Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

La temporada de pesca en Gipuzkoa dará comienzo el 19 de marzo

Foto La temporada de pesca en Gipuzkoa dará comienzo el 19 de marzo

La temporada de pesca en Gipuzkoa dará comienzo el 19 de marzo

La extensión de la pesca sin muerte y las acciones de la Diputación han mejorado notablemente la situación de los ríos y especies como la trucha

La temporada de pesca en Gipuzkoa dará comienzo el 19 de marzo
 

El 12 de marzo se publicó en el Boletín Oficial de Gipuzkoa la orden que dará cuenta del inicio de la temporada de pesca de 2021, que dará comienzo este viernes, día 19 de marzo. En este sentido, este año se ha publicado una guía que incluye la normativa sobre la pesca continental en Gipuzkoa. En ella, entre otros aspectos, se recogen las especies pescables, los periodos, las medidas, los tramos o los detalles de cada cuenca. Estos últimos, además, se acompañan de códigos QR para situarlos con la aplicación google maps. La guía se podrá obtener tanto en formato digital (página web de la Diputación, en el enlace https://www.gipuzkoa.eus/es/web/ehiza-arrantza/pesca/zonas ) como en formato de papel (en la sede de la Diputación Foral de Gipuzkoa y en la sede de la Federación guipuzcoana de pesca).

            La directora de Montes y Medio Natural Arantxa Ariztimuño            ha resaltado la “mejoría” experimentada por los ríos del territorio año tras año como resultado de las acciones desarrolladas por la Diputación. Una tendencia general a la que hay que añadir la “progresiva expansión” de la modalidad de pesca sin muerte, “entre las jóvenes generaciones especialmente. Son numerosas las formas de disfrutar de nuestros ríos, y las personas amantes de la pesca son, entre otras, las que viven de forma directa su situación. Se ha venido dando una evolución del comportamiento de las personas aficionadas esta práctica, que, concienciadas con situación de las poblaciones de especies como la trucha común, han venido extendiendo su apuesta por la pesca sin muerte. Actualmente, salvo excepciones, las jóvenes generaciones desarrollan un tipo de pesca respetuosa con el medio ambiente, y que preserva la presencia de las especies. En definitiva, son conscientes de que para poder disfrutar de su afición, resulta imprescindible garantizar el bienestar de las truchas y demás especies”, ha explicado. 

La directora ha afirmado que son numerosos los indicadores que muestran que los ríos de Gipuzkoa gozan “cada vez de mejor salud”. Entre dichos indicadores se encuentran los resultados del estudio anual que realiza la Diputación, que refleja con claridad que la tendencia de algunas especies piscícolas es “positiva”. Entre ellas se encuentra el caso de la propia trucha común (Salmo trutta). Esta especie estuvo en acusado declive en nuestros ríos en las décadas de los años 1990 y 2000. “Sin embargo, en los últimos 10 años, además de frenar esa tendencia, destaca un indicador que vaticina una recuperación de las poblaciones: la población alevín de trucha ha aumentado por tercer año consecutivo.  En consecuencia, cabe esperar que, durante los próximos años, las poblaciones de trucha adulta sigan por el mismo camino”, ha indicado la directora.

Se considera que las truchas, y los salmónidos en su conjunto, sufren directamente las consecuencias del cambio climático, y sus poblaciones tienden a aparecer cada vez en latitudes más altas. “En nuestro caso, en cambio, el frenazo a esa preocupante tendencia y el inicio de la mejoría demuestra que las acciones llevadas a cabo durante años por la Diputación y el personal técnico del departamento están dando su fruto”. Entre las intervenciones desarrolladas para la recuperación de los ríos se encuentran el control de vertidos, el control del caudal ecológico, la naturalización de cauces, o los planes para la recuperación del salmón (Salmo salar) y del amenazado espinoso (Gasterosteus aculeatus).

A este respecto, conviene destacar el proyecto transfronterizo LIFE-IREKIBAI, que ha supuesto una inversión de 3 millones de euros desde el inicio de su andadura en 2016, de los cuales un 60% (1.800.000 euros) provienen de un proyecto LIFE de la Unión Europea que ha permitido la mejora tanto de las masas del agua, como del estado de conservación de los hábitats y especies fluviales de interés comunitario en seis espacios incluidos en la Red Natura 2000: entre ellos, el río Leitzaran, el río Bidasoa, y Artikutza. Las acciones de mejora de conectividad realizadas han afectado positivamente a varias de las especies piscícolas.

Según ha destacado Ariztimuño, “la mejora de los ecosistemas de los ríos, y de nuestro medio ambiente en general, es un objetivo importante para la Diputación dentro de la apuesta por construir el futuro de Gipuzkoa y hacer frente al cambio climático. Estamos trabajando intensamente para lograrlo, tanto con acciones sobre el terreno como incidiendo en la sensibilización de la ciudadanía. Es tarea de todos y todas compaginar el disfrute de nuestro medio natural con su cuidado”.