Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

La Diputación tampoco acudirá a deuda en 2020

Foto La Diputación tampoco acudirá a deuda en 2020

La Diputación tampoco acudirá a deuda en 2020

El Consejo de Gobierno también aprueba un Plan de Acción para adecuar los túneles de la A-15 a la directiva europea.

La Diputación tampoco acudirá a deuda en 2020

La Diputación Foral de Gipuzkoa prosigue con la conformación de su proyecto presupuestario para 2020 y, en este contexto, el Consejo de Gobierno ha aprobado hoy las directrices definitivas y el escenario económico para los próximos ejercicios. La portavoz foral, Eider Mendoza, ha avanzado que serán unos presupuestos “de continuidad”, reiterando el compromiso de la institución foral con seguir reforzando sus finanzas: “Al igual que hemos hecho en este 2019, en 2020 tampoco acudiremos a deuda nueva y, nuestro objetivo de aquí a final de legislatura, es reducir nuestra deuda a niveles pre-crisis”. La portavoz foral ha reiterado que el objetivo es el de ir “fortaleciendo” la Diputación, “para que estemos preparados ante cualquier cambio de escenario y para poder seguir contando con el músculo suficiente para acometer las apuestas estratégicas de futuro que estamos impulsando”.

            Mendoza ha comparecido hoy ante los medios para dar cuenta de las decisiones adoptadas en la reunión del Consejo de Gobierno de hoy. A la hora de hablar de las directrices económicas, la portavoz foral ha recordado que el crecimiento presupuestario está limitado por la actual normativa sobre estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera, en especial la Regla de Gasto. “Por tanto, en lo que respecta al gasto departamental, las dotaciones serán parecidas a las del presente ejercicio, a excepción de las políticas sociales. El principal crecimiento estará en este departamento, muestra del esfuerzo que estamos haciendo para fortalecer nuestro sistema de protección social. Y, al mismo tiempo, mantendremos nuestras inversiones destinadas a los proyectos estratégicos de futuro”, ha explicado.

            Por último, Mendoza ha recordado que el calendario de cara a la aprobación del proyecto presupuestario, que arrancó en julio con la aprobación de las directrices para una primera propuesta de presupuesto. Ahora, el Consejo ha dado su plácet a las directrices definitivas, y el 22 de octubre este mismo órgano aprobará el proyecto de presupuesto. La semana siguiente, la propuesta será presentada en las Juntas Generales, donde será sometida a debate y votación durante los meses de noviembre y diciembre. “Impulsar el empleo de calidad y la economía competitiva de futuro; fortalecer el sistema de protección y justicia social; y transformar la Diputación Foral de Gipuzkoa son los retos estratégicos de la Diputación en esta legislatura, y estos son los objetivos que perseguirán nuestros presupuestos”, ha recordado Mendoza.

Junto a las directrices, el Consejo de Gobierno también ha dado luz verde al escenario presupuestario 2020-2023, que fija los principios básicos de cara a los presupuestos y hace una previsión de ingresos y de recursos que habrá para destinarlos a gasto. “Este escenario 2020-2023 refleja el compromiso de esta institución con la estabilidad y sostenibilidad financiera: superávits, el no acudir a nueva deuda y el seguir reduciéndola”, ha defendido Mendoza. La portavoz foral ha recordado que la Diputación anunció recientemente su intención de reducir en 95,6 millones su deuda en el presente ejercicio, y que desde 2015 ha reducido ya el 23% de su deuda. “Ahora, según este escenario, vamos a seguir en la misma dirección, siendo ambiciosos además: buscamos acabar la legislatura con una deuda menor que al periodo pre-crisis, cuando rondaba los 320 millones”, ha anunciado.  

 

Túneles A-15

Por otra parte, el Consejo de Gobierno también ha aprobado el Plan de Acción para refuerzo de revestimiento y adecuación de instalaciones de los túneles de la autopista A-15, en cumplimiento de la directiva europea 2004/54/CE. El objetivo de esta directiva es garantizar un nivel mínimo de seguridad a los usuarios mediante la prevención de situaciones críticas que puedan poner en peligro la vida humana, el medio ambiente y las infraestructuras de los túneles y mediante la protección en caso de accidente. La directiva es aplicable a todos los túneles de la red transeuropea de carreteras cuya longitud sea superior a 500 metros, lo que en Gipuzkoa afecta a cuatro túneles de la A-15: Belabieta, San Lorentzo-Larre, Gorosmendi y Oindolar.

            Según ha recordado Mendoza, la Diputación arrancó este proceso en 2016 y, hasta la fecha, se han llevado a buen término las obras del tubo en dirección Iruñea del túnel de San Lorenzo-Larre, y actualmente se está trabajando en el de dirección Donostia. Las dos actuaciones han tenido un coste total de 12 millones de euros. Se trata de un proceso no exento de dificultades, según ha explicado la portavoz foral: por una parte, la carretera es una autovía de montaña, por lo que solo se puede actuar del 15 de marzo al 15 de noviembre. Por otra parte, está el importante impacto económico que tiene el proyecto, a lo que se suma las afecciones al tráfico que genera, lo que impide actuar en más de un túnel a la vez.

            Con el Plan de Acción aprobado hoy, la Diputación plasma su compromiso para llevar a cabo las obras de los túneles de Belabieta, Gorosmendi y Oindolar entre 2020 y 2023, con una inversión total prevista de 48,3 millones de euros. “Con este Plan, la Diputación ratifica su compromiso para, salvando las diversas dificultades y complejidades que se nos presentan, acometer este proyecto y cumplir con la directiva europea. La conservación de las carreteras está marcada en rojo en cualquier plan estratégico nuestro, y esta decisión va precisamente en esa dirección”, ha defendido Mendoza.

            Las actuaciones previstas en los túneles son, entre otras, las siguientes: soluciones de estabilización, renovación del drenaje, adecuación de las instalaciones de suministro de energía, redimensionamiento de equipos eléctricos, actualización del sistema de iluminación, con tecnología LED para reducir el coste de explotación, reinstalación del sistema de ventilación, e inclusión de un sistema de protección contra incendios compuesto por una red de hidrantes y una columna seca en el interior de la galería. Además, se incorporarán las tecnologías más punteras para actualizar la gestión viaria, controlar la circulación y los aforos, mejorar el sistema de circuito cerrado de televisión para instalar un sistema de Detección Automática de Incidentes (DAI), y el sistema de comunicaciones con el usuario, renovando el sistema de Postes SOS e incluyendo un sistema de megafonía.