Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

La Diputación Foral de Gipuzkoa ampliará en 85 millones su capacidad de endeudamiento para 2020

Foto La Diputación Foral de Gipuzkoa ampliará en 85 millones su capacidad de endeudamiento para 2020

La Diputación Foral de Gipuzkoa ampliará en 85 millones su capacidad de endeudamiento para 2020

El nuevo Consejo de Gobierno celebra su primera reunión después de que Jokin Perona haya recibido su venera como nuevo diputado de Hacienda

La Diputación Foral de Gipuzkoa ampliará en 85 millones su capacidad de endeudamiento para 2020

El Consejo de Gobierno de la Diputación Foral de Gipuzkoa ha aprobado esta semana un nuevo Decreto foral-Norma que elevará en 85 millones de euros el límite máximo de endeudamiento de la institución foral para este año. Es decir, el límite de deuda pasará de los 443 millones de euros actuales a 528 millones de euros. "Con la posibilidad de déficit, y con la capacidad de endeudamiento que hemos reforzado ahora, podremos responder mejor a los retos que tenemos sobre la mesa. En el contexto de la crisis del COVID-19, tenemos claras nuestras prioridades: política social y promoción económica. De este modo, continuaremos con la labor de proteger a las personas más vulnerables frente la pandemia", ha dicho la portavoz foral, Eider Mendoza. La nueva normativa necesita ahora del plácet de las Juntas Generales para su entrada en vigor.

Mendoza ha comparecido esta mañana ante los medios de comunicación para dar cuenta de las decisiones que se han tomado en el Consejo de Gobierno de esta semana. El nuevo diputado foral de Hacienda y Finanzas, Jokin Perona, ha recibido esta mañana la venera de diputado y, a continuación, ha participado en la reunión extraordinaria que ha celebrado el Gobierno foral, la primera con el nuevo equipo. "Como adelantó ayer el diputado general, el objetivo es reforzar nuestra estrategia económica ante la crisis generada por la pandemia, así como incrementar la capacidad de respuesta y adaptación ante las enormes transformaciones socioeconómicas que se están produciendo. Estoy convencida de que esta remodelación nos hará más eficaces y seremos capaces de responder mejor a los retos que nos ha puesto sobre la mesa la pandemia del COVID-19 ", ha explicado la portavoz foral.

Volviendo al tema de la deuda, Mendoza ha recordado que el impacto económico de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 en el territorio ha traído consigo una reducción de los recursos disponibles para ejecutar las políticas forales, que se está reflejando en la recaudación tributaria. "El 30 de septiembre de 2020, afortunadamente, alcanzamos un acuerdo importante: la Comisión Mixta del Concierto Económico decidió compensar ese descenso en los ingresos de las diputaciones forales. Gracias a ello, este año y el que viene podemos tener déficit y, gracias a ello, tendremos más flexibilidad para responder a las necesidades que tenemos", ha señalado. Ahora, con el aumento de la capacidad de endeudamiento, la Diputación refuerza este planteamiento. "La posibilidad de contraer deuda nos ayudará a financiar los gastos adicionales que estamos teniendo este año, por ejemplo, en políticas sociales, en transporte público, en las medidas que hemos tomado para ayudar a diferentes sectores…", ha añadido Mendoza.

 

Nueva rotonda en Urretxu

Por otra parte, el Consejo de Gobierno de esta semana también ha dado luz verde al expediente de contratación del proyecto de nueva rotonda en el acceso a la localidad de Urretxu desde la carretera GI-2632. El presupuesto base de licitación es de 586.166,82 euros (21% IVA incluido) y el plazo de ejecución de los trabajos es de cuatro meses. Según las previsiones, los trabajos comenzarán a principios del próximo año.

El objetivo principal del citado proyecto es solucionar los problemas surgidos en el enlace GI-2632-13, situado al suroeste del núcleo urbano de Urretxu. "Se trata de un complejo cruce que se sitúa sobre el barrio de Aparicio, formado por cuatro viales y otra rotonda ya construida", ha dicho Mendoza. El proyecto contempla básicamente la construcción de una nueva rotonda en el citado cruce, en la calle Ipeñarrieta, para cerrar el actual cruce existente al inicio de la GI-3771. Asimismo, para la implantación de la rotonda se construirá un muro de contención de una altura máxima de 3,5 m en el ámbito del parque infantil. El proyecto también detalla los trabajos de renovación de servicios, señalización y alumbrado afectados.

"Con este proyecto queremos paliar los problemas de tráfico y las situaciones peligrosas que se generan en este cruce de caminos", ha señalado la portavoz foral. En este sentido, ha recalcado que el proyecto responde a una reivindicación del Ayuntamiento de Urretxu y que repercutirá en la movilidad tanto de esta localidad como de los municipios colindantes. "Para la puesta en marcha de este proyecto, hemos colaborado en todo momento con los consistorios locales y que la iniciativa haya salido adelante es un claro indicador de nuestro compromiso con Urretxu y con toda la comarca de Urola Garaia", ha destacado Eider Mendoza.

 

Parte de política social

Por último, y como cada semana, Mendoza ha actualizado el impacto que la enfermedad COVID-19 está teniendo en los recursos de política social de la Diputación Foral. En el caso de las y los usuarios de residencias de mayores, hay 187 casos positivos, repartidos en 19 residencias: 8 en Alai-Etxe de Donostia; 1 en Berra de Donostia; 10 en Lamourous de Donostia; 4 en Argixao de Zumarraga; 11 en Hermano Garate-San Ignacio de Donostia; 12 en Txara II de Donostia; 31 en Jesusen Bihotza de Errenteria; 34 en Zorroaga de Donostia; 1 en Otezuri de Zumaia; 1 en Petra Lekuona de Oiartzun; 1 en San Gabriel de Hondarribia; 20 en Arangoiti de Beasain; 14 en San Juan Bautista de Andoain; 5 en Caser Residencial Anaka de Irun; 8 en Bermingham de Donostia; 16 en Julian Rezola de Donostia; 1 en Iturbide de Arrasate; 8 en Jose Arana de Eskoriatza; y 1 en Egogain de Eibar. De estos casos, 92 se encuentran en la planta social del Hospital de Eibar y en el centro de referencia San José de Ordizia, dos recursos que atienden a las personas usuarias de residencias que han dado positivo por COVID-19. El objetivo es sacar casos positivos de las residencias, reducir el riesgo de contagio y poder seguir realizando visitas. Desde que el 11 de agosto se detectara el primer positivo de la segunda ola, 64 residentes han muerto y 171 se han recuperado.

En el caso del personal de las residencias, hay 146 casos positivos repartidos en 40 residencias diferentes. En la segunda ola, hasta el momento, se han recuperado 181 personas trabajadoras. En el caso de los centros de día, en la última semana se han detectado 11 nuevos positivos y 6 en los servicios de atención a personas con discapacidad. Esta última red cuenta con un total de 412 plazas en residencias y 474 en viviendas. En el caso de la inclusión social no se han detectado positivos; hay que recordar que en esta red hay 54 recursos con 225 plazas en residencias y 192 viviendas. Por último, en la red de recursos de atención a menores, donde hay 400 plazas, tampoco se han detectado nuevos casos. En cuanto a las pruebas PCR, la Diputación, en colaboración con profesionales de la DYA, ha realizado 47.959 pruebas, de las cuales 6.000 se llevaron a cabo la semana pasada, entre residentes y personal de residencias.