Atrás

Diputación activa la estrategia AdinBerri

Foto Diputación activa la estrategia AdinBerri

Diputación activa la estrategia AdinBerri

Las obras del centro de referencia de Pasaia arrancarán el año que viene.

Aldundiak AdinBerri estrategia aktibatu du

La estrategia AdinBerri será realidad este mismo año. La iniciativa, uno de los proyectos estratégicos de Etorkizuna Eraikiz, plantea una estrategia integral para hacer frente a la cuestión del envejecimiento poblacional y mejorar la calidad de vida de las personas. “En 2031, el colectivo de personas mayores de 55 años alcanzará casi la mitad de la población, en torno a 350.000”, ha destacado el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, explicando que a través de AdinBerri “buscamos maximizar el potencial de innovación de Gipuzkoa al servicio del envejecimiento saludable, la excelencia del sistema sociosanitario y la competitividad de la industria en este ámbito”. La infraestructura principal del proyecto, un innovador centro de referencia en materia de envejecimiento y dependencia, se situará en Pasaia, y está previsto que las obras comiencen el año que viene y estén concluidas para 2022; antes, este mismo año, la unidad de innovación del proyecto entrará en funcionamiento después del verano.

            La puesta de largo de AdinBerri ha tenido lugar hoy en Pasaia, en la Casa Ciriza, a escasos 100 metros de donde se ubicarán los futuros edificios que albergarán las instalaciones del proyecto. En el acto han participado, además del diputado general, el consejero de Salud del Gobierno Vasco, Jon Darpón, y la alcaldesa de Pasaia, Izaskun Gomez, en representación de las instituciones competentes en el ámbito sociosanitario, en apoyo a la iniciativa AdinBerri. Asimismo, el experto en cuestiones relativas al envejecimiento Luis Goenaga ha ofrecido una breve conferencia sobre la revolución demográfica que se vive en la actualidad y las consecuencias que ello está acarreando.

            En su intervención, Olano ha explicado que en la actualidad el colectivo de guipuzcoanos y guipuzcoanas mayores de 55 años supone el 35% de la sociedad, pero que, según las proyecciones de población, para 2031 “supondrá el 46,5% hasta alcanzar las 350.000 personas”. “Ello supone, por ejemplo, que la población con grado de dependencia pase de las 29.000 de la actualidad a 39.000 personas en 2031, con las implicaciones que ello traerá consigo”, ha advertido el diputado general. Ante la magnitud del reto, Etorkizuna Eraikiz, proyecto que tiene por objetivo construir desde hoy la Gipuzkoa del mañana en colaboración con la sociedad, ha situado desde un principio la cuestión del envejecimiento entre los principales retos de futuro del territorio.

            “De este modo surge AdinBerri, como respuesta anticipada a un problema de calado que se nos presenta ya a la vuelta de la esquina, pero también como herramienta para tratar de aprovechar la oportunidad que puede suponer desde una perspectiva económica”, ha explicado el responsable foral, para quien el eje central de la estrategia es el de “la mejora de la calidad de vida” de la personas, por lo que “la persona se erige en la columna vertebral de AdinBerri”.

 El proyecto se compondrá de seis elementos principales: un centro de atención, una unidad de innovación, una agenda estratégica de innovación, una fundación, un ecosistema de agentes colaboradores, así como una convocatoria de ayudas periódica. “Partimos con la doble visión de aunar lo social y lo económico, de mejorar la calidad de vida de nuestras personas mayores a través de una apuesta decidida por la innovación en la atención sociosanitaria y en el sector biosanitario”, ha explicado el diputado general.

            Siguiendo la filosofía de gobernanza colaborativa bajo la que se rige Etorkizuna Eraikiz, AdinBerri también hará de la colaboración con otros agentes una de sus principales señas de identidad. Así, administraciones públicas, universidades, empresas, tercer sector, agentes innovadores y el sector biosanitario son los seis grandes campos en los que situarán los partners de AdinBerri, entre los que se encuentran, entre otros, el Gobierno Vasco, los ayuntamientos de Pasaia, Errenteria, Lezo y Oiartzun, la Fundación Matia, Zorroaga, Kabia, Gureak, Aptes, SiiS, Biodonostia, Tecnalia, universidades… “AdinBerri es por tanto una estrategia abierta a todas las entidades, empresas y agentes del sector del envejecimiento, por lo que vamos a trabajar en la participación e implicación de todas ellas para lograr una articulación de todo el ecosistema”, ha subrayado Olano, remarcando que el envejecimiento poblacional “es un reto de calado” que “va a transformar” nuestra sociedad y al que “debemos de dar una respuesta conjunta, una respuesta como territorio”.

 

Un centro de referencia 

El corazón de AdinBerri se ubicará en Pasaia, en las instalaciones que se construirán en una parcela de 4.747 metros cuadrados situada junto al muelle del Hospitalillo. El conjunto de edificios albergará el centro de referencia en atención al envejecimiento y la dependencia, donde se ubicarán tanto el centro de atención como la unidad de innovación. La infraestructura contará con 120 plazas, 25 apartamentos tutelados y un centro de día, y ofrecerá unos servicios innovadores y punteros tanto desde el punto de vista arquitectónico como desde la óptica de la atención, que trabajará el modelo centrado en la persona, haciendo que el o la usuaria se sienta como en casa. La unidad de innovación se ubicará en un espacio de 500 metros cuadrados, que albergarán espacio de investigación y testeo. Asimismo, el conjunto contará con una plaza amplia que contará con un parque abierto que estará integrado en el entorno urbano de Pasaia.

            Olano ha explicado que la relevancia del proyecto “trasciende” el entorno de Pasaialdea, ya que contribuirá a “mejorar el nivel de especialización de Gipuzkoa en productos, servicios y soluciones ligadas al envejecimiento y en tecnologías sanitarias”, lo que beneficiará a todo el territorio. “AdinBerri se erigirá en referente, en campo de experimentación avanzado, y las experiencias exitosas que tratemos aquí se extenderá luego al resto de centros del territorio”, ha remarcado, incidiendo en que su puesta en marcha supone “un hito para toda Gipuzkoa”.

A su vez ha destacado que la ubicación del centro en una zona actualmente degradada “no es casual”, y su materialización también tiene por objetivo “contribuir a la recuperación” de espacios urbanos del puerto para la ciudadanía de Pasaia. “De este modo, en este proyecto aunamos dos ámbitos que la Diputación Foral de Gipuzkoa considera estratégicos: la mejora de nuestros servicios sociales y, por ende, de las condiciones de vida de nuestros mayores, y la regeneración de Pasaialdea”, ha señalado el responsable foral.

            Según ha adelantado el diputado general, ya están en marcha los procedimientos para la materialización de la infraestructura. Así, está previsto que el proyecto esté redactado para finales del presente año, mientras que la adjudicación y comienzo de las obras se prevé para mayo de 2019. Los trabajos tendrán una duración de 36 meses, con lo cual las instalaciones de AdinBerri estarían operativas en 2022. No obstante, Olano ha explicado que el proyecto cobrará vida “en cuestión de meses”, ya que la unidad de innovación se pondrá en marcha después del verano en una ubicación por determinar. “Partimos con la clara convicción de que AdinBerri contribuirá a mejorar la respuesta que Gipuzkoa en su conjunto dará al reto que supone el envejecimiento poblacional”, ha concluido.