Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

Diputación y Aefame destacan el papel de la empresa familiar en la recuperación económica

Foto Diputación y Aefame destacan el papel de la empresa familiar en la recuperación económica

Diputación y Aefame destacan el papel de la empresa familiar en la recuperación económica

La institución foral ha compartido con la asociación las actuaciones para afrontar la crisis y fortalecer el enraizamiento del tejido productivo.

Diputación y Aefame destacan el papel de la empresa familiar en la recuperación económica

La Diputación Foral prosigue con la ronda de contactos que viene manteniendo las últimas semanas con agentes y entidades de relevancia del ámbito económico en el territorio, con el fin de hacer un seguimiento de la coyuntura económica, y compartir las actuaciones para hacer frente a la crisis y recibir nuevas aportaciones. En el marco de la misma, el diputado general Markel Olano y el diputado de Promoción Económica, Turismo y Medio Rural Jabier Larrañaga han recibido hoy en el palacio foral a los miembros de la junta directiva de la Asociación de la Empresa Familiar de Euskadi (Aefame) Ibon Aperribay, Maria Luisa Guibert y Mikel Santa Cruz, y al director de la asociación, Gaizka Zulaika, en una reunión en la que ambas entidades han destacado el papel de la empresa familiar dentro del proceso de relanzamiento, recuperación y transformación del tejido productivo ante la pandemia.

Los responsables forales han dado cuenta a Aefame de las líneas maestras del proyecto de presupuestos de la Diputación, en proceso de aprobación, que contempla un aumento del 39% para el departamento de Promoción Económica, con una dotación total de 115 millones y la reactivación económica como principal área de trabajo. También han recabado las aportaciones de la asociación de cara al plan de recuperación económica de 2021 que la Diputación viene diseñando. Por último, han hecho balance de las distintas medidas puestas en marcha durante los últimos años para garantizar el enraizamiento y la continuidad de las empresas en el territorio.

Entre estas iniciativas, se encuentran las de ámbito fiscal, con distintos incentivos  para favorecer la sucesión de la empresa en el ámbito familiar; las de tipo económico, entre las que se encuentran las dirigidas específicamente a apoyar la continuidad de la actividad ampresarial -500.000 euros anuales- o a impulsar el talento y la participación en las empresas –más de 4 millones anuales-; la herramienta financiera impulsada junto a Elkargi en 2016, que contempla también este ámbito; o, por último, las acciones de formación impulsadas junto a la Cámara de Gipuzkoa para asesorar específicamente a las empresas familiares a la hora de asegurar la continuidad de la actividad, el relevo generacional y la transmisión empresarial.

          Markel Olano ha recalcado la importancia de la empresa familiar en la economía de Gipuzkoa, ya que alrededor del 70% de las empresas es familiar y suponen el 65% del PIB del territorio. “Una de las fortalezas de nuestro modelo socio-económico, que debemos seguir potenciando, reside en el enraizamiento de nuestro tejido productivo. Necesitamos, ahora más que nunca,  empresas comprometidas con Gipuzkoa y su futuro, con las personas que las conforman, participativas, y con vocación de continuidad. Las empresas familiares juegan, por tanto, un papel crucial para garantizar nuestra competitividad y bienestar futuros”.

Por ello, ha asegurado que la Diputación “afianzará y fortalecerá, en colaboración con agentes económicos y sociales como Aefame”,  las medidas orientadas a fortalecer el “arraigo” de las empresas en Gipuzkoa, apostando por la participación de los y las trabajadoras y el relevo generacional, y por una cultura empresarial, “la de Gipuzkoa”, centrada en la persona. “Esta apuesta se traduce en una mayor cohesión interna, competitividad y resiliencia de los proyectos empresariales, y encaja plenamente con las directrices establecidas por Europa para la construcción del escenario postpandemia”, ha reseñado.

          Por su parte, Gaizka Zulaika ha afirmado que la empresa familiar supone el 84% del tejido productivo de la economía vasca, por lo que se puede decir que es “su columna vertebral”. Además la empresa familiar “es un claro contribuyente de generación de empleo, al representar el 55,45% del empleo del País Vasco”. Su papel, por tanto, es básico en la reactivación económica.

Por otro lado, “estamos trabajando desde en la construcción de un ecosistema favorable y propicio para la empresa familiar y la familia empresaria que nos dote de estabilidad y potencial de crecimiento, para lo que contamos con el apoyo de las instituciones vascas, entre ellas la Diputación Foral de Gipuzkoa. Para arraigar las empresas familiares es fundamental fortalecer el ecosistema y arraigar a las familias, y estamos trabajando en ese camino”, ha indicado el director de Aefame.

Aefame

Aefame se constituyó en 2015 con 34 socios y con el objetivo de apoyar y defender los intereses del modelo de empresa familiar, tan arraigado en Euskadi. Asimismo, persigue ayudar al empresario y empresaria familiar y a las familias empresarias a responder a los retos  de este modelo de empresa, fomentar la profesionalización de la empresa familiar e incorporar a las siguientes generaciones.

En este periodo ha ido creciendo y hoy por hoy, con Andrés Sendagorta como presidente desde hace un año –que sustituyó a Javier Ormazábal en el cargo- la integran 61 compañías de los tres territorios, que alcanzan una facturación agregada superior a 13.900 millones de euros y dan empleo a más de 148.000 personas. El sector industrial aglutina el mayor número de empresas y representa más de la mitad de los asociados. Aefame colabora con la red internacional de la empresa familiar, Family Business Network, integrada por más de 8.500 miembros individuales y más de 2.800 empresas familiares de 58 países.