Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

Diputación y el Banco de Alimentos de Gipuzkoa reconocen la labor de las empresas colaboradoras en el impulso de la donación de alimentos “último minuto”

Foto Diputación y el Banco de Alimentos de Gipuzkoa reconocen la labor de las empresas colaboradoras en el impulso de la donación de alimentos “último minuto”

Diputación y el Banco de Alimentos de Gipuzkoa reconocen la labor de las empresas colaboradoras en el impulso de la donación de alimentos “último minuto”

Han sido premiadas por su especial colaboración las empresas Frutas Landetxa y Alpa-Uvesco.

Diputación y el Banco de Alimentos de Gipuzkoa reconocen la labor de las empresas colaboradoras en el impulso de la donación de alimentos “último minuto”

Como novedad se llevará a cabo una recogida de excedentes de alimentos cocinados.

Markel Olano: «Uno de los retos más importantes de la Diputación pasa por reforzar nuestro modelo de bienestar y de cohesión social. El Banco de Alimentos y las empresas colaboradoras que hemos homenajeado hoy, son clave en la consecución de ese objetivo por la labor que desempeñan en iniciativas como "último minuto” ».

José Ignacio Asensio: «El despilfarro de alimentos debe entenderse como un problema global, éticamente inaceptable, socialmente injusto y económica y medioambientalmente insostenible».

Dentro de la Semana Europea de Prevención de Residuos organizada por el Departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa, el diputado general Markel Olano, el diputado de Medio Ambiente José Ignacio Asensio y el presidente del Banco de Alimentos José Manuel Pineda, han realizado la entrega de diplomas a las empresas colaboradoras en el impulso de la donación de alimentos “último minuto”. Han sido premiadas por su especial colaboración las empresas Frutas Landetxa y Alpa-Uvesco.

Durante el acto el diputado general Markel Olano ha explicado que «uno de los retos más importantes de la Diputación pasa por reforzar nuestro modelo de bienestar y de cohesión social. El Banco de Alimentos y las empresas colaboradoras que hemos homenajeado hoy, son clave en la consecución de ese objetivo por la labor que desempeñan en iniciativas como "último minuto” ».


Por su parte, el diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, ha recordado que al desperdiciar la comida «no solo se pierde el alimento no consumido, sino que también se malgastan todos aquellos recursos que se han utilizado para producirlos»; por ejemplo, el uso de la tierra, los nutrientes, el agua y la energía empleada para su producción, transformación y transporte, así como, las correspondientes emisiones de gases de efecto invernadero. «En consecuencia, el despilfarro de alimentos debe entenderse como un problema global, éticamente inaceptable, socialmente injusto y económica y medioambientalmente insostenible», ha señalado Asensio.

Este año, gracias a la colaboración de la empresa Ausolan, se ha puesto en marcha una nueva recogida de excedentes de alimentos cocinados. A través de la donación de estos excedentes de la cocina de Irún, se recuperan aproximadamente 2.000 raciones de alimentos al mes. Estas cantidades incrementarán significativamente con la próxima puesta en marcha de la donación de excedentes de la cocina de Arrasate.

La Diputación Foral de Gipuzkoa y el Banco de Alimentos de Gipuzkoa colaboran desde hace ya una década para impulsar la donación de alimentos consumibles no comercializables denominados coloquialmente “último minuto”, gracias al cual se recogen alimentos en supermercados, empresas de alimentación y en Merkabugati. Durante el año 2017 se recogieron en torno a 1.084 toneladas de alimento, siendo el 50% aprovechable y entregado a familias necesitadas. Este 2018 se prevé alcanzar las 1.084 toneladas del año pasado.  A este respecto Asensio ha subrayado que gracias al trabajo de las personas que constituyen en Banco de Alimentos de Gipuzkoa, se consiguen paliar de algún modo las necesidades de muchas familias guipuzcoanas.

Nuestro territorio no es ajeno al reto del despilfarro alimentario, ya que se estima en 123.000 toneladas los alimentos despilfarrados (23% correspondientes al desperdicio y 77% a pérdidas) al año en la cadena agroalimentaria del territorio. El despilfarro de las primeras fases (producción, transformación y distribución) alcanza el 30% de total, siendo de esas cantidades alrededor de 6.000 toneladas los alimentos potencialmente aprovechables.

El diputado de Medio Ambiente ha destacado la importancia que tiene esta colaboración en el ámbito medioambiental, «ya que, sin ella, las cantidades de alimentos consumibles mencionados podrían acabar en un vertedero, con el consiguiente impacto medioambiental que esto supondría»

Empresas premiadas

Alcampo, Alpa-Uvesco, Angulas Aguinaga, Brioche Pasquier Recondo, Carrefour, Eroski, Frutas Adarra, Frutas Gómez Ubiria, Patateros solidarios, Frutas Landetxa, Frutas San Juan, Frutas Soraya Martínez, Interal y Kaiku km 0.