ekonomia Indartuz. “Nuestro bienestar, actual y futuro, parte una economía fuerte. Reforzar la actividad económica y productiva de Gipuzkoa es imprescindible para consolidar nuestro modelo de bienestar social en el futuro, y seguir siendo uno de los territorios con menor desigualdad a nivel europeo”.