Ruta de navegación

Publicador de contenidos

Convenio entre Medio Ambiente y el Banco de Alimentos

Convenio entre Medio Ambiente y el Banco de Alimentos

El apoyo al Banco de Alimentos nos permite atender a un elevado número de personas necesitadas y al mismo tiempo prevenir la generación de residuos.

Foto Convenio entre Medio...

El Diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio y José Manuel Pineda, Presidente del Banco de Alimentos de Gipuzkoa han suscrito hoy un convenio en el que se regulan las condiciones por las que la Diputación subvencionara al Banco la recogida, transporte y distribución de alimentos comestibles no comercializables y continuar así con la política de prevención de residuos. En el convenio vienen recogidas las actuaciones desarrolladas en el mercado mayorista Merkabugati, así como en el resto de ámbitos en el que el Banco de Alimentos haga la recogida de alimentos.

El Departamento de Medio Ambiente abonará al Banco de Alimentos 170.000 euros para que éste pueda financiar el arrendamiento de locales y la adquisición de bienes y servicios necesarios para el funcionamiento del modelo de recogida, transporte, almacenamiento y distribución de alimentos y para que pueda dotarse de los medios materiales y humanos para mantener la actual red (personal de transporte, clasificación y distribución, elementos auxiliares de almacenamiento, carburantes y mantenimiento de vehículos, etc) en el conjunto del territorio.

El documento del progreso del Plan Integral de Residuos Urbanos de Gipuzkoa 2002-2016 contempla en su programa de prevención un conjunto de acciones destinadas a reducir la cantidad de residuos urbanos generados en Gipuzkoa. Entre esas acciones se encuentra la captación de la mayor cantidad posible de alimentos, antes de que se transformen en residuos y sean gestionados como tales. Con el desvío de los alimentos de sus rutas de gestión como residuos hacia el consumo humano se consigue un importante ahorro económico y medioambiental, contribuyendo al complimiento del objetivo global establecido en el Documento de Progreso de reducción en un 10,6% de la cantidad de residuos urbanos generados para el año 2016.

La política de residuos del Departamento de Medio Ambiente basada en el cumplimiento de la jerarquía de residuos y en las directrices europeas, estatales y autonómicas, tienen como finalidad el cambio de un sistema de economía lineal a una economía circular. Este cambio de modelo de entender nuestra sociedad, y nuestro entorno, requiere de un cambio en nuestros hábitos y costumbres, y para ello este Departamento considera fundamental asegurar el cumplimiento de la jerarquía de residuos, y en especial enfatizar la importancia que adquiere la prevención de los residuos, como primera línea de actuación.

José Ignacio Asensio ha recordado que mientras más de 900 millones de personas en el mundo corren riesgo de desnutrición, según la FAO, un tercio de los alimentos producidos a escala mundial, acaban en la basura cada año. “Se trata de dejar de despilfarrar comida y reducir nuestro consumo, para cuidar el planeta, nuestra salud y nuestra economía”, ha dicho.

“Un paso adelante en este sentido es el apoyo al Banco de Alimentos que permitirá no solo atender a un elevado número de personas necesitadas de alimento sino prevenir la generación de residuos. Porque esta es la finalidad de la política del Departamento, un desarrollo sostenible en todas las áreas ambientales, con su componente económico social y ambiental, que nos permitan avanzar a situar a nuestro territorio entre los referentes a nivel europeo”, ha explicado.

El objetivo del Banco de Alimentos, creado en 1997, es la captación y distribución de alimentos en el ámbito de Gipuzkoa y la gestión y el reparto a terceros necesitados. La fructífera relación entre el Banco de Alimentos y la Diputación de Gipuzkoa y las empresas que a partir de junio de 2009 se incorporaron a la donación de alimentos han permitido recoger año tras año grandes cantidades de alimentos para su distribución entre colectivos desfacorecidos, que de otra forma hubieran sido gestionados como residuos.

Así, como resultado de los dos convenios suscritos en 2015 se recogieron 862.900 Kg de alimentos, un 8% más respecto de los 794.602 Kg recogidos durante el año 2014. “Es una buena noticia, pero debemos seguir avanzado en las políticas de prevención y por eso continuaremos trabajando activamente en dar cumplimiento a los más estrictos cumplimientos europeos”, ha afirmado el responsable foral de Medio Ambiente.
A la vista del trabajo que se viene realizando y los resultados alcanzados, el Departamento de Medio Ambiente quiere dar continuidad a la colaboración establecida con el Banco de Alimentos para la recogida de alimentos comestibles no comercializables y su posterior distribución entre colectivos desfavorecidos.

  

479