Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

Cada hogar guipuzcoano desperdició 165 kilos de alimentos el año 2020

Foto Cada hogar guipuzcoano desperdició 165 kilos de alimentos el año 2020

Cada hogar guipuzcoano desperdició 165 kilos de alimentos el año 2020

Medio Ambiente presenta dos estudios realizados en colaboración con la ONG “Enraiza Derechos” que muestran la situación y las causas del desperdicio de alimentos en los hogares guipuzcoanos: “Análisis del desperdicio de alimentos en los hogares del Territorio Histórico de Gipuzkoa” y “Motivos del desperdicio de alimentos en los hogares del Territorio Histórico de Gipuzkoa”

Cada hogar guipuzcoano desperdició 165 kilos de alimentos el año 2020

José Ignacio Asensio: “Evitar el despilfarro alimentario tiene un gran impacto ambiental por la reducción de emisiones y es, además, una obligación social. Este análisis del comportamiento de los hogares guipuzcoanos en cuanto al despilfarro alimentario  nos ayuda a avanzar en nuestras  estrategias de cambio climático y a hacer de Gipuzkoa un territorio ambiental, social y económicamente más sostenible”.

El Departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa ha celebrado hoy una webinar para dar a conocer dos estudios que se han elaborado recientemente junto a la ONG Enraiza Derechos y que tiene como objetivo analizar  la situación y las causas del desperdicio de alimentos en los hogares guipuzcoanos. Los estudios se basan en encuestas cualitativas y cuantitativas diarias que se han realizado sobre un panel de 20 hogares de Gipuzkoa tanto de entorno rural como urbano, teniendo en cuenta todas las perspectivas socialdemográficas de género, edad, y tipología de hogares.

El primer estudio, dirigido a medir la situación actual de los hogares en referencia al desperdicio alimentario, muestra que los hogares guipuzcoanos desperdiciaron en 2020  3,15 kilos de alimentos a la semana, lo que viene a ser 165 kilos al año. Esto supone una reducción del 20% respecto al año anterior, en el que se computaron 200 kilos desperdiciados al año por hogar.

Según los resultados de la encuesta, en relación a esos 165 kilos anuales desperdiciados, el 45% (74 kilos anuales) corresponde a desperdicios alimentarios comestible, fundamentalmente alimentos cocinados, frutas y hortalizas  y en menor medida pan, salsas y aceites, huevos y lácteos.

En relación a los motivos señalados en la generación del desperdicio alimentario comestible, el 23% es por haberlo dejado olvidado en la nevera, otro 23% corresponden a los restos del plato, el 15% corresponden a sobras nos aprovechadas y el 13% a producto caducado.

A nivel cualitativo, el 82% de los encuestados considera que es muy importante el problema de los desperdicios de alimentos y el 81% cree que su hogar se encuentra por debajo de la media obtenida.

El desperdicio alimentario es un problema mundial que requiere estrategias y planes acción y sensibilización para su reducción. A nivel global, la ONU estima que 1.300 millones de toneladas anuales de alimentos —un tercio de la producción mundial— terminan en la basura antes incluso de llegar al plato. Mientras tanto, el 10,5% de la humanidad sufre desnutrición y los gases de efecto invernadero (GEI) derivados de la industria alimentaria suponen entre el 25 y el 30% de las emisiones totales que han propiciado la crisis climática actual.

El Diputado de Medio Ambiente, Jose Ignacio Asnesio, ha declarado que “Evitar el despilfarro alimentario tiene un gran impacto ambiental por la reducción de emisiones y es, además, una obligación social. Este análisis del comportamiento de los hogares guipuzcoanos en cuanto al despilfarro alimentario  nos ayuda a avanzar en nuestras  estrategias de cambio climático y a hacer de Gipuzkoa un territorio ambiental, social y económicamente más sostenible”.

En este aspecto, es necesario llevar a cabo este tipo de análisis y diagnósticos porque son la base de conocimiento que permite crear las estrategias de sensibilización y reducción necesarias. La Dirección general de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa recoge la problemática del despilfarro alimentario como unos de sus ejes estratégicos en su  Plan Integral de Residuos Urbanos de Gipuzkoa 2019-2030 (PIGRUG 2019-2030). En ella se recogen acciones como diagnósticos, planes de acción y campañas de sensibilización ciudadana con respecto al despilfarro en el hogar y en restaurantes, en las que ya se viene trabajando como la campaña Gourmet bag; el fomento del consumo responsable en hogares y comercio, así como acciones como la de ‘último minuto’ en colaboración con el banco de Alimentos, y que está permitiendo recuperar alimentos no comercializables en una cantidad superior a 1.000 t/a o la colaboración con Auzolan y el banco de alimentos donde se salvan diariamente raciones cocinadas no servidas del servicio de catering.