Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

3,1 millones a acelerar la promoción del talento y el aprendizaje en las empresas

Foto 3,1 millones a acelerar la promoción del talento y el aprendizaje en las empresas

3,1 millones a acelerar la promoción del talento y el aprendizaje en las empresas

Imanol Lasa: “El territorio debe prepararse para encarar la recuperación económica en las mejores condiciones”.

3,1 millones a acelerar la promoción del talento y el aprendizaje en las empresas

La Diputación Foral ha activado la convocatoria del programa para la promoción del talento y el aprendizaje de las personas en las empresas de Gipuzkoa, al que destinará un total de 3.120.000 euros en 2020. Se apoyarán programas relacionados con la gestión del talento en el tejido económico; la promoción de modelos de lugares de trabajo competitivos y transformadores; el fomento del empleo de calidad; y las dinámicas de adquisición y desarrollo de competencias desde el punto de vista del aprendizaje permanente, contemplando el sistema educativo. “Las personas, su cualificación, conocimiento, valores y desarrollo, son la piedra angular de la empleabilidad, de nuestro modelo económico, de su competitividad, y del bienestar futuro del territorio. En este contexto de crisis provocada por la pandemia, con este programa queremos contribuir a que Gipuzkoa siga siendo un territorio que aprende, con un capital social fuerte”, ha destacado el diputado de Promoción Económica, Turismo y Medio Rural Imanol Lasa.

Las bases de la convocatoria se aprobarán en el Consejo de Gobierno de mañana, martes. Pueden acceder a la misma empresas, organizaciones sindicales, entidades pertenecientes a la Red de Gipuzkoa de Ciencia, Tecnología e Innovación, centros educativos y universidades,  y asociaciones de carácter educativo, y económico-social, local y/o comarcal que tengan interés en cooperar promover el posicionamiento y compromiso territorial para el desarrollo personal, económico y social. Se apoyarán, en los ámbitos citados, proyectos que impulsen procesos de implantación en las empresas, así como proyectos de investigación, desarrollo de herramientas, metodologías, sistemas de evaluación o sensibilización.

Entre los ámbitos concretos que se promoverán se encuentran el desarrollo de competencias clave, transversales  y de futuro para las personas; la cultura de aprendizaje permanente y dinámicas de aprendizaje en las empresas, incluyendo las experiencias internacionales; la experimentación organizacional y empresarial en los entornos laborales y la distribución del tiempo del empleo, incluyendo el teletrabajo; el análisis del empleo y los puesto de trabajo de calidad, el empleo sostenible, el futuro del empleo y la movilidad social; las posibilidades de aprendizaje y habilidades científico-técnicas (steam) y sociales que respondan a los nuevos retos y expectativas futuras;  la generación de mecanismos (orientación profesional, oferta formativa,…) que hagan viables la incardinación de las competencias de las personas y necesidades de las organizaciones y empresas; o las acciones para la empleabilidad, la integración y el empoderamiento de las mujeres.

Así, los proyectos estarán orientados a fortalecer el ecosistema empresarial y territorial a través del diseño y desarrollo de contextos laborales que pongan en el centro a la persona, el impulso de las capacidades y competencias y el aprendizaje de las personas y las empresas, así como la interrelación entre los agentes formativos, económicos y sociales a nivel territorial y comarcal. La información estará disponible en la página web del departamento de Promoción Económica, Turismo y Medrio Medio Rural: https://www.gipuzkoa.eus/es/web/ekonomia y las solicitudes deberán presentarse en la web http://sustapena.gipuzkoa.eus/kudeaketa. El plazo se fijará en la convocatoria, que se anunciará en el BOG tras sy aprobación en el Consejo de Gobierno.

De la mano de esta convocatoria, 70 agentes distintos llevaron a cabo 88 proyectos en los citados ámbitos. Entre los mismos, empresas como Mondragon Assembly, Lortek, Lanik, Ulma, Goizper, Indar o Alcad, entidades como ASLE, Elhuyar, Cámara de Comercio, Orkestra, la agencia de desarrollo de Oarsoaldea o Urola Garaia, Urola Garaia, o centros educativos como Huhezi, Cebanc, Miguel Altuna o Axular. “La colaboración permite que agentes tan diversos y con una trayectoria tan dilatada pongan en marcha proyectos basados en la experimentación , en clave de transformación, y con un gran potencial para responder a un desafío crucial para Gipuzkoa como es el empleo de calidad, en todas sus vertientes, con la persona como eje”, ha valorado Lasa.

Plan de Recuperación Económica

La convocatoria se enmarca en el Plan para la Recuperación Económica de Gipuzkoa puesto en marcha en abril, que articula toda una batería de medidas y programas dotadas con 28 millones de euros, dirigida a amortiguar el impacto del COVID-19 en el tejido económico y empresarial. Concretamente, en la línea de trabajo destinada a la generación y consolidación de empleo de calidad, junto a Elkar-EKIN. Una de las bases de dicho Plan consiste en el blindaje, ante el descenso recaudatorio, de los los programas y convocatorias ligadas a líneas estratégicas como el apoyo a la competitividad, el emprendizaje, la I+D+i o el mantenimiento de los proyectos empresariales, entre los que se encuentra el hoy citado. Así, se mantendrá la dotación presupuestaria del año pasado.

          Lasa ha recordado que el Gipuzkoa y el mundo se enfrentan a “una crisis global casi sin precedentes”, con la que puede ser la peor recesión desde la Gran Depresión, “mucho más grave que la crisis financiera de 2008”.  La actividad económica en el territorio disminuyó durante el primer trimestre un -4,8%tr/tr o un -17,8% en tasa anualizada, lo que supone la primera tasa intertrimestral negativa tras veinticinco trimestres consecutivos de crecimiento. A 27 de mayo, los ERTEs presentados en Gipuzkoa alcanzaban la cifra de 9.365 y afectaban a un total de 63.656 personas trabajadoras (20% de la población cotizante). En el plano positivo, la mitad de las personas que por efecto de la pandemia se han visto abocadas a un expediente de regulación temporal de empleo, ha salido ya de esa situación y la “inmensa mayoría” de extinciones de los ERTEs ha sido por la vuelta de estas personas a sus lugares de trabajo

Según el Diputado, a corto plazo, la “prioridad absoluta” reside en mantener el empleo y la actividad económica durante la fase más dura de la crisis, favoreciendo la “supervivencia” del tejido económico. Pero ha anticipado que la recuperación “llegará” y que Gipuzkoa debe estar preparada para “encarar esa fase en las mejores condiciones”. “Hay que gestionar el presente, pero sin dejar de mirar adelante, y es en ese plano en el que inciden estas ayudas. En la sociedad actual, y más en la era post-Covid, las políticas de competitividad y cohesión social deben tener como eje las personas Son ellas, su conocimiento, y su capacidad para adaptarse a un contexto de cambio constante y vertiginoso, marcado por la transformación tecnológica, nuestro principal activo. El futuro del empleo y la calidad del mismo pasa contar con personas y empresas flexibles orientadas al aprendizaje. Aprender a aprender, es un desafío colectivo que ha llegado para quedarse, y que está además directamente relacionado con la creación de empleo y con el mantenimiento del actual, es decir, con la capacidad para emprender, y para innovar”, ha explicado.

Ese reto debe abordarse desde “distintos planos”, tanto el educativo como el personal y el empresarial, y requiere del esfuerzo de todos y todas. “Hay que fomentar la responsabilidad individual, que cada persona tome la iniciativa y pueda disponer de herramientas y oportunidades para trazar su futuro personal y laboral, y actualizar continuamente sus competencias. Pero también el compromiso de las empresas hacia el empleo de calidad”, un aspecto que no ha ceñido exclusivamente a lo salarial. “Se trata de que desarrollen entornos de trabajo propicios y condiciones laborales que permitan el crecimiento profesional de las personas, basadas en la flexibilidad de la organización del trabajo, los procesos de aprendizaje y la autonomía de las personas. Desde el convencimiento de que eso genera beneficios para la empresa y le permite, con mayor facilidad, introducir procesos innovadores y elevar su productividad”.

Así, una de las líneas del programa presentado hoy incide, precisamente, en la estructuración del teletrabajo, un ámbito en el que observa “un gran margen de mejora” respecto a los países más avanzados. “El teletrabajo no puede ser un simple apéndice para situaciones puntuales o de urgencia. No es quedarse a trabajar en casa de aquella manera. Consolidarlo en la práctica diaria va mucho más allá y debe ligarse a aspectos como la conciliación corresponsable, los cuidados y la atracción de talento, con bases sólidas. Esta crisis y el confinamiento nos han enseñado que debemos fortalecer esa apuesta, y por eso esta convocatoria apoyará proyectos que vayan en esa dirección”, ha finalizado.