Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

59 residencias de Gipuzkoa han recibido ya la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19

Foto 59 residencias de Gipuzkoa han recibido ya la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19

59 residencias de Gipuzkoa han recibido ya la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19

El impacto de la pandemia ha obligado a crear una nueva partida en el presupuesto del Departamento de Políticas Sociales, y el gasto realizado en 2020 y el previsto para 2021, asciende a los 23,7 millones de euros.

59 residencias de Gipuzkoa han recibido ya la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19
El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, ha realizado esta mañana un llamamiento a “extremar todas las medidas preventivas” y a “mantener el esfuerzo colectivo” frente al COVID-19 con el objeto de frenar el “significativo” repunte de contagios que se está registrando tras las fechas navideñas. Olano ha valorado “la ventana de esperanza” abierta por el avance de las vacunaciones en las residencias de mayores, donde, a pesar de que el número de contagios haya descendido en las últimas semanas, la situación sigue siendo “muy delicada”. “Proteger a las personas mayores sigue siendo nuestra prioridad absoluta. Por ello seguiremos insistiendo al máximo en las medidas de prevención recogidas en el Sistema de Vigilancia y Alerta vigente”, se ha reafirmado.
El diputado general de Gipuzkoa ha realizado estas declaraciones en un encuentro informativo que ha mantenido esta mañana con los medios de comunicación junto con la diputada de Políticas Sociales, Maite Peña. La reunión ha servido para compartir información sobre el impacto de la COVID-19 en los recursos y políticas sociales del territorio y sobre la situación que viven las residencias de personas mayores, así como actualizar el avance del proceso de vacunación y el seguimiento de las medidas de prevención, en el marco del Sistema de Vigilancia y Alerta que sigue activa para los recursos sociales de Gipuzkoa.
Olano, quien ha enviado un mensaje de “cariño y cercanía” hacia los familiares de las personas fallecidas con COVID-19 –las residencias del territorio han tenido que lamentar la muerte de 144 personas en la segunda ola–, ha informado de que actualmente se contabilizan 53 personas enfermas repartidas en nueve residencias. A pesar de que se trata del dato “menos malo” registrado desde el 15 de octubre, el diputado general ha recordado que, según muestra la experiencia de los últimos meses, el “aumento de los contagios en la comunidad” lleva consigo “el incremento del riesgo de transmisión” en las residencias. “Tenemos que ser muy conscientes de ello. Sigue siendo necesario extremar todas las medidas preventivas. En esa responsabilidad compartida que es la lucha contra el virus, Gipuzkoa tiene que seguir manteniendo ese esfuerzo colectivo para proteger a las personas más vulnerables”, ha recalcado.
Dentro de ese marco, el diputado general ha reconocido “el compromiso y la entrega” de todo el personal de las residencias, así como del conjunto de los servicios sociales del territorio. Asimismo, ha mostrado su agradecimiento ante la labor de DYA Gipuzkoa en la realización de mapeos preventivos –se han realizado desde julio más de 82.000 pruebas–, ya que está demostrando tratarse de una “herramienta muy eficaz para detectar casos asintomáticos y frenar la transmisión”.
El diputado general ha también se ha referido a la “ventana de esperanza” abierta por el avance de las vacunaciones en la red de residencias, que se está desarrollando “con total normalidad”. No en vano, se prevé que la inoculación de la primera dosis termine esta misma semana. Olano, quien ha destacado la “estrecha colaboración” con Osakidetza para llevar a cabo la campaña de vacuna, ha recordado sin embargo que “la protección no se consigue de un día para otro”, por lo que resulta “vital seguir profundizando en todas las medidas preventivas”, ha insistido.
Por su parte, la diputada de Políticas Sociales, Maite Peña, ha recordado que en el contexto actual es “imprescindible” seguir extremando las medidas de seguridad, así como los protocolos de prevención de la COVID-19, lo cual está resultado ser “clave” para frenar la transmisión del virus. En ese sentido, ha señalado que, desde julio, y “gracias a la inestimable labor de la DYA”, se han realizado 82.161 pruebas PCR, “es decir, una media de ocho pruebas por usuario y persona trabajadora, en seis meses y medio”, ha puntualizado. En la última semana se han intensificado los mapeos preventivos y se han realizado 6.600 pruebas PCR; 5.500 de las cuales se le han practicado al personal de las residencias, con el objetivo de detectar casos asintomáticos y frenar así la transmisión del virus dentro de las residencias.
En lo referente al proceso de vacunación, la diputada ha reiterado que no cabe relajarse y que se deben de seguir extremando todas las medidas, ya que la protección no se consigue hasta después de recibir la segunda dosis. “Seguimos trabajando en estrecha colaboración con Osakidetza, y en Gipuzkoa se están cumpliendo todas las previsiones, el proceso de vacunación se está desarrollando con toda normalidad, y se han inoculado las dosis en la práctica totalidad de las residencias, en 59 de los 65 centros residenciales”, ha explicado Maite Peña. Se prevé que esta misma semana finalice la aplicación de la primera dosis, y se comenzará a administrar la segunda a partir del domingo, a los 21 días. “Por lo tanto, para la primera semana de febrero, aproximadamente, prevemos que todas las personas usuarias y trabajadoras estén ya vacunadas”, ha concluido la diputada.
“Estamos haciendo frente a un enorme reto, que ha transformado el mundo entero, y ha puesto a prueba la capacidad de adaptación de todos y todas. Nos ha cambiado nuestro día a día en todos los sentidos, y como no podía ser de otra manera, la COVID-19 también está teniendo un enorme impacto en los presupuestos”, ha apuntado Peña, y ha detallado que la situación generada a consecuencia de la pandemia ha obligado a crear una nueva partida en el presupuesto del Departamento de Políticas Sociales, destinada exclusivamente a hacer frente a los gastos generados por la COVID-19. El gasto realizado en 2020, y el que se ha previsto para el 2021, asciende a los 23,7 millones de euros, 13,2 y 10,5 millones de euros respectivamente.