Ruta de navegación

Publicador de contenidos

¡No desperdiciemos la comida! De Iraurgi a la plaza y de la plaza al plato

¡No desperdiciemos la comida! De Iraurgi a la plaza y de la plaza al plato

A fin de evitar el despilfarro alimentario, a través del proyecto “Zero Zabor Hozkailua”, se ha colocado una nevera en la plaza del pueblo de Azpeitia en la que se depositarán los alimentos que no hayan sido servidos en el comedor escolar de Iraurgi Ikastetxea.

16/11/2021
Foto ¡No desperdiciemos la...

Estos alimentos estarán disponibles para cualquier persona que lo necesite de forma gratuita.

José Ignacio Asensio: “Evitar el despilfarro alimentario tiene un gran impacto ambiental por la reducción de emisiones y es, además, una obligación social. Este proyecto ayudará a Gipuzkoa a avanzar en su estrategia de cambio climático y a ser un territorio ambiental, social y económicamente más sostenible”.

El diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, el director de Iraurgi Ikastetxea, Aitor Córdoba, Leire Goenaga, tercera teniente de alcalde y concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Azpeitia, y Aitor Bereziartua, concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Azpeitia, han presentado esta tarde el proyecto “Zero Zabor Hozkailua” en el colegio Iraurgi de Azpeitia. El objetivo principal de este proyecto es evitar el despilfarro alimentario en el centro, consiguiendo así reducir los residuos, cuidando el medio ambiente y poniendo a disposición de cualquier persona la comida que se ha quedado sin servir de forma gratuita. Asimismo, se invita a participar a otras entidades locales que dispongan de cocina para que la comida que no se haya servido en sus cocinas no acabe siendo desechada.

A fin de evitar el despilfarro alimentario, se ha colocado una nevera en la plaza del pueblo de Azpeitia, en la que se depositarán los alimentos que no hayan sido servidos en el comedor escolar de Iraurgi. Estos alimentos cumplirán todas las medidas de seguridad para su consumo, con un corrector envasado, sellado y enfriamiento.

Durante el presente curso escolar, los alumnos de 6º de primaria, los profesores y los trabajadores del comedor de Iraurgi, serán los responsables de llevar a cabo este proyecto. De lunes a viernes, cada tarde de 16:30 a 16:45, un grupo de 3 o 4 alumnas y alumnos acompañados de un responsable, irán al comedor y envasarán, sellarán y refrigerarán los alimentos que no hayan sido servidos en el comedor para después etiquetarlos y llevarlos a la máquina de la plaza.

Para el impulso de este proyecto, el Departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa ha destinado una aportación económica de 10.000 euros. A este respecto, el diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, ha recalcado que “evitar el despilfarro alimentario tiene un gran impacto ambiental por la reducción de emisiones y es, además, una obligación social. Este proyecto ayudará a Gipuzkoa a avanzar en su estrategia de cambio climático y a ser un territorio ambiental, social y económicamente más sostenible”.

Por su parte, el director de Iraurgi ikastetxea, Aitor Córdoba, ha señalado que “en nuestro colegio, continuando con la labor de transformación social que llevamos a cabo desde hace tiempo, hemos puesto en marcha este proyecto que combina la inclusión social, los valores educativos, la cooperación, el voluntariado, la protección al medio ambiente, la reducción de residuos y la reutilización de los alimentos; mostrando claramente nuestro compromiso con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU”.

Este diagnóstico sobre el despilfarro alimentario llevado a cabo por el Departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa en 2017, cuantificó en 123.000 toneladas las cantidades de alimentos despilfarrados en Gipuzkoa (23% desperdicio y 77% perdidas), lo que supone un despilfarro de 90 kilogramos por persona. Esta problemática, que afecta a todos los países desarrollados, sucede mientras el consumo de una gran proporción de la población mundial sigue siendo insuficiente para satisfacer sus necesidades básicas, un tercio de los alimentos producidos en el mundo son desperdiciados según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO). Ante ello, los objetivos de Desarrollo Sostenible pretenden para el 2030, reducir a la mitad el desperdicio de alimentos por habitante. A este respecto, el diputado de Medio Ambiente José Ignacio Asensio, ha explicado que “nuestro Territorio no es ajeno a dicho reto y en línea con la economía circular y la jerarquía de los residuos, nuestro Departamento trabaja en la prevención del despilfarro de alimentos”.

 

  

641