Ruta de navegación

Publicador de contenidos

La Diputación destinará 925.000 al impulso de la nueva movilidad en las empresas de Gipuzkoa

La Diputación destinará 925.000 al impulso de la nueva movilidad en las empresas de Gipuzkoa

Ha lanzado las ayudas del programa ‘Smart Mobility Industry’, que permitió apoyar 15 proyectos el año pasado.

Foto La Diputación destinará...

La Diputación Foral ha lanzado las ayudas correspondientes al programa ‘Smart Mobility Industry’ para el impulso del sector de la nueva movilidad en Gipuzkoa, a las que se destinarán en 2022 925.000 euros. El programa, que incluye modificaciones de refuerzo, tiene como objetivo impulsar la transformación del tejido económico del territorio, orientando su actividad hacia nuevos nichos de negocio relacionados con la nueva movilidad, concretamente la ligada a la electromovilidad, la infraestructura de carga y la conducción autónoma, apoyando al tejido empresarial ya existente, y potenciando su capacidad de diversificación y adaptación para hacer frente a nuevos retos y necesidades. La información y los requisitos se publicaron en el BOG del pasado día 1 de abril, abriéndose el plazo para presentar solicitudes, que será de 40 días naturales desde dicha fecha.

Según ha explicado el diputado de Promoción Económica y Proyectos Estratégicos Jabier Larrañaga, el programa consta de tres líneas de ayuda. La primera de ellas, dotada con 300.000 euros, impulsa el desarrollo de de proyectos piloto de demostración tecnológica relacionados con la nueva movilidad. En este caso, se amplia el porcentaje máximo de ayuda hasta el 80% del coste de los proyectos. La segunda línea, que se introdujo el año pasado, apoya proyectos de reflexión estratégica, reorientación de negocio, diversificación, transformación digital, análisis de mejora competitiva o de reorganización de cualquiera de los procesos de la empresa. Va dirigida a las pymes y cuenta con un presupuesto de 162.500 euros. El porcentaje máximo de ayuda será también de hasta el 80% en el caso de las entidades sin ánimo de lucro y en el caso de empresas las subvenciones máximas a aplicar serán del 75% en las pequeñas empresas y del 60% en las medianas, y se ha incrementado hasta los 25.000 euros la cuantía máxima para proyectos individuales.

Por último, la tercera línea esta enfocada a la innovación tecnológica, con una dotación total de 462.500 euros. Impulsa proyectos de innovación tecnológica dirigidos a la creación de nuevos productos o procesos productivos, o a su mejora significativa, alineados con los ámbitos definitidos por la estrategia MUBIL en el ámbito de la nueva movilidad -electromovilidad, infraestructura de carga y conducción autónoma-.

Precisamente, en las bases se valora el nivel de colaboración, coordinación y alineamiento de los proyectos con iniciativas impulsadas desde el Centro de Movilidad Inteligente y Sostenible Mubil, favoreciendo de esta manera las sinergias y el trabajo compartido con el polo ubicado actualmente en Tolosa. Con esta medida, se quiere maximizar las capacidades y el conocimiento del centro en la definición, despliegue o seguimiento de los proyectos.

Otra de las modificaciones que se mantiene es que la Diputación prevé realizar abonos anticipados a las empresas beneficiarias del programa, con el fin de facilitar los procesos de innovación en las pymes. Una parte importante de estos procesos se financia con recursos internos de la empresa, lo que limita en muchos casos el alcance de la innovación al tener que competir contra otros proyectos internos de retorno económico más seguro y cercano. Una tendencia que se puede ver acrecentada por la falta de liquidez ocasionada por la crisis actual. “Adelantando las ayudas hacemos frente al escenario actual, permitiendo que los grupos de trabajo de las empresas puedan centrar sus esfuerzos en los aspectos tecnológicos y no en los tramites financieros o burocráticos para la captación de recursos”, ha señalado Larrañaga.

El año pasado, de la mano de esta convocatoria se llevaron a cabo 15 proyectos (9 individuales y 6 en colaboración) que involucraron a un total de 24 empresas, centros de investigación y entidades como IBIL, Irizar, Gureak,Cidetec, Maser, Jema Energy, CTSS, KL Katea Legaia, Ulma,Oribay, Ecomagnet, Lanbi, CIFP Usurbil o Moov drives. El almacenamiento con baterías usadas para estaciones de recarga ultrarrápida, la digitalización aplicada al sector de la movilidad eléctrica, o el desarrollo de un sistema de recarga avanzado para autobuses urbanos fueron algunos de los proyectos.

El diputado ha destacado que la coyuntura actual, “marcada por el encarecimiento de la energía y del combustible, no hace sino recordarnos que necesitamos prepararnos con más fuerza para un nuevo escenario. La movilidad ya estaba inmersa en una revolución marcada por la conectividad, el vehículo autónomo, y la descarbonización ante el cambio climático, y la situación que vivimos hace que tengamos que acelerar las transformaciones que nos permitan adaptarnos y fortalecernos como territorio. En Gipuzkoa tenemos muchas empresas ligadas a la automoción y a la movilidad en general. Estos cambios conllevan desafíos desafíos, pero también nuevas oportunidades, y cuanto antes demos pasos para aprovecharlas mejor nos posicionaremos, y mayor será el beneficio para toda la sociedad”.

Así, ha instado a compatibilizar actuaciones dirigidas a paliar el impacto de la situación actual y fortalecer la actividad económica y el empleo, con “un especial impulso a los proyectos estratégicos que nos permitan construir la economía del futuro, algo que no podemos dejar de lado. Somos un territorio industrial y debemos seguir apostando por la transformación competitiva de la industria a través de la especialización inteligente reforzando aquellos ámbitos en los cuales Gipuzkoa es ya una referencia. Contamos con centros de I+D+i punteros y con un gran número de empresas vinculadas a la movilidad, a las que queremos acompañar en su evolución hacia nuevos paradigmas de competitividad, promoviendo la investigación e implantación de los avances realizados y generando nuevos modelos de negocio de base tecnológica”, ha concluido.

  

709