Ir al menú principal Ir al contenido principal
Atrás

Hurkoa cumple 30 años al lado de las personas más frágiles de Gipuzkoa

Foto Hurkoa cumple 30 años al lado de las personas más frágiles de Gipuzkoa

Hurkoa cumple 30 años al lado de las personas más frágiles de Gipuzkoa

La Diputación Foral de Gipuzkoa ampliará el convenio con Hurkoa para seguir mejorando el servicio de tutela de personas en situación de desprotección.

Hurkoa cumple 30 años al lado de las personas más frágiles de Gipuzkoa

Esta mañana, el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, y la diputada foral de Políticas Sociales, Maite Peña, se han reunido con el presidente de la fundación Hurkoa, Jose Luis de la Cuesta, con la vicepresidenta, Maria Luisa Otaño, y con el director gerente, Jose Ignacio del Pozo. El encuentro ha tenido lugar en la sede de Hurkoa y se ha celebrado en el contexto del 30 aniversario de la fundación. El diputado general ha agradecido a todas las personas que conforman Hurkoa, trabajadoras, voluntarias y familias, su “inestimable” labor, acompañando a las personas más frágiles de Gipuzkoa, a través de la actividad tutelar y la atención de personas mayores en situación de dependencia, personas con discapacidad y con enfermedad mental.

En las declaraciones realizadas ante los medios de comunicación, previas a la reunión de trabajo, el diputado general ha anunciado que el departamento de Políticas Sociales ampliará el convenio de colaboración que tiene con Hurkoa, para profundizar en la tutela de personas en situación de dependencia, con discapacidad o en situación de desprotección, y seguir así “combatiendo la pandemia desde la protección de las personas más vulnerables”, ha subrayado Olano. Hurkoa ejerce la tutela de las personas más frágiles, velando por sus intereses, su bienestar y su calidad de vida, y para ello, el convenio entre ambas entidades se ampliará este año en 60.000€, para seguir colaborando estrechamente en la protección de las personas que más lo necesitan.

La fundación Hurkoa trabaja para asegurar la necesaria protección y defensa de los derechos e intereses de personas en situación de fragilidad, evitando su desprotección y garantizando su atención e integración social. En ese sentido, además de la actividad tutelar de personas con dependencia o discapacidad, desde el comienzo de la crisis sanitaria provocada por la COVID-19, Hurkoa ha reforzado la atención en el domicilio, realizando un seguimiento continuado a las personas que se encuentran en sus hogares, tanto presencial como telefónico, realizando las compras necesarias a esas personas, y ofreciendo el apoyo específico a aquellas personas que peor lo están pasando.

El presidente de Hurkoa, José Luis de la Cuesta, ha querido reconocer el apoyo de la Diputación a la actividad de Hurkoa y ha situado la atención a la fragilidad como uno de los retos que debemos abordar: “Conviene encontrar el modo de detectar lo antes posible las situaciones de desprotección si se quiere acompañar a estas personas y prevenir tantos abusos y tratos inadecuados, exigiendo el respeto de los derechos e intereses de quienes van perdiendo autonomía y capacidad”.

Markel Olano ha agregado que la labor que realiza Hurkoa ahora, en el contexto de la COVID-19, como desde hace 30 años es “muy importante”, ya que, a través de diversas formas de atención, “pone el foco siempre en la persona y en sus necesidades”. En Gipuzkoa hay alrededor de 5.000 personas mayores de 65 años en situación de fragilidad, según el estudio de las situaciones de fragilidad realizado por Hurkoa, en colaboración con Adinberri. “El sistema de atención y protección de Gipuzkoa se basa en la estrecha colaboración con el tercer sector social del territorio. Ese es el gran valor que tiene, porque desde las asociaciones, entidades, personas voluntarias y las instituciones públicas, impulsamos un modelo social solidario, centrado en las personas y que colabora para combatir las desigualdades sociales”, ha remarcado el diputado general.

La fundación Hurkoa se creó en 1990 por iniciativa de Cáritas para atender, tutelar y defender, desde la “calidad y calidez”, a las personas mayores o con enfermedad mental en situación de fragilidad, dependencia o desprotección, y a sus familias. Asimismo, también realizan programas de sensibilización contra el maltrato en las personas mayores, programas de ocio, tiempo libre y de formación del voluntariado. En la actualidad la entidad cuenta con 145 personas voluntarias, tutela a 441 personas, y en el último año ha atendido en total a más de 760 personas. 

A lo largo de los 30 años de vida de Hurkoa ha atendido a más de 6.000 personas y asesorado a cerca de 4.000 familias. En el ámbito de la actividad tutelar, 2.160 personas dependientes han recibido la ayuda de Hurkoa en estas tres décadas. De ellas, en 1.221 casos con intervención en trámites judiciales de incapacidad y tutela, asumiendo Hurkoa la responsabilidad de ejercer la tutela o curatela de 953 personas. En el ámbito de atención a la fragilidad Hurkoa ha ayudado a 236 personas y en el centro de día ‘Nuestra Sra. de las Mercedes’ del barrio de Gros se ha encargado del cuidado de 2.559 personas dependientes.