Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

El 28% de las empresas de Gipuzkoa ha incorporado medidas de conciliación por vez primera en el último año

Foto El 28% de las empresas de Gipuzkoa ha incorporado medidas de conciliación por vez primera en el último año

El 28% de las empresas de Gipuzkoa ha incorporado medidas de conciliación por vez primera en el último año

Un estudio de la Diputación indica que más mujeres se han acogido a permisos que suponen pérdida de ingresos, mientras que los hombres en su mayoría han recurrido a medidas que no tienen impacto sobre su salario

El 28% de las empresas de Gipuzkoa ha incorporado medidas de conciliación por vez primera en el último año

Gipuzkoako enpresen % 28k kontziliazio neurriak hartu ditu lehen aldiz azken urtean, Erantzunkide Sareko enpresa panela erreferentzia gisa hartuta Gipuzkoako Foru Aldundiak egindako prospekzio batetik ondorioztatzen denez.  Azterlan horren arabera, batez ere lan denborak malgutzeko aukerak aktibatu dira, hala nola ordutegi moldagarriak (% 14,3), bazkaltzeko denbora murriztea (% 8,9) edo lanaldi trinkoak (% 5,7).  2020an, gizonak izan dira (% 64) beren soldatan eraginik ez duten horrelako neurriak gehien hartu dituztenak.

El 28% de las empresas guipuzcoanas ha incorporado medidas de conciliación por primera vez en el último año, según se desprende de la prospección realizada por la Diputación de Gipuzkoa para conocer el impacto de la pandemia en la empresa guipuzcoana tomando como muestra representativa las empresas del panel de Erantzunkide Sarea. Según esta investigación, el tejido empresarial guipuzcoano ha activado sobre todo opciones de flexibilización de los tiempos de trabajo, tales como horarios menos rígidos (14,3%), reducción del tiempo de comida (8,9%) o jornadas comprimidas (%5,7). Los hombres han sido (64%) en 2020 quienes más se han acogido a este tipo de medidas que no tienen impacto sobre su salario.

Realizada en noviembre del año pasado entre 460 empresas representativas del tejido económico guipuzcoano bajo el título Impacto de la COVID-19 en las políticas de igualdad y conciliación corresponsable en las empresas de Gipuzkoa, revela que han sido las mujeres quienes han asumido en mayor medida permisos de trabajo no retribuidos por cuidados a menores o personas dependientes (60%), mientras que más hombres se han acogido más a permisos retribuidos por cuidados (53,3%). Asimismo, ha sido limitada la aplicación de medidas de conciliación que suponen un coste adicional para las empresas.

Respecto al teletrabajo, un 40% de las empresas cuestionadas han recurrido a ella por primera vez durante la pandemia. En estos casos, 23,3% de las mujeres y el 18,7% de los hombres que trabajan en estas compañías recurrieron a esta modalidad. Aunque el teletrabajo supone una estrategia para una mayor flexibilidad de horarios y espacios de trabajo, el estudio alerta de que su utilización mayoritaria sobre mujeres “en un periodo de refamiliarización de los cuidados” supone “un riesgo claro para las mujeres” en el empleo, con potenciales efectos en su desarrollo profesional y en su salud.

Erantzunkide Sarea

El informe, realizado en el marco de la red de empresas Erantzunkide Sarea para el impulso de la conciliación corresponsable, también aflora una tendencia a la precarización del empleo de las mujeres, ya que la mayoría del empleo fijo perdido descansa sobre las mujeres –corresponde a las mujeres el 54,8% del empleo indefinido perdido en el último año–, mientras que la pérdida de empleo de los hombres tiene un componente temporal notable, ya que el 71% de los puestos de trabajo perdidos eran de carácter temporal.

Respecto a los ERTEs, según la encuesta, estos expedientes tuvieron un mayor impacto inicial en las mujeres, durante el confinamiento domiciliario de hace un año, precisamente por su mayor presencia en hostelería, comercio minorista y servicios. Ya para noviembre de 2020, este impacto resultaba más notorio entre los hombres, sobre todo debido al mantenimiento de los ERTE en el sector industrial.

Respecto a la presencia de mujeres en los puestos directivos, la encuesta indica que ésta se encuentra 14 puntos por debajo, con un porcentaje muy alto de empresas que no cuentan con ninguna mujer en sus puestos directivos (43%). Según el estudio, la COVID-19 no ha mostrado por el momento un impacto negativo en este sentido, aunque “sí es posible” que lo tenga en el medio largo plazo”, como consecuencia de la utilización de algunas medidas de conciliación que puedan tener repercusiones en sus oportunidades de promoción futuras.

Asimismo, se ha producido un “ligero aumento” del trabajo de las mujeres en las actividades donde ya se concentraba su empleo, donde se ha generado empleo temporal y a tiempo parcial, lo que contribuye a ahondar en las desigualdades de género y en la brecha salarial.

Por último, tras varios años de notable impulso a los planes de igualdad en las empresas guipuzcoanas, el 13,9% de las empresas con plan se han visto obligadas a dejar de aplicar o limitar sus planes, mientras que aquellas que se encontraban en fase de elaboración han debido limitar su ejecución (15,2%) o han tenido que adaptar sus tiempos (6,1%).

Impulsar la conciliación corresponsable

“En su labor de limitar y evitar las consecuencias del virus, las mujeres están haciendo una aportación vital en primera línea. Bien como sanitarias, cuidadoras de personas mayores o trabajadoras sociales, entre otros. Sin embargo, tal y como indica este estudio, también están asumiendo una carga desproporcionada en los cuidados de menores y de personas dependientes, algo que puede afectar al desarrollo profesional, a los recursos económicos y a la salud de las mujeres”, ha reflexionado Miren Elgarresta, directora foral de Igualdad.

Según ha apuntado Elgarresta, resulta especialmente “preocupante” que las medidas de ausencia temporal o parcial, “con coste para las personas que las utilizan”, se concentre en las mujeres, mientras que los hombres se acogen más a medidas de conciliación relacionadas con la flexibilidad de su tiempo de trabajo. “Todo ello redunda en la brecha salarial y mantiene a las mujeres en situación de dependencia económica”, ha reflexionado Elgarresta.

“Mención especial” merece el teletrabajo, en opinión de Elgarresta, cuya irrupción durante la pandemia ha tenido que ver con la refamiliarización de los cuidados. “Sin embargo, es fundamental no asociarlo al cuidado, sino a una nueva modalidad de trabajo que aporta flexibilidad horaria y espacial a las personas trabajadoras, lo cual puede coincidir positivamente en las posibilidades de conciliar mejor, no solo la vida profesional y familiar, sino también la personal y social, tanto de hombres y mujeres”, ha afirmado la directora foral.

Por todo ello, en el marco de Erantzunkide Sarea, Elgarresta se ha reafirmado en la necesidad de seguir impulsando políticas “decididas” para promover la conciliación corresponsable y la igualdad, para que “en el medio largo plazo” la pandemia no penalice el desarrollo profesional y económico de las mujeres, así como su bienestar físico y emocional. “Además, es necesario seguir trabajando para excluir los modelos laborales y los estereotipos de género que penalizan el desarrollo personal, social y profesional de las mujeres. Impulsar la conciliación corresponsable a todos los niveles”, ha afirmado.

La red Erantzunkide Sarea es un espacio creado dentro del programa Etorkizuna Eraikiz para el intercambio de conocimiento y la puesta en común de aprendizajes y prácticas sobre la conciliación corresponsable en las empresas en Gipuzkoa. Este último estudio, que tiene como objetivo conocer cómo la COVID-19 ha impactado en la evolución en las políticas y medidas de igualdad y conciliación corresponsable, ha contado con la participación de 460 empresas que emplean a un total de 16.767 personas. Estas empresas están siendo objeto de análisis desde 2017 y conforman un panel observatorio de carácter longitudinal sobre las políticas de igualdad y conciliación en las empresas de Gipuzkoa; se trata una muestra representativa de la realidad empresarial del territorio, tanto por el tamaño de las compañías como por el sector al que se dedican.