Ruta de navegación

Publicador de contenidos

Atrás Diputación incorpora mejoras en las prestaciones de dependencia que llegarán a 9.000 personas

Diputación incorpora mejoras en las prestaciones de dependencia que llegarán a 9.000 personas

A través de un nuevo Decreto Foral, que sale mañana a audiencia pública, se impulsa la permanencia de las personas mayores en sus domicilios, y se incrementan las cuantías para contratar una persona cuidadora

Maite Peña

La Diputación Foral de Gipuzkoa abrirá mañana el trámite de audiencia pública sobre el Decreto Foral que posibilitará mejorar las condiciones a las personas beneficiarias de las prestaciones económicas de dependencia, sobre todo, a aquellas que contratan una persona cuidadora profesional en el hogar. Se trata de un paquete de medidas que la Diputación incorpora a su estrategia de cuidados en el hogar. “8 de cada 10 personas mayores quieren seguir viviendo en su domicilio, y para que puedan estar bien cuidadas y atendidas, es fundamental profesionalizar los cuidados y seguir dando pasos en ese sentido”, ha señalado Maite Peña, diputada foral de Políticas Sociales, hoy en rueda de prensa.

            La diputada ha presentado dos medidas “de calado” que llegarán en los próximos meses a los hogares de 9.000 personas dependientes, con un impacto económico de 4,5 millones de euros. Por una parte, desde la semana que viene, 1 de marzo, las personas beneficiarias de la Prestación Económica de Asistencia Personal, verán incrementadas las cuantías máximas. Se calcula que supondrá un coste adicional de 2.255.166 euros y que llegará “inmediatamente” a las 5.954 personas que perciben hoy en día la prestación. La cuantía máxima que reciben las personas dependientes de Grado 2 subirá en 70 euros, llegando a los 534 euros, con un incremento del 15%; la prestación para las personas con Grado 3 subirá en 42 euros, hasta llegar a los 876 euros (5% de incremento); y la cuantía para las personas dependientes de Grado I subirá en 16 euros, hasta los 316 euros (5 % de incremento).

Por otra parte, se han dado ya los primeros pasos para modificar la normativa reguladora actual de las prestaciones de dependencia, y se calcula que, tras superar todos los trámites, el nuevo Decreto Foral entre en vigor en mayo. Tras su modificación, por tanto, se activarán otras tres medidas, con un impacto económico de 2.238.727 euros. Se creará un complemento económico de 200 euros mensuales para personas dependientes de grados 2 y 3 que reciben una PEAP y que realizan un gasto mensual elevado en la contratación de la persona cuidadora (1,5 veces el SMI). Además, se eliminará la reducción de la cuantía percibida por uso simultáneo del Servicio de Ayuda a Domicilio y por uso de Centros Ocupacionales; y se aligerará la reducción por uso simultáneo del Centro de Día, pasando de una reducción del 50% al 40%.

Una población cada vez más envejecida y dependiente

La diputada ha recordado que la combinación de diferentes ayudas y prestaciones de dependencia favorecen hasta en 5 años la permanencia en el hogar de personas mayores. En la actualidad, la edad media de los ingresos en residencias es de 84,42 años, y en su mayoría (86%), son perfiles de grandes dependientes (grados 2 y 3). Peña ha detallado que los servicios más utilizados por personas dependientes en el hogar son las prestaciones económicas y las ayudas técnicas, y que “la combinación de los diferentes servicios favorece una mayor permanencia en el hogar de las personas mayores, garantizando además unos cuidados de calidad y personalizados”.

            En ese sentido, la diputada ha subrayado el esfuerzo que desde la Diputación Foral de Gipuzkoa se está realizando en los últimos años para profesionalizar los cuidados en el hogar, apostando por la contratación de personal cualificado, frente al cuidado en el entorno familiar. Ha recordado que de todas las Prestaciones Económicas de Asistencia Personal que se dan en todo el Estado, dos tercios, el 66%, se dan en Gipuzkoa, subiendo hasta el 90% cuando la prestación se destina al cuidado de las personas mayores. Además, ha repasado que, en 2008 esa prestación llegaba en Gipuzkoa a 582 familias, y en enero de 2023 la perciben 5.954 personas.

            Las prestaciones de dependencia llegan a día de hoy a 14.161 personas, con una inversión anual de 60 millones de euros. De todas ellas, el 77% son personas mayores de 65 años, el 62% son mujeres, y el 42% son dependientes de grado 1, el 35% de grado 2 y el 23% de grado 3.

En 2036, la población mayor de 65 años crecerá un 23%, y la población mayor de 80 años supondrá el 10% de la población total, frente al 7% actual; y es, en efecto, el grupo de población que más crecerá proporcionalmente, llegando a ser un 41% más que en la actualidad. La población dependiente también crecerá, con un incremento del 30%. Ante estos datos, Maite Peña ha afirmado que “tenemos ante nosotros una ventana de oportunidad, porque cada gran reto, trae consigo una enorme oportunidad”.

En la última década ha ido creciendo exponencialmente el número de personas dependientes que viven en su hogar, frente a las que viven en centros residenciales, “y seguimos trabajando para que cada vez sean más”. Por ello, Maite Peña ha resaltado la “estrecha colaboración y coordinación” que se viene dando con los ayuntamientos del territorio en todo lo referente a la atención en el domicilio, y ha explicado que en el marco de Etorkizuna Eraikiz y la Agenda Gipuzkoa 2020>2030, la Diputación está desarrollando una estrategia de cuidados en el domicilio, “que se basará en un apoyo holístico, personalizado e innovador en el propio hogar, y donde la comunidad ejercerá un papel central”.

​​​​​​​

  

5564