Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

Las consecuencias económicas del COVID-19, principal preocupación de los y las guipuzcoanas

Foto Las consecuencias económicas del COVID-19, principal preocupación de los y las guipuzcoanas

Las consecuencias económicas del COVID-19, principal preocupación de los y las guipuzcoanas

Según una encuesta de la Diputación, la ciudadanía defiende que la máxima prioridad tiene que ser apoyar la recuperación económica del territorio.

Las consecuencias económicas del COVID-19, principal preocupación de los y las guipuzcoanas

La portavoz de la Diputación Foral de Gipuzkoa, Eider Mendoza, ha presentado hoy el resultado del estudio “Análisis de la percepción ciudadana durante el inicio de la desescalada del confinamiento”, encuesta realizada por el Grupo de Análisis e Investigación entre el 11 y el 20 de mayo. “La conclusión que extraemos es que las consecuencias económicas de la crisis generada por el COVID-19 son la principal preocupación de la ciudadanía guipuzcoana en estos momentos y de cara al futuro”, ha explicado la responsable foral. Según ha apuntado, los y las encuestadas señalan la competitividad económica y el apoyo al tejido productivo como ámbitos prioritarios de actuación para hacer frente a la crisis. “Esto nos reitera en la apuesta de la Diputación por la promoción económica y las políticas sociales como grandes ejes de nuestra actuación contra los efectos de la pandemia”, ha defendido.

          Mendoza ha comparecido hoy ante los medios de comunicación para dar a conocer el estudio, compuesto por 850 encuestas telefónicas realizadas a personas empadronadas en Gipuzkoa de 18 y más años. Los datos han sido ponderados considerando el sexo, la edad y la comarca de residencia de las personas entrevistadas. “Desde la Diputación, estamos dando continuidad al trabajo iniciado la pasada legislatura, apostando por un nuevo modo de gobernar más abierto y más cercano a la ciudadanía, ahondando en la colaboración con ciudadanía y agentes económicos y sociales. En esa estrategia, juega un papel fundamental la escucha activa de las necesidades y preocupaciones de la ciudadanía, y estudios como el que tenemos entre manos nos ayudan a ello”, ha señalado. En este sentido, ha recordado que el contexto actual es “excepcional”, lo que hace más necesarias si cabe estudios como el hoy presentado.  

Desgranando los resultados de la encuesta, Mendoza ha dicho que una de las conclusiones principales que se extraen es “la necesidad de seguir situando a la promoción económica como uno de los ejes de nuestras prioridades”. Así, ha explicado que nueve de cada diez personas encuestadas (90%) cree que la pandemia del COVID-19 ha perjudicado a la economía guipuzcoana de forma notable. Los porcentajes son incluso más altos si reparan a las pymes y negocios de su entorno (94,1%) o a la economía vasca en general (93,1%). En el ámbito personal, el 29,7% de las personas encuestadas reconoce que el COVID-19 está teniendo un efecto negativo importante en su empleo o negocio, y un 24,5% afirma que está perjudicando a la economía de su hogar.

Partiendo de esta base, la economía aparece reflejada también como la principal preocupación ciudadana de cara al futuro. Así, el 53,9% de los encuestados sitúa la competitividad económica y el apoyo al tejido productivo como la principal prioridad de Gipuzkoa en el primer puesto, casi 20 puntos por delante de la segunda prioridad, y en cuarto lugar aparece la gestión del nuevo escenario laboral de ERTEs, personas autónomas… (10,7%). Entre medidas, las respuestas recogidas sitúan medidas de carácter social: refuerzo de la sanidad (35%) y de las políticas sociales (17,6%). “Economía y bienestar social son un binomio indispensable de cara a la construcción de una Gipuzkoa con el menor nivel de desigualdad posible, y así lo entiende también la ciudadanía guipuzcoana”, ha destacado Mendoza.

 

Afrontamiento

Más allá del plano económico, la encuesta también analiza la actitud de la ciudadanía hacia la situación que vive el territorio. En este punto, el principal impacto que perciben las personas sobre sí mismas es a nivel de bienestar emocional (41,5%), que sitúan incluso por delante de las afecciones económicas. La mayoría, no obstante, presenta una actitud de asumir lo que está ocurriendo (38,5%) y de empezar a mirar al futuro (33,1%). Además, un 26,2% de los y las encuestadas dice estar confundido, mientras que el porcentaje de personas que muestran enfado es del 21,1%.

Además, preguntados y preguntadas sobre qué reflexión hacen sobre lo acontecido, la respuesta más manida es que, como sociedad, debemos aprender de lo sucedido (15,4%). Muy ligado al ya citado plano económico, el 92,2% de las personas entrevistadas se muestra muy o bastante preocupada sobre la crisis sanitaria, económica y social provocada por la pandemia, aunque entienden que la crisis ha golpeado a Gipuzkoa menos que al resto de Euskadi o que al resto del Estado.

 

Instituciones y medidas

En lo que respecta a la actuación de las instituciones en la gestión de la crisis, todas las administraciones analizadas aprueban en transparencia, aunque la valoración sube con las administraciones más cercanas. Así, los ayuntamientos obtienen un 5,9 de nota; la Diputación Foral un 5,5; el Gobierno Vasco un 5,4; y el Gobierno del Estado un 5. En relación a las alternativas de gobierno, solo un 8,7% de las personas encuestadas cree que el PP lo haría mejor en el Gobierno español, mientras que un 15% cree que EH Bildu podría haberlo hecho mejor al frente de la Diputación. Por colectivos, y en relación a su actuación frente a la crisis, el personal científico (8,2) es el mejor valorado, seguido de los bomberos y bomberas (8,1), Osakidetza (7,8) y las pequeñas empresas (7,6).

En relación a las medidas adoptadas para hacer frente a la pandemia, la ciudadanía guipuzcoana se muestra de acuerdo con las dos principales, tanto con la adaptación del Estado de Alarma (91,9%) como con las medidas de confinamiento (90,5%). El grado de aceptación de otras decisiones como las aprobadas en el ámbito laboral (ERTEs, límites al despido…) también reciben un respaldo mayoritario, así como otras medidas como las sanciones, la vuelta a la actividad de las empresas no esenciales, la desescalada por fases o el impulso al teletrabajo, entre otras cuestiones consultadas.

De cara al futuro próximo, y siempre al cierre del trabajo de campo de la encuesta (20 de mayo), la mayoría de la población consultada también se mostraba favorable a reabrir el comercio de forma inmediata (84,4%). Tres de cuatro, además, reclaman que la CAV recupere de forma inmediata la gestión total de sus competencias. 

 

Futuro y elecciones

En lo que respecta al escenario posterior a la pandemia del COVID-19, preguntados y preguntadas sobre las expectativas de cambio en sus vidas, la mayoría considera que no habrá ninguna variación. Las medidas de distanciamiento o de seguridad para evitar contagios, y los problemas de ámbito económico, son los grupos de respuestas que aparecen de forma más numerosa en los siguientes puestos, aunque a una distancia muy considerable. A corto plazo, y de cara al periodo estival, la mayoría espera un verano con restricciones y medidas de seguridad (30,3%), y creen que el turismo que puedan practicar será de cercanía o local (21,1%). En el plano político, los y las guipuzcoanas consultadas tampoco prevén grandes cambios (45,9%).

Por último, la encuesta también guarda un último capítulo para el ámbito puramente electoral. En lo que respecta a los próximos comicios al Parlamento Vasco de julio, el 45% se muestra en desacuerdo con su celebración, y un 24% a favor. Preguntados y preguntadas sobre futuras elecciones forales, el 74,4% considera que EAJ-PNV volvería a ganar en Gipuzkoa. El estudio de la intención de voto también da la victoria electoral de esta formación, aunque bajaría 1,5 puntos. EH Bildu seguiría siendo la segunda fuerza, aunque también retrocede 0,5 puntos. En el otro lado de la balanza, PSE-EE subiría 1,2 puntos. No obstante, el dato más significativo es el crecimiento de la abstención en cuatro puntos respecto a las elecciones forales de 2019.