Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

El índice GINI, que mide el nivel de desigualdad, ha bajado al 25,3 en Gipuzkoa

Foto El índice GINI, que mide el nivel de desigualdad, ha bajado al 25,3 en Gipuzkoa

El índice GINI, que mide el nivel de desigualdad, ha bajado al 25,3 en Gipuzkoa

Ha destacado el diputado general, Markel Olano, en la inauguración del Curso de Verano “Modelos de intervención en exclusión social” iniciado hoy

El índice GINI, que mide el nivel de desigualdad, ha bajado al 25,3 en Gipuzkoa

El diputado general, Markel Olano, ha destacado esta mañana que el índice GINI, que mide el nivel de desigualdad económica, “ha bajado en Gipuzkoa. Más concretamente, ha descendido de 26,3 puntos de 2014 a 25,3 en 2017”. Olano ha arrojado este dato en la inauguración del curso “Modelos de intervención en exclusión social”, dentro de los Cursos de Verano de la UPV/EHU en el Palacio Miramar de Donostia. El curso, organizado por la Diputación Foral de Gipuzkoa y el SiiS (Centro de Documentación y Estudios), reúne estos días a expertos de todo el Estado en el ámbito de la exclusión social, con 180 personas matriculadas, provenientes de 13 provincias y de 9 especialidades distintas (educación, servicios sociales, ciencias de la salud, economía, industria…).Cuanto más alto es el coeficiente GINI –ha explicado Olano-, más alto es el nivel de concentración de la riqueza –de injusticia económica– de una sociedad. Por tanto es una satisfacción poder decir que en Gipuzkoa, con 25,3 puntos del índice GINI, y también en Euskadi, con 25,8, estamos  por debajo del 30,8  de la Europa de los 28 y muy por debajo del 34,5 del Estado español, donde solo ha bajado una décima desde 2015”.

Si bien ha resaltado que ya es un hecho que “más de 11.200 guipuzcoanas y guipuzcoanos han salido de la pobreza”, ha apuntado que “tenemos que  seguir trabajando para la inclusión”, porque “es un hecho” que los casos más graves de pobreza severa o exclusión “se están cronificando”. Y ha añadido que “ese es precisamente uno de los cometidos” del Plan de Inclusión Social 2016-2020 Elkar-EKIN, en torno al cual se presentará una ponencia en este curso.

Durante hoy y mañana los ponente del curso van a aportar su visión sobre los modelos de intervención con las personas en situación de exclusión social, a partir de los modelos de calidad de vida y atención centrada en la persona. Así, además de realizar un análisis de cada uno de los modelos y de las posibilidades de aplicación en los casos de exclusión social, también se presentarán buenas prácticas y experiencias reales de trabajo con dichos modelos tanto a nivel estatal como del País Vasco. Y para finalizar se buscará hacer una reflexión sobre la atención las personas en situación de exclusión social, haciendo hincapié en la importancia de la empleabilidad de este colectivo.

En palabras de Olano, “somos conscientes” de que en algunos casos de exclusión social, el empleo “no es la solución a todos los problemas”. “En algunos casos hay personas en exclusión de difícil empleabilidad, que precisan de un acompañamiento y tutorización específicos. Pero consideramos que el empleo ocupacional y el empleo normalizado son herramientas muy importantes, porque permiten trabajar muchos factores con cada persona”. “Tenemos que estar ahí apoyándoles para que hagan el recorrido que tienen que realizar, ha añadido el diputado general, para quien “es clave” utilizar la herramienta del empleo como lucha contra la exclusión.

 Al respecto, y “tal y como dijo recientemente en su visita a Gipuzkoa el Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, una prestación como la RGI es un puente muy importante, pero tiene que ser temporal, no es un sustituto”, ha subrayado el diputado general, al tiempo que ha añadido que “nuestra responsabilidad es crear una economía que genere suficiente empleo para todas las personas que quieran trabajar, siempre desde la cultura del esfuerzo. Por todo ello la empleabilidad y la cohesión social están en el nucleo de la estrategia de la Diputación Foral de Gipuzkoa”.

Para finalizar, Olano ha recordado que desde su puesta en marcha en junio de 2016, el Plan de Inclusión Elkar-EKIN está “generando oportunidades” para la inserción social y laboral de personas en exclusión o en riesgo de padecerla. Y al hilo de eso se ha mostrado convencido de que este curso servirá para crear “una sinergia” en torno a los diferentes modelos de intervención en exclusión social. “Los buenas prácticas y experiencias reales que vamos a conocer van a resultarnos muy útiles en ese objetivo de hacer de Gipuzkoa una de las regiones de Europa con menor desigualdad social”. Sin embargo ha recalcado que para que el territorio “sea un referente” en políticas de igualdad e inclusión social, “es imprescindible mejorar e impulsar la empleabilidad. Y eso es precisamente lo que estamos haciendo trabajando en una estrategia junto al Tercer Sector, las instituciones formativas y las agencias locales de desarrollo”.