Ir al menú principal Ir al contenido principal $theme.include($body_top_include)
Atrás

La Diputación renovará el túnel de Belabieta para reforzar sus sistemas de seguridad

Foto La Diputación renovará el túnel de Belabieta para reforzar sus sistemas de seguridad

La Diputación renovará el túnel de Belabieta para reforzar sus sistemas de seguridad

Con una longitud de 1.836 metros, las obras del túnel más largo de la A-15 supondrán una inversión de casi 15 millones de euros; las obras tendrán una duración de 10 meses, en los que el tráfico se regulará mediante bypass.

La Diputación renovará el túnel de Belabieta para reforzar sus sistemas de seguridad

El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, junto con la diputada foral de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide, ha visitado esta mañana el túnel de Belabieta el día en el que han comenzado las obras de renovación del túnel más largo de la A-15 en el tramo guipuzcoano. Los mandatarios han podido conocer in situ la “gran envergadura e importancia cualitativa” de unas obras que cuentan con un presupuesto de ejecución cercana a los 15 millones de euros y que obligarán al tráfico a circular en bypass durante los 10 meses que durará la renovación. Esta autovía tiene una intensidad media diaria de más de 14.000 vehículos.

          El diputado general, tras la visita, ha recordado que la intervención en el túnel de Belabieta fue uno de los “proyectos prioritarios” relanzados a finales del año pasado, tras el el acuerdo en la Comisión Mixta del Concierto Económico que supuso la ampliación del límite de déficit de las instituciones vascas. “Se trata de una de las obras clave promovidas por la Diputación en aras de garantizar una movilidad cada vez más segura, cómoda y moderna. Una actuación cualitativamente relevante desde el punto de vista del equilibrio territorial, de las comunicaciones con Nafarroa y de la necesidad de contar con una red de infraestructuras avanzadas en el corredor Atlántico”, ha afirmado.

          El túnel de Belabieta, en servicio desde 1995 con una longitud de 1.836 metros, se encuentra en la autopista A-15 (Autopista Navarra-Gipuzkoa) y dispone de un tubo por cada sentido. Esta infraestructura forma parte de la red transeuropea y, al tener más de 500 metros, según la Directiva Europea 2004/54/CE debe cumplir una serie de nuevos requisitos de seguridad para garantizar un nivel de protección uniforme, constante y elevado para toda la ciudadanía europea.

          Según ha añadido Olano, la activación de las obras de Belabieta, junto con las de Azkoitia-Urretxu y del nuevo acceso al Polígono 27 de Donostia recientemente iniciadas –con un presupuesto total de más de 29 millones–, suponen “un espaldarazo a la economía” del territorio. “Las inversiones públicas juegan un papel anticíclico como palanca de la actividad económica y del empleo en el territorio. Esta intervención, dada su magnitud, también supone una contribución a la recuperación económica del territorio”, ha afirmado Olano, quien ha afirmado que las molestias que puedan generar los trabajos se verán compensados por las mejoras que se lograrán en materia de seguridad y comodidad.

 

Modernización de las instalaciones

Las obras, alineadas con las exigencias de la directiva de la Comisión Europea, cubren varios frentes, destacando el refuerzo de la cubierta, la mejora del revestimiento y la modernización de las instalaciones. La normativa europea recalca que la seguridad de los túneles requiere una serie de nuevas medidas relacionadas con la geometría del túnel, su diseño y el equipamiento de seguridad, aunque también con la gestión del tráfico, la formación de los miembros de los servicios de emergencia, la gestión de incidentes o la información dirigida a los usuarios.

          “Instalaremos equipos de la última generación existente para actualizar la gestión viaria, el control de la circulación y aforos. También actualizaremos y redistribuiremos el sistema de circuito cerrado de televisión para poder instalar un sistema de detección automática de incidentes”, ha detallado la diputada Oiarbide. Entre los múltiples trabajos a realizar en el túnel están la inclusión de un sistema de protección contra incendios compuesto por una red de hidrantes a lo largo del túnel y una columna seca en el interior de las galerías y la actualización del sistema de comunicaciones con el usuario, renovando el sistema de postes SOS e incluyendo un sistema de megafonía.

Para poder ejecutar este proyecto será necesario restringir el tráfico por el tubo objeto del proyecto (Andoain-Pamplona) y desviar el tráfico al tubo contrario, pasando a estar en una situación de bypass con barrera física durante el plazo que dure la obra. “El hecho de tener el tráfico en esta situación no permitirá el paso de vehículos cuyo volumen supere los 3 m de ancho y 4,5 metros de alto, ni vehículos que transporten mercancías peligrosas. Los vehículos no cumplan esas condiciones deberán tomar vías alternativas que serán indicadas en los paneles de mensajería variable existente y en la señalización fija mediante señalética de obras”, ha aclarado la diputada de Infraestructuras Viarias.

Por otro lado, al inicio del bypass se colocará un sistema de control de gálibo (en altura y anchura) previo a cada una de las entradas al bypass que informarán a los vehículos que excedan dichas dimensiones sobre la prohibición del paso. Esos vehículos deberán estacionarse en una zona preparada para ello y la Ertzaintza procederá a evacuarlos. Además, también se instalarán sendos radares sancionadores en las bocas del túnel con tráfico bidireccional y un equipo de primera intervención para reducir los tiempos de respuesta ante incidentes.

La diputada de Infraestructuras Viarias ha recordado que la duración de las obras de este túnel de Belabieta imposibilitará que se finalicen antes de que comience la vialidad invernal. “En las obras del túnel de San Lorenzo encajamos las obras de forma que no interfirieran en el plan invernal, pero esta vez ha sido imposible. Deberemos actuar con especial precaución y asumir que dependiendo de la climatología del momento será necesario tomar medidas como cortar el tráfico pesado o incluso cerrar puntualmente la carretera”.         También ha recordado que mientras duren las obras de Belabieta y se tenga que circular en bypass, tendrán prohibido circular por la A-15 los transportes de mercancías peligrosas y los vehículos que superen  los 3 metros de anchura o los que tengan 4,5 metros de altura.

          “Tras la adecuación de los dos tubos del túnel de San Lorenzo, la Diputación Foral de Gipuzkoa acomete ahora la obra de Belabieta por lo que en sucesivos años deberá actuar sobre las cinco galerías restantes de la parte guipuzcoana de la A-15 para completar la renovación de los cuatro túneles en los dos sentidos. Este mismo año redactaremos los proyectos de los túneles Ondoilar y Gorosmendi”, ha finalizado la diputada de Infraestructuras Viarias Aintzane Oiarbide.