Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

Un paso más para concluir la rotonda de Gipuzkoa

Foto Un paso más para concluir la rotonda de Gipuzkoa

Un paso más para concluir la rotonda de Gipuzkoa

La construcción de este último tramo supondrá la finalización de uno de los proyectos considerados estratégicos por la Diputación Foral para esta legislatura.

Bergarako ezponda

Representantes de la Diputación Foral de Gipuzkoa se han reunido esta mañana con los alcaldes de Antzuola y Bergara. La cita ha sido en el ayuntamiento de Bergara y la diputada de Infraestructuras Viarias les ha informado sobre las labores de estabilización del talud. Además, la diputada les ha presentado las principales líneas del proyecto de la parte Antzuola-Bergara que falta para completar la Rotonda de Gipuzkoa.

En la rueda de prensa posterior a la reunión, el Diputado General Markel Olano ha incidido en la importancia de estas obras “no solo para los vecinos de Deba Goiena sino para toda Gipuzkoa. Porque una vez que se construya esta carretera quedará completada la denominada Rotonda de Gipuzkoa; una red de carreteras de alta capacidad que conectará todos los valles del territorio”.

Según ha subrayado la diputada de Infraestructuras Viarias Aintzane Oiarbide “la estabilización de este talud ha sido una de nuestras prioridades desde el primer minuto de nuestra legislatura. Las obras tenían un presupuesto de 2.194.313,75 euros y se han terminado dentro del presupuesto y de los plazos previstos”.

La obra forma parte del proyecto global del tramo Antzuola-Bergara pendiente de ejecución tras la paralización de la obra por parte del anterior Ejecutivo. La construcción de este último tramo supondrá la finalización de la denominada Rotonda de Gipuzkoa, uno de los proyectos considerados estratégicos por la Diputación Foral para esta legislatura. En concreto, los trabajos han consistido en la retirada del material desprendido, retaluzado y estabilización de la rotura del talud y en la zona contigua, todo ello con el objetivo de evitar un nuevo desprendimiento. Así, se ha ejecutado un importante contrafuerte de escollera en la parte inferior del talud y en la parte superior un refuerzo con potentes anclajes

 “Cualquier pueblo del Territorio tendrá a menos de 15 kilómetros una carretera de alta capacidad”

La diputada de Infraestructuras Viarias ha añadido que  la redacción del proyecto de este último tramo está bastante adelantado y si se cumple lo previsto, para abril estará terminado. Tras los trámites de información pública en verano se podrán licitar las obras y podrían comenzar para fin de año.

Cuando en julio del 2014 se desplomo el talud, la Diputación Foral de Gipuzkoa se vio obligada a cambiar el trazado porque el lugar en el que se iba a construir el tercer ramal quedó bajo el deslizamiento de tierra. “Cuando se desplomó el talud se tuvo que cambiar el trazado y encontrar un nuevo emplazamiento para ese tercer ramal. Además, queríamos conservar la posibilidad de que en un futuro se pudiera completar el desdoblamiento hasta la AP-1. Los parámetros de diseño también han sido importantes y, por supuesto, debía ser una solución competitiva económicamente. En el proyecto que estamos redactando también se mejora la GI-632; se han suavizado las curvas y la seguridad será mayor” ha dicho Aintzane Oiarbide.

La diputada de Infraestructuras Viarias ha subrayado que durante toda la redacción del proyecto están recibiendo asesoramiento geotécnico con el objetivo de minimizar, dentro de lo posible, los problemas que puedan surgir durante la obra.

Se prevé que la obra tendrá una duración de 24 meses y un presupuesto de 31-32 millones de euros.