Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

La actitud en favor de la diversidad aumenta en Gipuzkoa

Foto La actitud en favor de la diversidad aumenta en Gipuzkoa

La actitud en favor de la diversidad aumenta en Gipuzkoa

Aumentan la percepción positiva hacia la migración y la tolerancia, según el Barómetro realizado por Ikuspegi.

La actitud en favor de la diversidad aumenta en Gipuzkoa

La mayoría de la sociedad guipuzcoana piensa que las personas de origen extranjero enriquecen la vida cultural de nuestro país. Se trata de una de las conclusiones del barómetro del Observatorio Vasco de la Inmigración, Ikuspegi, basada en los datos de 2019 referentes a Gipuzkoa. Al igual que en el estudio realizado a nivel de toda la Comunidad Autónoma Vasca, en coincidencia con la reactivación económica, se ha reforzado en el último lustro la percepción positiva sobre la inmigración, situándose en niveles similares a los años previos a la crisis.

El director de Derechos Humanos y Cultura Democrática, Ion Gambra, y el investigador de Ikuspegi, Arkaitz Fullaondo, han dado a conocer los resultados del barómetro. Este estudio, que indaga en las percepciones y las actitudes de la ciudadanía vasca hacia el fenómeno migratorio, sitúa el índice de tolerancia en Gipuzkoa en los 60,52 puntos, muy cerca de los 60,95 puntos de 2008 y cada vez más alejado del 57,04 de 2014.

 “La inmigración no es un problema para la población guipuzcoana”, ha destacado Ion Gambra. “Las preocupaciones de la población autóctona se centran más en cuestiones relacionadas con el paro, las pensiones, y problemas de índole económica. Por tanto, no considera que sea un problema para la CAV y todavía menos lo considera un problema personal”, ha ahondado el director foral. Más concretamente, solamente el 8,8% de las personas encuestadas ha respondido que la inmigración sea un problema, mientras que apenas el 4% considera este fenómeno como un problema personal.

Asimismo, siempre haciendo referencia a los datos del barómetro, la sociedad no “culpa” a las personas inmigrantes de los problemas de índole demográfico –desempleo, bajos salarios, etc.–, sino que, cada vez más, aprecia la aportación positiva de las personas de origen extranjero a nuestra economía.

Tal y como ha recordado Gambra, la Diputación trabaja con determinación para que Gipuzkoa se convierta “en uno de los territorios europeos con menor desigualdad” y de promover activamente “la cohesión social”. Según ha recalcado, el barómetro de 2019 vuelve a confirmar que la guipuzcoana es una sociedad “abierta, solidaria y respetuosa con la diversidad”.

 

En favor de recibir a personas refugiadas

“La diversidad proveniente de las migraciones es considerada por la población autóctona de un modo positivo, con una actitud abierta y no como un problema. Son valores que debemos seguir potenciando, porque en Gipuzkoa no hay lugar para la xenofobia y la discriminación. Como sociedad, debemos construir entre todos y todas un dique de contención ante corrientes xenófobas, generando un contexto en el que todas las personas puedan convivir en igualdad de oportunidades sin que importe su género, orientación sexual, origen ni creencias”, ha manifestado.

A su vez, Gambra ha subrayado que el porcentaje de personas que están a favor de acoger a personas refugiadas en Gipuzkoa ha crecido sensiblemente en los últimos cuatro años, algo que, en su opinión, viene a demostrar la sensibilidad de la sociedad respecto a esta cuestión

Por su parte, según aprecia el barómetro, la sociedad guipuzcoana pone la mirada en que la población inmigrante es la que tiene que esforzarse por adaptarse a nuestras costumbres y tradiciones, aun teniendo presente que los procesos de integración demandan un esfuerzo compartido de la población inmigrante y autóctona. Podemos hablar de un modelo de convivencia “asimilacionista por decantación”, por lo tanto.

Por último, los datos del Barómetro Gipuzkoa 2019 reflejan la estigmatización de algunos colectivos de personas de origen extranjero, concretamente aquellas de origen pakistaní, rumano o magrebí. Por último, Se demanda una regulación de la inmigración, es tendente a ligar los permisos de entrada y residencia a tener trabajo o estar en una situación administrativa regular.