Ruta de navegación

Publicador de contenidos

La Diputación asume compromisos reales ante las 9 recomendaciones de la Asamblea Ciudadana

La Diputación asume compromisos reales ante las 9 recomendaciones de la Asamblea Ciudadana

La institución foral asume varios compromisos ligados a la agricultura y el cambio climática, como impulsar la figura de las personas baserritarras mixtas profesionales o un centro de referencia sobre el equilibrio verde

Markel Olano diputado general y Eider Mendoza portavoz de la diputación

Markel Olano diputado general y Eider Mendoza portavoz de la diputación


La Asamblea Ciudadana que impulsa la Diputación de Gipuzkoa ha presentado a la institución foral nueve recomendaciones sobre agricultura y cambio climático, tras meses un trabajo de meses de reflexión y análisis en profundidad sobre estas cuestiones. En respuesta, la Diputación ha asumido varios compromisos, como el poner en marcha un proyecto experimental para impulsar la figura de las personas baserritarras mixtas profesionales, o a crear un centro de referencia donde confluyan agricultura y cambio climático. “A través de este proceso pionero e innovador, 32 ciudadanos y ciudadanas seleccionadas por sorteo están participando directamente en la deliberación sobre temas públicos tan importantes como la actividad agraria y el cambio climático. Es decir, hemos abierto un nuevo y amplio canal de participación ciudadana en torno a estos temas que son uno de nuestros principales retos de los futuros, una experiencia que ha dejado resultados interesantes”, ha explicado la portavoz foral, Eider Mendoza.

La responsable foral ha participado en un acto que se ha celebrado en Etorkizuna Eraikiz Gunea, donde ha sido la encargada de trasladar a las y los miembros de la Asamblea Ciudadana la respuesta de la Diputación a sus recomendaciones. Junto a ella ha estado Markel Olano, diputado general de Gipuzkoa. Esta Asamblea Ciudadana, promovida por el laboratorio de innovación social Arantzazulab (centro de referencia en Innovación en Gobernanza de Etorkizuna Eraikiz) y el laboratorio Telesforo Monzon eLab (TMeLab), se ha desarrollado bajo el paraguas de Etorkizuna Eraikiz. Junto a ellos, durante el proceso se ha colaborado con consultores locales e internacionales expertos en democracia deliberativa, como la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) y la asociación Deliberativa. Además, el proceso ha contado con el apoyo de todos los grupos políticos con representación en las Juntas Generales de Gipuzkoa.

El diputado general, en su intervención, ha dicho que todo el proceso de la Asamblea Ciudadana ha venido a reforzar la estrategia de promover una gobernanza colaborativa. “Desde el principio, el dilema que se planteó fue cómo ayudar al sector primario a hacer frente a la emergencia climática. Es decir, en ese afán por hacer frente a al cambio climático, consideramos imprescindible el papel del sector primario, que debe estar en buenas condiciones para hacer poder hacer su aportación”, ha señalado. Además, “consideramos que el desarrollo del sector primario de la zona rural de Gipuzkoa, así como la lucha contra la emergencia climática y sus efectos, es un reto complejo a abordar en colaboración con la sociedad, que exige nuevas formas de coordinación y organización entre los agentes”, ha recordado. “Por tanto, esta Asamblea Ciudadana se suma a nuestra decidida apuesta por consolidar una gobernanza colaborativa, que abre la posibilidad de implicar de forma significativa a la ciudadanía guipuzcoana en las decisiones públicas que condicionen el futuro de nuestro territorio. Esta forma de trabajar conjuga al 100% con el nuevo modelo de gobernanza colaborativa que estamos impulsando en Gipuzkoa con Etorkizuna Eraikiz”, ha destacado.

Nueve recomendaciones

“¿Cómo podemos garantizar la actividad agraria de Gipuzkoa para hacer frente a la emergencia climática?” ha sido la pregunta que ha tenido que abordar la Asamblea Ciudadana. En la sesión de retorno de hoy, la institución foral ha dado respuesta a las nueve recomendaciones que le ha hecho la Asamblea Ciudadana para responder a este reto, a través de su portavoz foral, Eider Mendoza. En su primera recomendación, la Asamblea Ciudadana recomienda devolver la compensación económica a propietarios y propietrias del medio rural en función de sus aportaciones a los servicios ecosistémicos. La Diputación se muestra dispuesta a investigar sobre este tema y a poner en marcha un trabajo de sensibilización. Así, la institución foral se compromete a realizar un estudio sobre el Servicio Ecosistémico, pondrá en marcha una dinámica de trabajo para analizar posibles bonificaciones fiscales e intensificará las acciones de sensibilización e implicación social en esta materia, en consonancia con el relato denominado equilibrio verde.

La segunda recomendación de la asamblea ciudadana pide fomentar la gestión forestal a través de la I+D y su transformación en un sector estratégico. La Diputación se ha mostrado de acuerdo y ha considerado necesarias iniciativas para mantener y reforzar los bosques. Entre sus compromisos, el diseño de un plan de investigación aplicada; trasladar ese carácter estratégico a las normativas y declaraciones públicas; estrechar lazos con personas propietarias forestales; y recapitular, a través de la Fundación BSTK, los beneficios económicos que los servicios ecosistémicos reportan a las personas propietarias.

En el caso de la tercera recomendación, se pide que el sector primario sea considerado estratégico, pasando de la valoración económica a la ecosistémica, a través de la participación de los agentes implicados. La Diputación se ha mostrado de acuerdo con el núcleo de esta recomendación y se ha comprometido a reforzar y socializar el papel del sector primario en la política pública. Por otro lado, la Asamblea Ciudadana también recomienda la creación de una comisión de propuestas denominada 'Ganbara', en la que la institución foral se compromete a trabajar por la unión y fortalecimiento de las diferentes mesas existentes hoy en día. Junto a esto, la Diputación ha renovado su compromiso de seguir trabajando por suelos de alto valor estratégico y también se ha comprometido a impulsar un Centro de Referencia para el Equilibrio Verde en Gipuzkoa, que sirva de punto de encuentro entre el sector primario y el medio ambiente. El proyecto tendría un presupuesto de 2 millones de euros y se desarrollaría en 2026.

En el cuarto punto se insta a la Diputación a concienciar y sensibilizar a la sociedad desde la infancia sobre el mundo agrario y el cambio climático. La institución foral también se muestra de acuerdo aquí y aboga por reforzar la colaboración interinstitucional para actuar en el ámbito de sus respectivas competencias. De cara a la sociedad, aboga por la creación y utilización de un medio de comunicación eficaz, como la revista Gure Lurra, el congreso que lleva el mismo nombre, la labor divulgativa que se realiza a través de la Red Parketxes, la campaña de comunicación que se realiza en Navidad o la continuidad de los compromisos del ente foral con ETB.

La Asamblea Ciudadana, en su quinta recomendación, pide estudiar medidas para rejuvenecer el sector primario. La Diputación, por su parte, responde que el cambio generacional del sector primario es una de las principales preocupaciones relativas al sector, y que existen medidas específicas para combatirlo. Algunos de sus compromisos aquí son diseñar una aplicación informática eficaz que facilite la demanda y la oferta de suelo. Además, se ha comprometido a ampliar la actual red de trabajo de búsqueda de suelo a través de esta aplicación; a reforzar la colaboración con el Gobierno español para seguir desplegando fibra óptica; a reforzar los programas de ayudas Gaztenek Berri y Trebatu; y a estudiar beneficios fiscales para incidir en este ámbito.

La sexta recomendación, por su parte, insta a la Diputación a impulsar el KM0 desde la primera fase de producción. La institución foral se muestra plenamente de acuerdo con esta estrategia y recuerda que la institución foral, bajo el paraguas de Etorkizuna Eraikiz, está impulsando una misión en torno a la alimentación sostenible, en la que se establece que Gipuzkoa contará en 2040 con un sistema alimentario sostenible, saludable, accesible y competitivo, que maximice la capacidad productiva local y promueva un consumo responsable, proyectando la cultura e identidad del territorio. Paralelamente, la institución foral se compromete a mejorar la colaboración con el resto de instituciones, reforzar la Red de Mercados de Gipuzkoa, ofrecer alimentos locales en el catering y otros eventos organizados por la Diputación, y a adoptar medidas de promoción de productos KM0 en todos los recursos que gestiona (residencias, comedores colectivos…).

En el séptimo punto, la Asamblea Ciudadana recomienda fomentar la agricultura ecológica estratégica mediante la creación o ampliación de una entidad que aumente la competitividad, la productividad y la comercialización. En este caso, la institución foral pone en valor la labor de los agentes Ekolurra y Biolur, que cumplen muchas de las funciones de la propuesta que realiza la Asamblea Ciudadana, y también se ha centrado en las convocatorias de subvenciones que publica anualmente la Diputación. En el caso de la octava recomendación, se solicita la promoción del producto local mediante la puesta en marcha de bonificaciones fiscales. Dada la complejidad del tema, la Diputación se ha comprometido a estudiar diferentes alternativas para la promoción de productos locales (bonificaciones fiscales, ayudas económicas adicionales, bonos para consumidores…).

Finalmente, en el noveno punto, la Asamblea Ciudadana solicita que se promueva la figura de la persona baserritarra mixta profesional. La Diputación está de acuerdo con este planteamiento y cree que será una medida imprescindible para que en Gipuzkoa se pueda seguir manteniendo la actividad rural en el futuro. Por tanto, se compromete a poner en marcha un proyecto piloto que se prolongará durante 5 años. Anualmente se realizará una convocatoria de subvenciones dirigida a la empresa y a la persona trabajadora dispuesta a ser baserritarra mixta. El objetivo es llegar a unas 30 personas trabajadoras al año, lo que supone llegar a 150 personas baserritarras mixtas profesionales en 5 años. Cada año, se destinarán 1,8 millones de euros a este fin.

Proceso

Las y los ciudadanos que participan en la Asamblea Ciudadana de Gipuzkoa han sido elegidos por sorteo, reflejan bien la diversidad y la población del territorio y están recibiendo una compensación económica por participar en la iniciativa. En lo relativo al proceso, las sesiones de trabajo se han realizado siempre el viernes por la tarde y los sábados por la mañana. En las dos primeras sesiones los participantes recibieron información de personas expertas sobre la pregunta propuesta (4-5 de noviembre y 25-26 de noviembre); en la tercera sesión se reflexionó sobre la información recibida (16-17 de diciembre); y en la cuarta sesión se elaboraron y redactaron las respuestas y recomendaciones consensuadas a la pregunta propuesta para la Diputación Foral de Gipuzkoa (13-14 de enero). Siguiendo el compromiso adquirido por la institución foral, la Diputación ha analizado las recomendaciones realizadas y ha realizado hoy una primera sesión de retorno.

Sin embargo, el proceso no termina hoy; en los próximos meses los 32 miembros de la Asamblea Ciudadana realizarán un seguimiento de la implementación de las recomendaciones a través de laboratorios impulsores. Se prevén otros dos hitos en los próximos meses, uno en otoño de 2023 y otro a finales de 2024. De esta forma se pretende garantizar el impacto positivo de este proceso, el empoderamiento de la ciudadanía y el impacto en las políticas públicas. Así se recoge en la evaluación del proceso llevado a cabo por el grupo Parte Hartuz de la Universidad del País Vasco, que considera que el proceso un impacto positivo en las personas participantes que, tras su participación, confían más en la política, la democracia y los procesos participativos.

Arantzazulab, centro de referencia de Etorkizuna Eraikiz, ha promovido de forma pionera en el territorio dos Asambleas Ciudadanas de este tipo (la otra ha sido en el Ayuntamiento de Tolosa). El objetivo final de Arantzazulab con estos dos proyectos es desarrollar el conocimiento en torno a la democracia deliberativa, generar capacidades locales y crear las condiciones para institucionalizar los procesos de deliberación en las instituciones vascas. De hecho, estos procesos permiten profundizar en la gobernanza colaborativa y en la innovación democrática y se ha demostrado que activan nuevos modelos de relación entre las instituciones públicas y la ciudadanía. Además, ambos procesos están teniendo una amplia repercusión tanto a nivel local como internacional. Tanto personas expertas en este ámbito como agentes de otros países europeos están siguiendo de cerca las dos Asambleas Ciudadanas, lo que posiciona a Gipuzkoa, la Diputación y Arantzazulab en redes internacionales de personas expertas y gobiernos que trabajan en el ámbito de la democracia deliberativa.

  

859