Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

La Diputación ha activado ya el 95% de las ayudas del Plan para la Recuperación Económica de Gipuzkoa

Foto La Diputación ha activado ya el 95% de las ayudas del Plan para la Recuperación Económica de Gipuzkoa

La Diputación ha activado ya el 95% de las ayudas del Plan para la Recuperación Económica de Gipuzkoa

Lasa emplaza a un “esfuerzo colectivo” para “proteger y potenciar el tejido empresarial y el empleo en Gipuzkoa” .

La Diputación ha activado ya el 95% de las ayudas del Plan para la Recuperación Económica de Gipuzkoa

La Diputación Foral ha activado ya el 95% de los programas de ayuda previstos en el Plan para la Recuperación Económica y Social de Gipuzkoa, puesto en marcha el pasado abril con el objetivo de amortiguar el impacto del COVID-19 en el tejido económico y empresarial, establecer los medios para su recuperación, y las bases para garantizar su futuro. El Plan contempla toda una batería de medidas y programas con una inversión total de 28 millones de euros a través de las direcciones forales de Promoción Económica e Innovación, que prevén completar en su totalidad entre septiembre y octubre. Las ayudas directas han llegado hasta ahora a 562 empresas, pymes, autónomos, asociaciones, instituciones y agentes, que suman más de 10.000 empleos, aunque el diputado de Promoción Económica Imanol Lasa ha subrayado que el grueso de las convocatorias está abierto en estos momentos o en fase de resolución, por lo que las previsiones pasan por “al menos triplicar” esas cifras.

Coincidiendo con la vuelta a la actividad de muchas empresas, Lasa ha destacado que “Gipuzkoa no puede parar. Actividad económica y salud van de la mano. No hay salud sin economía, ni economía sin salud. Nuestro futuro depende de que seamos capaces de compaginarlas, de preservar estos dos valores desde el esfuerzo colectivo: la salud, y la economía. Nuestra apuesta es clara y pasa por seguir contando con empresas competitivas, humanas, éticas y comprometidas con el territorio. Las empresas están en la base de nuestro sistema de bienestar, de nuestro sistema de salud, de la justicia social y de la lucha contra las desigualdades. Por tanto, reforzar la actividad económica es a corto plazo la prioridad absoluta, salvando el mayor número posible de empresas y empleos, prestando especial apoyo a los sectores más vulnerables, a pymes y autónomos, y posibilitando liquidez a las empresas entre las distintas instituciones y agentes: Elkargi, política fiscal…”.

Entre las ayudas ya adjudicadas, se encuentra la nueva línea dirigida a apoyar a las pymes y profesionales autónomos de Gipuzkoa en los gastos realizados para implantar el teletrabajo como consecuencia de la pandemia, de la que se han beneficiado un total de 376 empresas y 3.239 trabajadores y trabajadoras, con un montante total de 850.000 euros. El 57%, un total de 214, están formadas por cinco o menos trabajadores. También las dirigidas a reactivar el empleo y el tejido económico en todas las comarcas, con 850.000 euros y 11 entidades beneficiadas. Asimismo, 55 ayuntamientos de más de 1.500 habitantes han recibido en total 2 millones para impulsar la actividad económica de los autónomas y autónomos y pymes de los sectores del comercio minorista y hostelería, y minimizar el impacto del COVID-19.

A ello hay que sumar las ayudas dirigidas a favorecer la internacionalización de las empresas del territorio en el actual contexto global, 860.000 euros que han llegado a 32 empresas con casi 4.000 trabajadores y trabajadoras; las dirigidas a atraer y retener talento investigador de alta cualificación, con 12 centros y entidades de I+D+i beneficiadas; el programa para poner en marcha proyectos investigación de sistemas de detección y monitorización de la pandemia junto a la Fundación Biozientziak, en el que participan cuatro empresas y centros punteros; los convenios de colaboración ya firmados con entidades como Aspegi, Cámara de Gipuzkoa o DIPC; o, en el ámbito de la liquidez, los 200.000 euros destinados a Elkargi  para favorecer aplazamientos en los pagos de préstamos en vigor de las pymes, una medida que ha beneficiado a más de 200 empresas y con una incidencia en más de 6.500 empleos directos.

Actualmente, la Diputación mantiene abierto el plazo de distintas convocatorias, entre las que se encuentran las correspondientes al fomento del emprendizaje, con 2,3 millones de euros, y para la que se podrán presentar peticiones hasta el  día 8 de este mes; la participación de los y las trabajadoras en la empresa -1.025.000 euros, y el mismo plazo-; el talento y el aprendizaje de las personas en las empresas -3.1 millones de euros, y el 10 de septiembre como fecha límite-; la transformación competitiva -4 millones, 29 de septiembre-; la gestión avanzada en las pymes -198.000 euros, pudiendo enviarse peticiones hasta el día 25 de septiembre-; e impulso de la ciberseguridad, ésta última con 367.000 euros de dotación y abierta hasta el 15 de octubre. Hasta ahora se han recibido en estos programas más de 150 peticiones, una cantidad que se incrementará notablemente, ya que el 90% de las solicitudes se realizan durante los últimos días.

“Atender lo urgente, sin descuidar el futuro”

Lasa ha manifestado que el contexto actual pone de relieve la necesidad de seguir profundizando en la transformación del tejido económico, por lo que ha realizado un llamamiento a las empresas del territorio para que participen en estas convocatorias. “Hablamos de aspectos clave para superar esta crisis como digitalización, la eficiencia en los procesos, la diversificación de productos y mercados, la apuesta por los sectores con más futuro, el empleo de calidad, el relevo generacional, la conciliación o la participación de los y las trabajadoras. Necesitamos ahondar en un modelo de empresa humana pero también ágil, ambiciosa y flexible, capaz de adaptarse a un entorno que si ya era cambiante, ahora es turbulento.  En Gipuzkoa ya veníamos realizando un esfuerzo muy importante en ese sentido, con iniciativas esperanzadoras, y desde las instituciones vamos a seguir poniendo toda la carne en el asador para apoyarlo. La urgencia del presente no puede llevarnos a descuidar el futuro. La mejora continua es la puerta hacia una recuperación lo más rápida posible”, ha asegurado. “Animamos a las empresas del territorio a no desfallecer y seguir sembrando futuro competitivo para su organización, combinando la gestión eficiente de lo inmediato, trabajando por fortalecer el proyecto empresarial del mañana. En ese camino la Diputación siempre estará a su lado”.

De igual manera, la Diputación prevé hacer efectiva para finales de septiembre las ayudas del programa de apoyo al ecosistema de I+D+i, con 4,3 millones; el impulso a la movilidad eléctrica y el almacenamiento de energía, con 870.000 euros; y Elkar-EKIN LANEAN, que persigue hacer frente a la exclusión social a través del empleo, con 1,2 millones, y en el que se han recibido 55 solicitudes. Además, la institución foral puso en marcha desde la irrupción del COVID-19 distintas mesas sectoriales y órganos de colaboración para hacer un seguimiento de la situación económica y abordar la misma con el conjunto del tejido económico: asociaciones empresariales, agencias de desarrollo, clusters, universidades, centros tecnológicos… Dentro de esa estrategia se habilitó una plataforma ‘on line’ con el fin de poner al alcance, de forma sencilla, toda la información de interés relativa a los programas, ayudas y recursos existentes para paliar los daños del COVID-19 en la actividad económica.  Esta plataforma alcanzó 16.500 usuarios y usuarias durante el confinamiento y las semanas posteriores.

Escenario de “incertidumbre”

El Diputado se ha referido a la coyuntura económica, señalando que la actual crisis es “el mayor shock económico” desde la II Guerra Mundial. Según ha relatado, en Euskadi, las últimas previsiones, estiman una caída del PIB cercana al 9% en 2020 y un crecimiento inferior del 7% en 2021, retrasando la recuperación, al menos, hasta 2022. En Gipuzkoa, el parón de la economía ha supuesto la pérdida de 8.400 puestos de trabajo en los primeros seis meses de 2020, aunque el ritmo de incremento del paro ralentizó en el mes de junio. A finales de junio, el 65% de los ERTEs presentados en el territorio se habían levantado, frente a un 60% en el conjunto de Euskadi, destacando en positivo el sector industrial que había reincorporado al 77% de la plantilla que se encontraba en esa situación. 

Hasta junio, el 80% empresas guipuzcoanas han visto reducida su actividad debido al COVID-19, con una mayor incidencia en la industria y en los servicios. Las exportaciones del territorio se redujeron un 26% en el primer semestre den año y el segundo trimestre fue “especialmente complicado” desde el cierre de fronteras y las limitaciones a la circulación, con una caída del 35,8%. El comercio minorista se resintió el 12,5% el primer semestre del año, con un descenso en la tasa de ocupación del 2,5% respecto al mes anterior. En cuanto a la industria, la producción creció un 18% en junio respecto al mes anterior, aunque los datos del primer semestre de este año suponen una contracción del 16,1% respecto a 2019. 

En adelante, Lasa ha anticipado un escenario de incertidumbre, en el que el más del 70% de las empresas de Gipuzkoa prevé una caída en su facturación superior al 20%, y con un nivel de paro de en torno al 9% pero que “casi con toda probabilidad alcanzará los dos dígitos”. Ha matizado que se está produciendo una recuperación “paulatina” en la industria, aunque “desigual por sectores, con algunos que están funcionando casi ya a pleno rendimiento como las renovables, y otros, como el aeronáutico, la metalurgia o el material de transporte más perjudicados”. Se ha mostrado esperanzado con que la recuperación que ya está mostrando China, “que está en cifras positivas”, generará un “efecto de arrastre” en la economía alemana, “que parece que poco a poco empieza a ver la luz. Eso provocará un efecto  tractor en la economía europea y también en la nuestra. Es un termómetro importante ”.   

Pese a estos inidicios algo más prometedores de la recuperación económica, ha instado a ser altamente prudentes. “El nivel de incertidumbre y la indefinición de la evolución de los diferentes sectores de actividad económica es extremadamene elevado. Es por ello que tenemos que -al igual que las empresas del territorio – mantener una permanente monitorización del entorno, hacer apuestas de anticipación de escenarios futuros y, flexibilizar nuestros comportamientos y líneas de actuación. Esto lo haremos en permanente colaboración con otras instituciones públicas y con el ecosistema socio-empresarial”, ha anunciado el Diputado.

 “Entramos en unos meses duros, pero cruciales de cara a la recuperación. Toca sobrevivir para luego remontar el vuelo”, ha añadido. “Vivimos es una nueva realidad, a la que debemos adaptarnos, y que debemos construir desde el compromiso individual, colectivo e institucional. En nuestro día a día. Nos une un objetivo claro: salir cuanto antes de esta crisis, y hacerlo todos juntos y juntas, poniendo a la persona en el centro. Es momento de aportar, de analizar que podemos hacer cada uno de nosotros y nosotras desde nuestro ámbito de actuación para conseguir ese objetivo, que no es otro que el bien común”.

En esa línea, ha instado a “sumar fuerzas” para  “sostener la actividad económica y el empleo del territorio. Debemos preservar nuestro tejido económico e industrial, que tanto esfuerzo nos ha costado construir, siendo conscientes de que cuesta mucho poner una empresa de éxito, y de que, como ya comprobamos en anteriores crisis, lo que se pierda ahora va a ser difícil recuperarlo. El trabajo es un valor social. Gipuzkoa es, ante todo, la conjunción de competitividad económica y de cohesión social. Hay que reforzar el componente competitivo y humano de nuestras empresas; la empresa, pieza angular de nuestro bienestar, deberá ser realmente una comunidad de personas con un objetivo común en torno a un proyecto de futuro”.

Ha reivindicado el valor de la confianza, “como pilar de nuestra sociedad y de nuestro futuro. La confianza en que todos y todas vamos a poner todo de nuestra parte para salir de ésta. En que vamos a estar a la altura.  La confianza nos fortalece. Y, al contrario, la desconfianza nos debilita como sociedad. No son tiempos para la confrontación ni el enfrentamiento. Son tiempos para arrimar el hombro: ciudadanía, asociaciones, agentes de todo tipo, empresas, sindicatos y representantes institucionales”. Según ha reseñado, este mensaje cobra “especial importancia” en este momento. “Después del confinamiento, demostramos que la vuelta a la actividad era posible, gracias al trabajo de tanto de las empresas en la elaboración de protocolos de seguridad e higiene, así como al compromiso y la actitud ejemplar de los y las trabajadoras. Desde la Diputación hacemos un llamamiento a seguir en esa línea. Es más necesario que nunca”.

Ha agregado que durante la fase más álgida de la pandemia se hicieron “constantes llamamientos a las solidaridad, al compromiso individual y colectivo, al valor compartido con la sociedad, a la cooperación y a la autorresponsabilización. Si queremos salir fortalecidos hacia el nuevo escenario que tenemos por delante, todos y todas debemos actuar con estos principios también en la búsqueda de la competitividad de Gipuzkoa”.

Ha anunciado que la Diputación va a estar “cerca” tanto del tejido empresarial como de las personas, para seguir “conjugando el apoyo a la competitividad con la atención social”. “Los presupuestos del próximo año van a exigir, más que nunca, discernir entre lo verdaderamente importante y lo prescindible, maximizando los recursos disponibles”. Para ello, ha anunciado que la Diputación va a iniciar una nueva ronda de contactos con los agentes económicos y sociales con el fin de garantizar que los presupuestos “respondan de la forma más certera posible a las necesidades existentes. Vamos a salir de ésta. Y la forma de hacerlo es a la guipuzcoana, apostando por los valores y las formas de hacer que ya nos permitieron reconvertir nuestro tejido económico en crisis tan duras como la de los 80: colaboración, trabajo bien hecho, excelencia, innovación, solidaridad…”, ha finalizado.